¿Te espían tus auriculares? Demandan a Bose por, supuestamente, recopilar datos y venderlos sin permiso

BOSE

Bose podría haber estado espiando a los usuarios de sus auriculares a través de una aplicación, y violando después su privacidad vendiendo esta información sin su permiso. Por lo menos eso es lo que asegura una demanda colectiva que fue presentada contra la empresa de audio el pasado martes en Chicago según Fortune.

La demanda acusa a la empresa de violar la WireTap Act, una ley que regula la recopilación de contenido real en las comunicaciones electrónicas, así como unas cuantas leyes estatales de privacidad. Lo habría hecho, siempre según los demandantes, creando y vendiendo perfiles personales de cada usuario con sus historiales de escucha, algo que puede decir mucho de cada persona.

"De hecho, las selecciones personales de audio -incluida la música, las emisiones de radio, los Podcast y las opciones de conferencias- proporcionan una cantidad increíble de pistas sobre su personalidad, comportamiento, opiniones políticas e identidad", se puede leer en la demanda.

El demandante principal en esta acción judicial es un hombre llamado Kyle Zak, que dice que siguió la sugerencia de la empresa de sacar un mayor provecho de sus auriculares descargándose la aplicación Bose Connect y entregando información personal. Según dice, luego descubrió que Bose estaba vendiendo los datos obtenidos desde su móvil a empresas de terceros como Segment.io, que promete en su web recolectar datos y enviarlos a cualquier sitio.

La demanda no especifica los daños causados a los usuarios a través de estas acciones, pero en ella se asegura que el caso vale más de 5 millones de dólares. Los productos señalados en ella son sus auriculares inalámbricos QuietComfort 35. También se menciona otros modelos como los SoundSport Wireless, Sound Sport Pulse Wireless, QuietControl 30, SoundLink Around-Ear Wireless Headphones II y los SoundLink Color II.

¿Hasta qué punto debería preocuparte?

Este tipo de demandas siempre son jugosas, pero hay que tener un poco de cuidado a la hora de darle veracidad.
Para empezar, su texto no especifica cómo descubrió Zak que la aplicación Connect estaba recopilando los datos sobre gustos personales. De la misma manera, tampoco aporta evidencias concluyentes que indiquen qué datos y cuántos de ellos fueron compartidos con empresas como Segment.

Y es que el problema aquí no es tanto la recopilación de datos de los usuarios, una práctica bastante común, sino el hecho de que Bose los esté vendiendo o no con terceros sin el permiso de sus usuarios. Puede que sea verdad, pero también puede ser un grupo de usuarios a la caza de dinero mediante una demanda colectiva.

"Las empresas deben ser transparentes sobre los datos que toman y lo que hacen con ellos, y obtener el consentimiento de sus clientes antes de monetizar su información personal", dice Jay Edelson, abogado especializado en privacidad que está llevando la demanda colectiva. En su demanda también acusa a Bose de enriquecimiento injusto, y pide una orden judicial para obligarles a detener la supuesta recopilación de datos.

En cualquier caso, parece que el texto habla de quienes se han descargado la aplicación Connect de Bose. Por lo tanto aunque tengas los auriculares, si no has descargado y te has registrado en la aplicación tus datos no corren ningún peligro, por lo menos de la manera descrita en la demanda.

Vía | Fortune
Imagen | Rajesh Kumar
En Xataka | Menores mal considerados nativos digitales y profesores atrapados por la política: así se enseña privacidad y seguridad en España

También te recomendamos


Bose le quita los cables a sus auriculares más populares con cancelación de ruido


Tu próximo barrio podrá estar en un espectacular piso 21, y el planeta lo agradecerá


Los auriculares inalámbricos le están ganando la partida al cable


La noticia

¿Te espían tus auriculares? Demandan a Bose por, supuestamente, recopilar datos y venderlos sin permiso

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Yúbal FM

.

Chequea también

650_1200

Obama habría autorizado ciberataques en contra de Rusia bajo un programa secreto que sigue operando con Trump

La situación entre Estados Unidos y Rusia no es la mejor hasta este momento, todo derivado de la supuesta intervención del gobierno de Putin en las elecciones estadounidenses de donde resultó ganador el republicano Donald Trump. Desde hace varios meses hemos visto todo tipo de reacciones, con investigaciones que culpan al Kremlin, así como nuevas pistas que buscan exponer todo tipo de ataques cibernéticos. Hoy el Washington Post está publicando un reportaje donde desvelan un programa secreto autorizado por Obama días antes de dejar la Casa Blanca, programa centrado en atacar sistemas informáticos del gobierno de Putin. Donde lo más interesante de todo es que dicho programa sigue vigente hoy día bajo la administración de Trump. Estas eran las "acciones proporcionales" que decían El pasado 29 de diciembre de 2016, la Casa Blanca emitía un documento autorizado por Obama donde se exponían las acciones por parte del gobierno como respuesta al hackeo del sistema electoral de EE.UU.. Dicho documento buscaba "castigar el agresivo hostigamiento" por parte de Rusia y entre las acciones se incluía la expulsión de 35 agentes rusos, sanciones a compañías, multas y cierres a instalaciones usadas en tareas de inteligencia rusa. Dentro de dicho documento también se mencionaba que entrarían en vigor nuevas acciones "proporcionales" donde muchas de ellas no serían publicadas, donde se esperaban ataques cibernéticos encubiertos en contra del Kremlin. Hoy, el WaPo confirma que estas acciones "proporcionales" han estado en marcha desde inicios de este año, con el objetivo de desestabilizar el gobierno de Putin y detectar ataques en contra de otros países. Incluso se habla de que gracias a este programa se pudo confirmar que Rusia hackeó la "infraestructura" de las elecciones francesas, además de otras tareas que siguen en investigación. Dicho programa es a día de hoy una tarea conjunta entre la CIA, la NSA y el Comando Cibernético de Estados Unidos, donde la misión principal es desplegar "implantes" en los principales sistemas rusos, los cuales están listos para ser activados remotamente y así deshabilitar potentes herramientas del gobierno de Putin. Según WaPo, cuando Trump tomó las riendas del gobierno estadounidense se le informó del programa habilitado por Obama, donde no hizo nada para obstaculizar su evolución y desarrollo. Obama se cercioró que dicho programa estuviera muy bien implementado, ya que sólo con su orden puede seguir operando dentro de otra administración, ya que para detenerlo se necesita que Trump emita una orden especial de cancelación, pero al parecer no hay una intención para frenarlo por parte del actual presidente. Según el reporte, las operaciones bajo este programa siguen su curso y se cree que apenas está en su primera etapa, por lo que en los próximos meses podríamos tener nuevos reportes que desvelen la actividad rusa en contra de Estados Unidos y otras regiones del mundo. En Xataka | Hackers rusos usaban los comentarios de la cuenta de Instagram de Britney Spears para comunicarse También te recomendamos Rusia crackeó los sistemas de votación de 39 estados en las elecciones de EE.UU. La NSA confirma que Rusia hackeó la "infraestructura" de las elecciones francesas El alucinante proceso que vive tu cerebro cuando ves un programa de cocina - La noticia Obama habría autorizado ciberataques en contra de Rusia bajo un programa secreto que sigue operando con Trump fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .