Samsung Galaxy Buds, análisis: el ajuste perfecto en diseño y calidad de sonido por el dinero que pagamos

Samsung Galaxy Buds, análisis: el ajuste perfecto en diseño y calidad de sonido por el dinero que pagamos

A pesar de que los últimos Samsung Galaxy S10, toda la familia, mantienen el puerto de auriculares, esta generación de smarpthones de gama alta de Samsung cuenta con unos auriculares inalámbricos de referencia denominados Galaxy Buds que forman parte de su gama de accesorios oficiales.

Los Samsung Galaxy Buds vienen en una caja que admite la carga inalámbrica, cuentan con el sello AKG y están listos para que sean el puente entre los dispositivos Samsung y el asistente virtual Bixby. En Xataka ya los hemos probado.

Galaxy Buds, ficha técnica

Galaxy Buds

Tamaño

17.5×19.2×22.3 mm (auricular)/38.8x70x 26.5 mm (caja carga)

Peso

5.6 gr (auricular) / 39,6 (caja carga)

Conectividad

Bluetooth 5.0

Audio

SBC, AAC, Scalable

Compatibilidad

Android 5.0 / 1.5 GB RAM

Carga

USB-C / Inalámbrica

Batería

58 mAh (Auriculares) / 252 mAh (caja de carga)

Precio

143 euros

Pequeños, aislantes y con control táctil

Hay que reconocerle a Samsung que con los Galaxy Buds ha realizado un gran ejercicio de diseño en todos los aspectos de sus nuevos auriculares. Desde la caja inalámbrica compacta hasta los propios auriculares, compactos y cómodos de llevar.

Los Galaxy Buds son bastante pequeños y cuando los colocas en los oídos, no sobresalen apenas del pabellón auditivo, especialmente en longitud. Quedan muy bien fijados a tu oído sin necesidad de forzarlos, y ahí se mantienen sin esfuerzo.

Galaxy Buds Review Espnaol En Mano

A nivel de compatibilidad, al ser unos auriculares bluetooth, los Galaxy Buds podemos usarlos con otros dispositivos Android, así como con iOS, pero en éste último caso apenas tiene sentido si queremos algo más que escuchar música. Samsung ha potenciado su uso principalmente con su familia de gama alta, los Samsung Galaxy S10, con los que el emparejamiento y los avisos de nivel de batería que aparecen al abrir la caja y tener cerca los auriculares del teléfono son muy acertados.

Los Galaxy Buds son pequeños, ligeros, cómodos y muy fiables en la conexión vía bluetooth. Justo el punto de partida ideal para unos auriculares inalámbricos

La asociación de los auriculares con el teléfono es muy fiable. Una vez emparejados, algo que tarda cuestión de dos segundos, usarlos es directo. Basta abrir la caja, sacarlos y ponérnoslos.

Sea uno solo o los dos, el sonido ya está activo en ellos cuando nos los vamos llevando al oído, y al colocarlos ya están sonando. Y en los primeros segundos obtenemos una información visual en el Galaxy S10 sobre el nivel de batería de los auriculares y el nivel de volumen del sonido.

Galaxy Buds Review Espnaol Uso Derecha

Con el Samsung Galaxy S10+ no hemos tenido en toda la prueba fallo alguno de emparejamiento, pero en caso de que se perdiera dicha asociación, bastaría con mantener pulsados los dos auriculares al mismo tiempo para realizar una nueva sincronización. Aquí no hay botón de sincronización en la caja, lo que es una ventaja pues no dependemos de ella para usar los auriculares de manera completa.

El mismo procedimiento hay que seguir para conectar los auriculares a un nuevo dispositivo que no sea un Galaxy S.

Como he indicado, los auriculares Galaxy Buds son cómodos, ligeros y quedan muy bien sujetos al oído. Cuentan con protección IPX2, lo que los hace adecuados para realizar ejercicio fuera del agua. Como auriculares deportivos me han gustado por su nivel sonoro y porque, una vez colocados, es muy complicado que acaben cayendo. Solo hay que llevar cuidado con la limpieza de los mismos, aunque como hemos indicado, están preparados para resistir el sudor.

No tienen la mejor protección contra agua del mercado pero si quieres hacer deporte con ellos, puedes. Y no debes temer por una caída mientras haces ejercicio

A nivel de conectividad contamos con Bluetooth 5.0, conexión que en nuestras pruebas se ha mostrado tremendamente fiable y robusta. Sin embargo echamos de menos que sea un dispositivo compatible con aptX y la reducción de latencia que promete.

Una de cal y otra de arena con los controles táctiles

Pese a su reducido tamaño, los Galaxy Buds integran controles táctiles en su superficie. Una buena noticia para poder conseguir un uso 100% inalámbrico y sin dependencia del teléfono. Pero una cosa es la teoría y otra la práctica.

En nuestra review hemos corroborado que los controles táctiles en los Galaxy Buds funcionan de manera algo errática y mejorable. Para empezar los toques han de ser realizados bien centrados en la superficie táctil. En general no hay que ser muy insistente para conseguir respuesta de ellos, pero otra cosa es que esa respuesta sea la que habíamos pretendido.

Galaxy Buds Review Espnaol Tocando

Por defecto, con un toque convincente conseguimos detener o volver a reproducir una pista de sonido mientras que para pasar a la siguiente hay que hacer doble toque. Con un toque extra, es decir, tres seguidos, deberíamos pasar a la pista anterior. Ésa es la teoría.

Algunas funciones asociadas a un solo toque o pulsación sobre los Buds funcionan muy bien, pero cuando queremos ir más allá empieza el funcionamiento más caótico

La realidad es que en nuestra prueba, en la mayoría de las ocasiones en que tratábamos de realizar el doble o triple toque, los Galaxy Buds entendían que primero había un solo toque con el que queríamos detener la reproducción. Ni haciéndolo de manera más lenta (peor) o más rápida conseguimos que hubiera consistencia en estos gestos. Lo que más resultado nos dio fue efectivamente parar la reproducción y a partir de ahí realizar dos toques para pasar a la siguiente pista. Tratar de dar tres toques seguidos sin que los Galaxy Buds no entendieran al detectar el primero que queríamos reanudar la reproducción fue tarea casi imposible.

Esos mismos controles de doble toque y triple toque se asocian a las llamadas. Con dos sobre el panel procedemos a responder o finalizar una llamada, mientras que los tres seguidos la rechaza.

Config 2

Otro inconveniente que nos hemos encontramos en nuestra prueba con los controles táctiles es que, si no llevas cuidado al colocártelos, realizas un toque sin querer en alguno de ellos y al colocártelos ya tienes la música de nuevo sonando. Aunque no quisieras que así fuera. Quizás por ello Samsung nos permite en la configuración de los Galaxy Buds bloquear el panel táctil.

También en la aplicación de Wearables de Samsung podemos controlar qué pasa cuando mantenemos pulsada la zona táctil de cada uno de los auriculares. Por defecto vienen los dos configurados para que se active el asistente de voz, ya sea Bixby o el de Google.


Bixby y cómo quiere ganar Samsung la guerra de los asistentes con inteligencia artificial

En Xataka

Bixby y cómo quiere ganar Samsung la guerra de los asistentes con inteligencia artificial

Pese a los problemas que hemos encontrado con la precisión de los toques sobre los Galaxy Buds, la amplia configuración de los mismos admite que consigamos finalmente una experiencia aceptable … siempre que no queramos ir a la pista anterior.

En la configuración disponemos de más controles para configurar lo que ocurre cuando mantenemos pulsados los paneles táctiles de manera independiente. Podemos escoger entre comando de voz, sonido ambiente (lo explicamos más adelante) o control de volumen.

Esta última opción me ha parecido la más interesante porque podemos asociar uno de los auriculares a la subida de volumen y el otro a la bajada. Eso sí, perdemos por ejemplo la posibilidad de llamar al asistente desde los auriculares. Y la bajada de volumen siempre va asociada al auricular izquierdo mientras que la de subida lo hace con el derecho; ahí no podemos decidir nosotros.

Siendo una zona táctil, le pediríamos a Samsung que, dada la utilidad de poder "llamar" al asistente de manera discreta con un toque en el auricular, y lo cómodo que es tener controles de volumen por gestos, se pudiera usar solo uno de los Galaxy Buds para, según subamos o bajemos el dedo sobre un panel, que el sonido replicara ese movimiento.

Config 1

Otro aspecto de los auriculares que no me ha convencido nada es que, para que la música o un podcast se detenga automáticamente, hay que retirarse los dos auriculares de los oídos. Si lo haces solo con uno, que parece lo más lógico, la música sigue sonando. O probablemente no, ya que, como he indicado, es bastante fácil que al retirar o ponernos un auricular, acabemos realizando un toque sencillo pero no intencionado, que como sabemos detiene o pone en marcha la reproducción en el smartphone. Para colmo, al volver a colocarnos los dos auriculares, la música no vuelve a sonar automáticamente.

En caso de que perdamos o no localicemos los auriculares, mientras estén enlazados, podemos usar la función de buscar mis auriculares para, con la emisión de un pitido, tratar de recuperarlos.

Sonido ambiente "recreado"

Una de las funciones más curiosas de los Galaxy Buds tiene que ver con su poderoso aislamiento pasivo del exterior. Al llevar colocados los auriculares, el sonido ambiente queda reducido bastante, así que Samsung ha colocado una opción llamada Sonido Ambiente.

Como los Galaxy Buds aislan bastante del ruido ambiente, Samsung deja la opción de que, de manera puntual o continua, podamos "replicar" el sonido ambiente mientras los llevamos puestos

Cuando la activamos, los micrófonos externos se ponen en marcha para elevar el volumen de ese sonido ambiente que no queremos perder. Lo hace reproduciendo de "manera artificial" el sonido ambiente. El volumen de esa recreación lo podemos controlar pero en todo caso se oye claramente ruido blanco de fondo.

Lo mismo ocurre con las voces. Si activamos esa función extra, sobre el sonido ambiente recreado se potencia de manera extra el sonido de las voces para escuchar con claridad si alguien se está dirigiendo a nosotros pero no queremos/podemos retirarnos los auriculares.

Esta función sorprende al principio, pero es efectiva. Eso sí, el resultado es bastante artificial, con matices metálicos en el sonido.

Galaxy Buds Review Espnaol Caja Con

La función de Sonido Ambiente, además de en la configuración, podemos activarlo directamente manteniendo pulsados los auriculares si así lo tenemos indicado. Ese "mantener pulsado" puede activar el sonido ambiente de manera permanente o si queremos, activarlo solo momentáneamente mientras estamos efectivamente pulsándolo. Este modo de uso es ideal cuando alguien nos habla de manera puntual.

La calidad de sonido de los Galaxy Buds

Otro añadido o mejora que encontramos en la aplicación de los Galaxy Buds es la ecualización. Disponemos de de 5 configuraciones posibles dependiendo de qué estemos buscando, así como la posibilidad de activar esa ecualización o no.

Tras nuestras pruebas de sonido, decidimos mantener por defecto activa la ecualización dinámica, que es la que mejor resultado ofrece si no tenemos un tipo de música o contenido muy usado. Si somos más de escuchar podcast o un género musical mayoritariamente, podemos probar los otros modos con refuerzo de graves o realzado de la voz para ver si se ajusta a nuestros gustos.

Los Galaxy Buds cumplen con un nivel de calidad óptimo para el precio que pagamos por ellos. Unido al buen aislamiento del sonido ambiente, los auriculares con toque AKG (empresa que compró Samsung hace unos años) ofrecen un sonido amplio, potente y equilibrado, quizás con algo de falta de graves por su tamaño contenido pero con muy buena separación de frecuencias. No hay empaste de sonido.

Galaxy Buds Review Espnaol Detalle

Cuando los queremos usar como dispositivos manos libres, los Galaxy Buds también resultan correctos y apropiados para su precio. Tanto en las llamadas entrantes como en las salientes el sonido es potente y bastante claro, aunque el ruido de fondo no lo acaba de aislar como nos gustaría a la hora de realizar llamadas.

Una caja inalámbrica de carga muy conseguida

Respecto a la caja de carga, protección y viaje, tiene también un tamaño muy reducido que facilita llevarla en un bolsillo sin molestias y cómodamente. El tacto es muy agradable y el cierre magnético es muy robusto. Tanto que con una sola mano es muy complicada de abrir, así que casi seguro que tendrás que recurrir a ambas.

La funda dispone de dos LEDs indicadores. El exterior nos da información sobre la carga restante en el estuche, y basta con abrirlo y luego cerrarlo para que se ilumine. Si lo hace en color verde sabemos que la carga permanece todavía por encima del 60%. Si es naranja está entre un 30 y un 60%, mientras que un LED rojo nos indicará que debemos empezar a recargarla porque su carga está por debajo del 30%.

Galaxy Buds Review Espnaol Carga

En cuanto al LED interno, es el encargado de indicarnos que se está realizando la carga de los auriculares cuando los tenemos colocados, ya sea uno o ambos. En rojo nos indica que la carga se está realizando mientras que el LED verde nos avisa visualmente de que ya los tenemos al 100% de carga de nuevo.

La carga de la caja de los Galaxy Buds puede realizarse con cable vía el puerto USB-C externo, o de manera inalámbrica con una base compatible con Qi. Si optamos por esta última opción, el LED exterior permanecerá encendido en color rojo durante el periodo de carga, pasando a verde cuando se ha completado la carga, por lo que en todo momento tenemos referencia visual de cómo va la carga.


Qué cargador inalámbrico comprar para cargar mi teléfono móvil: estándares, velocidad de carga y modelos destacados

En Xataka

Qué cargador inalámbrico comprar para cargar mi teléfono móvil: estándares, velocidad de carga y modelos destacados

Una función que nos ha gustado mucho de la caja es que admite la carga inversa de los Galaxy S10. Si la tenemos activada en el teléfono, en caso de necesidad, podemos usar el propio teléfono para recargar sin cables los auriculares. Esta posibilidad, al menos si tienes uno de los nuevos Galaxy S10, compensa algo el hecho de que la batería de la caja solo permita una carga extra completa de los auriculares.

Autonomía de los Galaxy Buds

Pese a su tamaño tan reducido y peso de récord, la autonomía de los auriculares Galaxy Buds cumple por lo esperado. En nuestras pruebas, hemos mediado más de seis horas y media de autonomía de los auriculares por cada carga completa, pero en el caso de que tu uso sea menos continuado y lo vayas guardando en la caja, cuenta con unas 12-13 horas de autonomía en total si no abusas de las funciones táctiles, un volumen muy alto o la función de sonido ambiente.

Si nos quedamos sin batería, el sistema de carga permite una rápida con la que en 15 minutos podemos alcanzar sobre un 25% de la carga, lo que supone algo más de una hora y media de autonomía.

Galaxy Buds, la opinión de Xataka

Samsung insiste en el mercado de los auriculares inalámbricos con unos nuevos Galaxy Buds que vienen a relevar a los Icon, sus primeros intentos de accesorios serios para el audio inalámbrico.

La apuesta esta vez nos convence más. Lo sigue haciendo por diseño (muy cómodos y seguros en el oído) y la calidad de sonido que obtenemos por el precio que pagamos por ellos. Además cuentan con caja de almacenamiento y carga.

La autonomía es de las mejores del mercado, y, para su precio, solo la fiabilidad y diseño de los controles táctiles nos deja dudas sobre el dispositivo. Ah, y que el verdadero lujo es poder usarlos con sus Galaxy S10.

Samsung Galaxy Buds Blancos

Samsung Galaxy Buds Blancos

Hoy en Amazon por 143,00€

El accesorio ha sido cedido para la prueba por parte de Samsung. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

También te recomendamos


Beats Powerbeats Pro: los nuevos auriculares inalámbricos de Apple son como los AirPods pero con más autonomía y más caros


Huawei FreeLace y FreeBuds Lite: los nuevos auriculares inalámbricos llegan con carga rápida y más autonomía que nunca


Nuevos Airpods, análisis: la experiencia de usuario por encima de todo lo demas


La noticia

Samsung Galaxy Buds, análisis: el ajuste perfecto en diseño y calidad de sonido por el dinero que pagamos

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Penalva

.

Chequea también

Tras cinco temporadas, ‘Black Mirror’ necesita unas vacaciones y buscar nuevos terrores e inquietudes

A mediados de los ochenta, la humanidad vislumbró el fin de los tiempos. Con apenas dos meses de diferencia, James Cameron y Michael Crichton estrenaban 'Terminator' y 'Runaway: Brigada especial', dos pesimistas relatos sobre el futuro que nos tocaría vivir en compañía de mentes artificiales ideados para hacernos la vida más fácil pero que, en un momento de flaqueza, lo único que hicieron sencillo fue exterminarnos a todos. Entre los dedos de las manos Por desgracia, lo único que la industria del entretenimiento sacó en claro de esos dos títulos, más allá de los peligros letales de las inteligencias artificiales es que no hay nada con más filón que un cíborg. Sería Richard Stanley con su película de culto 'Hardware: programado para matar' quien mejor entendería el verdadero peligro. Tal vez aquella coproducción entre Reino Unido y Estados Unidos fuera un punto de inflexión en el Charlie Brooker de 1990. Primero en Channel Four, donde debutó en la ya lejana navidad de 2011 con un formato de tres episodios autoconclusivos e independientes, y luego en su salto al streaming mainstream de Netflix, la paranoia de Charlie Brooker nos hizo reflexionar con su sombrío y descorazonador mensaje neoludita. Unas veces más afortunado o más certero, el inicio de 'Black Mirror' fue un gran aviso sobre el peligro de la tecnología. Pero como decía Penélope Cruz en 'Todo es mentira', no todo puede ser perfecto, y al igual que la tecnología se nos iba de las manos en la ficción distópica que proponía este "pirado" británico, la calidad de las propuestas se vio mermada en favor de la productividad. En Xataka "Si buscas un teléfono que refleje tu personalidad, estás enfermo": así es Charlie Brooker, la mente tras 'Black Mirror' Brooker, artífice de casi la totalidad de píldoras, pasó de tener todo el tiempo del mundo a tener unos plazos mucho más cortos para crear sus locuras y, además, multiplicar la producción. Y eso no hay cerebro de artista que pueda salvarlo. A pesar de que su paso a Netflix nos ha dejado títulos notables, como 'MetalHead' o 'Black Museum' (o el 'San Junipero' ese que tanto os gusta), lo cierto es que la serie y su espíritu ácido han ido disminuyendo hasta hacernos caminar en círculos en el mismo laberinto una y otra vez. Con tanto microchip en la sien uno ya no es capaz de diferenciar 'The Entire History of You' de 'Arkangel'. Del bisturí a la brocha gorda Durante sus dos primeras temporadas, no lo olvidemos, también hubo altibajos. Si 'The National Anthem' fue una excelente llamada de atención para desviar nuestra mirada a ese interesante experimento, 'Fifteen Million Merits' o 'The Waldo Moment' eran propuestas mucho menos interesantes. Lógicamente, capitulazos como 'White Bear' o 'The Entire History of You' sí supieron inquietar y hacernos pensar sobre nuestro día a día. En Espinof Todos los episodios de 'Black Mirror' ordenados de peor a mejor El salto al mainstream y doblar la producción tuvieron sus consecuencias, y no tardamos demasiado en empezar a pagarlas. El certero debut en Netflix con 'Nosedive' fue diluyendo la magia que prometía a través de episodios algo más vulgares que derivaron en dos de los capítulos más aburridos de su legado: 'Men Against Fire' y 'Hated in the Nation', dos propuestas mediocres con fantasías más dignas de un telefilm de SYFY que del prestigioso origen de 'Black Mirror'. Como si alguien se hubiera dado cuenta del bajón, la cuarta temporada mejoró y supo repartir méritos de manera más regular y consistente, a pesar de que la amenaza tecnológica ya caía en lo fácil. 'USS Callister' es un episodio francamente memorable, pero parece salido de otra serie más sencilla. Por su parte, 'Arkangel' y 'Crocodile' sufrían de ese mal conocido como "soy incapaz de diferenciar uno del otro" que tanto acusa la serie cuando se encuentra en horas bajas, algo que supo solucionar en una excelente tripleta final con 'Hang the DJ', secuela espiritual de la historia de tu vida; 'Cabeza de metal', el episodio que, por qué no, demostraría que Brooker sí entendió la película de Richard Stanley y el cierre más autoreferencial imaginable con 'Black Museum', otro de los grandes episodios de la serie. Parece mentira que aquella puya sutil (aunque farragosa) que fue la primera temporada de la serie haya derivado en explícitas puestas en escena que bordean el ridículo más allá de ser una mejor o peor idea. Algo que se lleva la palma en el primer episodio de la quinta temporada, 'Striking Vipers', un muy poco sutil ejercicio en las antípodas de 'Moonlight', por poner un ejemplo. Digamos que aplicar la narrativa del juego de combate no era la mejor opción. Más chips en las sienes y un mensaje un tanto difuso para venir de parte de alguien que conoce los videojuegos y que se dio a conocer escribiendo sobre ellos en prensa escrita y televisión. Pero lo peor de todo no es la flojísima premisa, con un punto de partida naíf y desfasado, lo peor del episodio tampoco es lo blanda que resulta la amenaza artificial: lo peor de todo es que resulta horriblemente previsible. Lo mismo sucede con el segundo episodio, 'Smithereens', que al menos se beneficia de un sentido del humor negro como el que la hizo grande, además de un par de excelentes interpretaciones a cargo del inmenso Andrew Scott y un muy juguetón Topher Grace. De nuevo equivocándose en la "amenaza", puesto que es algo más que obvio desde hace mucho tiempo, la experiencia tontea con la tragedia que supone que un episodio de 'Black Mirror' parezca un spot bien trabajado de la Dirección General de Tráfico. Para todo lo demás, casi preferimos ver aquella estupenda locura de Stuart Gordon, 'Stuck'. Sin mucho más que aportar en cuanto a innovaciones tecnológicas que se vuelvan en nuestra contra, Brooker y compañía se sacan de la manga un vehículo al servicio de Miley Cyrus, lo cual no es necesariamente bueno ni malo. Es más, ella está bien y las canciones funcionan, pero el resultado parece un 'Quién te cantará' ideado por Roland Emmerich. Además, en realidad, tampoco es que el mundo de la inteligencia artificial resulte especialmente aterrador una vez vistas las resurrecciones de viejas leyendas del cine en formato CGI. 'Rachel, Jack y Ashley Too' termina por ser un telefilm para todos los públicos donde lo de menos es la amenaza tecnológica. Ese es el gran pecado de una serie que necesita refrescarse. Charlie Brooker necesita tomarse un respiro, meditar sobre el mundo que nos rodea, y encontrar nuevos peligros, porque para amenazas ligeras ya teníamos a Tom Selleck eliminando robots de cocina a sillazos en la película de Michael Crichton. De momento no nos importaría seguir experimentando con episodios interactivos como 'Bandersnatch' que nos hagan perder una tarde estrellando ceniceros en la cabeza de los peores padres imaginables. También te recomendamos 'Black Mirror: Bandersnatch' es más interesante por su propuesta interactiva que por su convencional historia "No intentamos predecir el futuro, aunque lo consigamos por accidente": Annabel Jones, productora de 'Black Mirror' La cuarta temporada de 'Black Mirror' vuelve a ofrecer tecnologías y géneros para todos los gustos - La noticia Tras cinco temporadas, 'Black Mirror' necesita unas vacaciones y buscar nuevos terrores e inquietudes fue publicada originalmente en Xataka por Kiko Vega .