Raspberry Pi 4 Model B, análisis: doble de potencia para un mini PC milagroso, pequeñito, pero matón

Raspberry Pi 4 Model B, análisis: doble de potencia para un mini PC milagroso, pequeñito, pero matón

No la esperábamos hasta dentro de unos meses, pero la Raspberry Pi 4 Model B llegó por sorpresa a finales de junio. Lo hizo además con una mejora radical en sus especificaciones, algo que muchos usuarios esperaban desde hacía tiempo.

Nosotros hemos tenido la oportunidad de analizarla, y durante esas pruebas y la propia realización de este artículo hemos confirmado algo sorprendente: no necesitas un PC para trabajar si tus necesidades son básicas, porque la Raspberry Pi 4 puede convertirse (entre otras cosas) en un sorprendente PC de sobremesa… si eres capaz de acostumbrarte a Linux, claro.

El diseño no cambia (demasiado)…

Si funciona, dicen, no lo toques. En la Fundación Raspberry lo saben bien, y apenas han modificado el diseño de sus pequeñas placas desde que se lanzó la primera iteración de este prodigioso dispositivo.

Rpi4 P

No cambian tampoco demasiado las cosas en la Raspberry Pi 4 (Model B), una versión que conserva muchos de los principios de sus antecesoras: la posición y disposición de casi todos los conectores y chips es la misma, y en uno de los extremos tenemos el conector de red y los cuatro puertos USB, aunque en este caso están "invertidos" con respecto a la RPi 3 Model B/+.

En el lateral largo más relevante seguimos teniendo el conector de auriculares, pero es ahí donde llegan los cambios más relevantes en el diseño, porque desaparece el puerto HDMI de tamaño completo para ser sustituido por dos conectores Micro HDMI que son capaces de ofrecer conexión a monitores 4K a 60 Hz.

Junto a ellos está la otra gran modificación de la RPi 4 respecto a su antecesor: la alimentación ya corre a cargo del puerto Micro USB, sino que se realiza vía un puerto USB-C que es capaz de suministrar 5V y 3A para una potencia total de 15W.

Por lo demás, seguimos contando con el conector GPIO de 40 pines, el conector MIPI CSI de dos pistas para la cámara de la Raspberry Pi o el conector para utilizar por ejemplo el PoE HAT, el "sombrero" que permite que podamos encender la RPi4 mediante su conexión Ethernet.

… pero las especificaciones lo hacen a lo bestia

Puede que por fuera no parezca demasiado distinta, pero la Raspberry Pi 4 Model B tiene mucho que decir en cuanto a sus especificaciones. Muchos son los cambios a nivel interno, y es ahí donde está el verdadero sentido de un dispositivo que mejora de forma notable en casi todos los apartados.

Para empezar, porque hace uso de un nuevo procesador que hace uso de núcleos ARM Cortex-A72 a 1,5 GHz. El SoC Broadcom BCM2711B0 utilizado es un salto radical, no tanto por esa engañosa frecuencia de trabajo (era de 1,4 GHz en la RPi3B+) sino por estar fabricada con litografía de 28 nm en lugar de los 40 nm de los Broadcom anteriores.

Los nuevos núcleos le dan un repaso importante a los antiguos, como veremos en las pruebas, y son los principales responsables de que el rendimiento en términos generales mejore de forma radical, pero hay muchos más cambios relevantes: en la tabla se pueden observar todos de un vistazo:

Raspberry Pi 4 Model B

Raspberry Pi 3 Model B+

Raspberry Pi 3 Model B

PROCESADOR

Broadcom BCM2711B0, quad-core Cortex-A72

Broadcom BCM2837B0, Cortex-A53 (ARMv8) 64-bit SoC

Broadcom BCM2837, Cortex-A53 (ARMv8) 64-bit SoC

FRECUENCIA DE RELOJ

1,5 GHz

1,4 GHz

1,2 GHz

GPU

VideoCore VI 500 MHz

VideoCore IV 400 MHz

VideoCore IV 400 MHz

MEMORIA

1/2/4 GB LPDDR4-3200

1GB LPDDR2 SDRAM

1GB LPDDR2 SDRAM

CONECTIVIDAD INALÁMBRICA

Wi-Fi 2,4GHz / 5GHz
IEEE 802.11.b/g/n/ac
Bluetooth 5.0, BLE

Wi-Fi 2,4GHz / 5GHz
IEEE 802.11.b/g/n/ac
Bluetooth 4.2, BLE

Wi-Fi 2,4GHz
IEEE 802.11.b/g/n
Bluetooth 4.1

CONECTIVIDAD DE RED

Gigabit Ethernet

Gigabit Ethernet over USB 2.0
(300 Mbps de máximo teórico)

Fast Ethernet 10/100 Gbps

PUERTOS

GPIO 40 pines
2 x Micro HDMI
2 x USB 2.0
2 x USB 3.0
CSI (cámara Raspberry Pi)
DSI (pantalla tácil)
Toma auriculares / vídeo compuesto
Micro SD
USB-C (alimentación)
Power-over-Ethernet (PoE)

GPIO 40 pines
HDMI
4 x USB 2.0
CSI (cámara Raspberry Pi)
DSI (pantalla tácil)
Toma auriculares / vídeo compuesto
Micro SD
Micro USB (alimentación)
Power-over-Ethernet (PoE)

GPIO 40 pines
HDMI
4 x USB 2.0
CSI (cámara Raspberry Pi)
DSI (pantalla tácil)
Toma auriculares / vídeo compuesto
Micro SD
Micro USB (alimentación)

FECHA DE LANZAMIENTO

24/06/2019

14/3/2018

29/2/2016

PRECIO

39,87 / 50,76 / 60,44 euros

39,75 euros

33,95 euros

b

Al citado cambio de CPU en el SoC se le suma el de la GPU, que es una Broadcom Videocore VI a 500 MHz que permitirá que pronto podamos decodificar el códec h.265/HEVC por hardware, algo crucial para quienes gustan de usar estos dispositivos como Media Centers.

Rpi4 1

También se notará en juegos casuales, y aunque la Raspberry Pi no es un dispositivo preparado para el gaming, sí puede dar algunas sorpresas en este sentido. El ámbito de la emulación se verá por ejemplo beneficiado por esos nuevos componentes.

Sin embargo las sorpresas siguen llegando en otro apartado importante, y es el de la conectividad. Aquí ganamos enteros por todos lados, con dos puertos USB 2.0 y sobre todo dos puertos USB 3.0 (¡al fin!) que permitirán aprovechar esas velocidades de transferencia de este estándar sin problemas.

La inclusión de esa versión USB 3.0 también da alas al conector Gigabit Ethernet, que en la Raspberry Pi 3 estaba "capado" por el puerto USB 2.0 del que dependía. En este modelo solo es posible llegar a tasas de 300 Mbps, pero aquí disfrutamos de ese pico teórico de 1.000 Mbps que ofrecen las conexiones Gigabit Ethernet. Las aplicaciones aquí son múltiples, y el papel de la Raspberry Pi como servidor de ficheros o NAS es evidente.

Raspberry Pi 4 11

Es también curiosa la inclusión de dos puertos Micro HDMI en lugar del puerto HDMI completo de la anterior generación. Aquí tenemos una desventaja clara -tener que comprar cables o adaptadores- pero una ventaja fundamental, que es la de poder conectar la RPi4 a dos monitores 4K@30Hz (o uno 4K@60Hz), lo que permitirá contar con un espacio de trabajo fantástico si lo necesitamos.

También hay una mejora notable en la cantidad y tipo de memoria RAM instalada. De hecho no tenemos una sola Raspberry Pi 4, sino tres distintas diferenciadas por la cantidad de memoria instalada. Tenemos la versión básica de 1 GB que mantiene el legendario precio de las Raspberry Pi (35 dólares, algo más en la práctica), y luego otras dos versiones con 2 GB y 4 GB de memoria que en todos los casos es LPDDR4-3200 MHz, otra mejora notable con respecto a los módulos LPDDR2 utilizados en las anteriores iteraciones de estos dispositivos.

Microhdmi

La conectividad inalámbrica no cambia en el apartado WiFi, pero sí en el caso de Bluetooth, cuyo soporte ahora es para el estándar 5.0 y permite por tanto conexiones con mejor cobertura, calidad y tasas de transferencia.

Se mantiene además el conector para dar soporte al estándar Power-over-Ethernet (PoE), una opción realmente interesante para diversos escenarios y que podremos aprovechar con un accesorio en forma de placa adicional (la llamada HAT) que se conecta a los cuatro pines correspondientes para proporcionar dicha opción.

Raspberry Pi 4 3

Hay además alguna mejora sorpresa y oculta: un usuario descubría recientemente la posibilidad de conectar dispositivos PCI Express directamente a la Raspberry Pi 4 Model B. En la placa contamos con un chip específico para ello que trabaja con los puertos USB 2.0 y 3.0, pero que además se puede usar teóricamente para conectar otros periféricos.

Se trata del chip VLI VL805 (un hub USB 3.0 a través de un bus PCI Express) del que por el momento no hay demasiada documentación, pero que este usuario se encargó de tratar de hacer funcionar con una tarjeta PCIe y un riser USB para conectarla. El resultado no fue satisfactorio en su primera prueba, pero parece que es desde luego factible acceder a esta opción en el futuro.

Raspberry Pi 4 12

Hay otras opciones prometedoras en el horizonte. La Raspberry Pi 4 necesita como sus antecesoras una tarjeta Micro SD como sistema de almacenamiento, pero ya hay proyectos que permitirán conectar por ejemplo una unidad SSD a través del puerto USB 3.0 para instalar en ella el sistema operativo. De momento se puede hacer parcialmente (la partición /boot debe ir obligatoriamente en la Micro SD) pero eso cambiará a corto plazo.

Eso permitirá acelerar todas las operaciones de lectura y escritura en el sistema operativo y sus aplicaciones, algo que por ejemplo comprobaba este usuario al realizar pruebas comparando el rendimiento de varias tarjetas Micro SD y comparándolas con el de una unidad SSD conectada vía SSD.

Ssd2 Fuente: Jeff Geerling

En Tom's Hardware hacían la misma prueba y notaban esas mejoras claras en muchos ámbitos de funcionamiento, por ejemplo. Es cierto que no todos los escenarios mejoraban, pero si queréis sacar aún más partido de la RPi4 como equipo de escritorio la idea es desde luego llamativa.

Las pruebas: la Raspberry Pi 4 corre que se las pela (y se calienta un montón)

Como ya nos ocurrió con anteriores modelos de las Raspberry Pi, no hay un conjunto de benchmarks demasiado estándar en el caso de estos dispositivos. En primer lugar por sus especificaciones, no compatibles con suites como PCMark o 3DMark tradicionales en el mundo de los PCs con Windows.

Debianbuster1

En segundo, porque las Raspberry Pi 4 no funcionan con Windows (al menos, no de momento), y para las pruebas nos hemos basado en Raspbian, la distribución Linux preparada específica que la Fundación Raspberry recomienda para trabajar con este miniPC en forma de PC de sobremesa.

Hay otras distribuciones disponibles, pero en esta versión basada en Debian Buster (recién salida del horno, por cierto) tenemos todo lo necesario para poder comenzar a trabajar como si de un escritorio convencional se tratase: contamos con un explorador de archivos, un navegador (Chromium), reproductor multimedia (VLC), ofimática (LibreOffice) y herramientas de programación educativas como Scratch.

Nosotros hemos centrado las pruebas en algunos benchmarks específicos para el navegador (Speedometer, Octane, JetStream) pero sobre todo en pruebas realizadas con Phoronix Test Suite (PTS), una serie de herramientas que permiten evaluar el comportamiento de muy diversas configuraciones hardware y que además se pueden usar en plataformas software diversas como Windows, macOS o Linux.

Raspberry Pi 4 9

En todas las pruebas, como comprobaremos a continuación, se ha demostrado la superioridad neta de la Raspberry Pi 4 con respecto a la Raspberry Pi 3 Model B. No pudimos contar a tiempo con la versión 3 Model B+, ligeramente superior en rendimiento, como vimos en el análisis, pero los rendimientos de ambas eran relativamente similares por lo que las apreciaciones son válidas para ambas versiones de la RPi 3. En algunos casos sí hemos podido usar los valores de los análisis que obtuvimos con aquel análisis anterior.

En esas pruebas y en la experiencia de uso con la Raspberry Pi 4, eso sí, algo destacable: las temperaturas que genera el nuevo chip son elevadas casi en cualquier situación y sobre todo si ejecutamos tareas intensivas en este pequeño miniPC.

Adquirir un pequeño kit de disipador y ventilador para las Raspberry Pi (hay muchos disponibles) puede ser una idea más que recomendable si vamos a usar el dispositivo de forma frecuente. Lo demuestran las pruebas de algunos usuarios que han comprobado cómo en reposo (idle) la temperatura media es de unos 60 °C, mientras que las máximas pueden llegar a los 80 °C. Con un disipador y un ventilador como el Fan SHIM es posible reducir esas temperaturas máximas cerca de 30 °C, por ejemplo.

Raspberry Pi 4 10

Nuestras pruebas han sido realizadas con la Raspberry Pi 4 Model B en su variante de 4 GB, que es la más capaz por ese extra en cuanto a la memoria RAM que da más margen de maniobra a la hora de trabajar con ella en todo tipo de ámbitos, y especialmente en la de su uso como PC de escritorio.

Eso, claro, también se nota frente a sus rivales, que cuentan tan solo con 1 GB de RAM, lo que hace como siempre odiosas las comparaciones. Aún así, es una buena forma de entender la mejora notable de prestaciones.

Sysbench y AOBench

Entre las diversas pruebas que ejecutamos con Phoronix Test Suite estuvieron Sysbench y AOBench, que dan una medida del rendimiento de la CPU a través de diversas métricas. En Sysbench el test de CPU mostró la clara mejora en cuanto a rendimiento.

Sysbench Cpu

Aobench1

En el caso de AObench la prueba sí dejó claro que el rendimiento de la Raspberry Pi 4 era netamente superior al de la Raspberry Pi 3. una tónica que como veremos se fue confirmando a lo largo del resto de las pruebas.

Navegación web

Las pruebas que comprueban el rendimiento del navegador web son especialmente claves a la hora de entender qué ofrecen las nuevas Raspberry Pi 4. En este caso ejecutamos dos pruebas muy conocidas, Octane 2.0 y Speedometer 2.0, para valorar esas mejoras sobre el navegador por defecto instalado en Raspbian, que es una de las últimas versiones de Chromium.

Octane1

Speedometer

Como se puede ver, la ganancia en Octane es fantástica, y la cifra resultante es más de dos veces la que consiguen sus antecesoras. Eso se nota en la práctica: la carga de páginas y la velocidad de renderizado es efectivamente mucho mejor, y se acerca a la experiencia que ofrecen los equipos de sobremesa modestos.

Una curiosidad: hicimos también las pruebas de la RPi4 con Firefox-ESR, y los resultados fueron curiosos: 6110 puntos en Octane (peor que Chromium) y 11,0 en Speedometer 2.0 (mejor). Parece que lo mejor es que hagáis pruebas con ambos y valoréis cuál se comporta mejor en cada escenario.

Codificación de contenidos

Otro de los ámbitos clave para los usuarios de estos dispositivos es su comportamiento con contenidos multimedia. Aquí evaluamos tres tipos de escenarios: en primer lugar, la codificación con FFMpeg (en la prueba de PTS, de H.264 HD a NTSC DV), que muestra esa clara mejora de la RPi 4.

Ffmpeg

Lo mismo ocurría con la codificación de audio, tanto en la codificación con FLAC (un archivo WAV pasa a FLAC) como en la llevada a cabo con MP3 (WAV a MP3). En ambas pruebas la ventaja de la Raspberry Pi 4 era notable.

Flac

Lame

Aquí es evidente que el soporte de salida de vídeo 4K@60 es fantástico si queremos usar nuestra RPi como un reproductor para sacar partido a esa inminente decodificación hardware del códec HEVC, y a buen seguro desarrollos como Kodi pronto ofrecerán dicha capacidad a los usuarios.

Conexión Wi-Fi

El chip Wi-Fi no ha cambiado en las Raspberry Pi 4, pero lo cierto es que las transferencias a través de redes inalámbricas ganan enteros (aunque no de forma radical) gracias a la mejora hardware de otros apartados. En nuestras pruebas pudimos comprobar dos escenarios: uno de transferencia de varios ficheros pequeños en una carpeta de 288 MB en total, y otra de transferencia de un fichero grande de 732 MB.

Wifi

En ambos casos comprobamos el tiempo que llevaba a cabo la transferencia desde la Raspberry Pi a un servidor NAS (montando la carpeta compartida en Raspbian) a través de una red Wi-Fi, y luego la operación contraria, copiando esos mismos ficheros desde el NAS a la Raspberry Pi 4. Como se puede ver, la mejora es sensible, aunque no especialmente notable.

Conexión Ethernet

Los cambios en el HUB USB 3.0 permiten que por fin el puerto Gigabite Ethernet sea "de verdad", sin limitaciones como en el anterior modelo. Para demostrar su buen comportamiento hicimos el mismo tipo de transferencias, lo que permitió comprobar la mejora:

Ethernet2

Como se puede ver, los tiempos mejoran de forma muy notable, reduciéndose a menos de la mitad en la mayoría de los casos. El escenario estaba de hecho limitado por la conexión al NAS (que no era Gigabit Ethernet, sino Fast Ethernet 10/100), pero aún así la Raspberry Pi 4 mostró su capacidad en este ámbito.

Almacenamiento y memoria

La mejora de prestaciones a nivel general también se nota en dos apartados importantes para la experiencia de usuario: la velocidad de las transferencias de datos tanto en el sistema de almacenamiento principal (en este caso, la tarjeta Micro SD) como en la memoria LPDDR4 que es protagonista frente a los módulos LPDDR2 que se usaban anteriormente.

Hdparm

Ramspeed

En ambos casos la mejora en las pruebas (HDParm para el sistema de almacenamiento, RAMSpeed para la memoria) es clara, y vuelve a demostrar lo mucho que ha ganado la Raspberry Pi 4 en casi todos los ámbitos.

La Raspberry Pi como PC de sobremesa

Todas las pruebas demuestran que la Raspberry Pi 4 Model B es un salto cualitativo notable respecto a las Raspberry Pi 3 (Model B y Model B+): en mcuhas pruebas hemos encontrado rendimientos que (como poco) doblan los de sus antecesoras, pero hay un apartado en el que esa potencia renovada se nota especialmente: su comportamiento como PC de escritorio.

2019 07 11 073755 1920x1080 Scrot Compressor

En el pasado ya tratamos de valorar ese papel de las pequeñas RPi en este ámbito. Con la Raspberry Pi 2 lógicamente las prestaciones no eran demasiado aceptables para el día a día, pero la cosa cambió con la Raspberry Pi 3 sobre todo cuando llegó el modelo B+, algo más potente.

El problema que veíamos tanto en una como en otra, no obstante, era el de la memoria RAM, que limitaba la fluidez de toda la experiencia de usuario. Eso se notaba sobre todo a la hora de navegar por internet, con un navegador que pedía más y al que la RPi no podía dárselo.

Eso cambia de forma radical con la Raspberry Pi 4. Buena parte de este artículo la hemos redactado y maquetado con este miniPC, y lo sorprendente es que salvo por el hecho de usar Raspbian -normalmente trabajo en Windows 10 o en Ubuntu 19.04- el flujo de trabajo era idéntico.

2019 07 12 091815 1920x1080 Scrot Compressor

No pude conectar la RPi4 a mi monitor 5K (un Dell UP2715K) que solo tiene entradas DisplayPort -no tenía los adaptadores a mano- y me tuve que conformar con usar una televisión FullHD, pero es evidente que poder utilizar esos dos conectores Micro HDMI para tener una salida 4K a 60 Hz es realmente prometedor.

Salvo por ese detalle, insisto, el comportamiento de la Raspberry Pi 4 como equipo de escritorio ha sido increíble. Hay poco que se le resista en una sesión convencional a este miniPC, y solo hemos detectado cómo en YouTube a pantalla completa, por ejemplo, había algunos "tirones" en la reproducción que desaparecían al volver a la ventana de navegación.

La reproducción multimedia con VLC -preinstalado por defecto en Raspbian- es fantástica, e incluso con ficheros enormes MKV de 20 GB no había latencias ni falta de sincronización o conflictos en el apartado visual: la reproducción era suave y fluida, y la inminente aparición de versiones de Kodi preparadas para sacar todo el partido de estas nuevas RPi hace que su papel como Media Center sea más relevante que nunca. Hay otros muchos casos de uso, y por ejemplo Steam Link ya está preparado para funcionar en la RPi 4.

2019 07 12 114909 1920x1080 Scrot Compressor

Pero como decíamos, su papel como equipo de escritorio es singular, y aquí desde luego es importante tener en cuenta que esos 4 GB de memoria RAM lo cambian todo. El margen de maniobra a la hora de manejar Chromium con decenas de pestañas es fantástico, y los tiempos de respuesta, sin igualar a los de un PC o portátil convencional, no se quedan demasiado lejos.

Al menos esa es la percepción con un miniPC que en esta versión de 60 euros tiene todo lo necesario para poder suplantar a equipos mucho más caros. Si sois capaces de trabajar con Linux tenemos ante nosotros a una alternativa fantástica.

Raspbian y el escritorio desarrollado por la Fundación Raspberry cumplen a la perfección, aunque es cierto que los repositorios aún están algo verdes por la novedad de estar basada en Debian Buster -quizás algo precipitada esa decisión-. Tenemos un buen ejemplo en Kodi, cuya versión 18.2 está incluida en los repositorios de Debian Stretch -la anterior versión de Debian- pero de momento no en Buster.

2019 07 12 115656 1920x1080 Scrot Compressor

Por supuesto toda la situación mejorará pronto: otras distribuciones pronto ofrecerán soporte completo para el hardware de la Raspberry Pi 4, y puede que en un futuro veamos soporte para plataformas como Windowsya se consiguió en la RPi3, aunque el rendimiento era muy pobre- o Android/Android TV. De momento, eso sí, Raspbian cumple con las expectativas, y lo hace sobradamente.

Raspberry Pi 4 Model B, la opinión de Xataka

La Raspberry Pi 4 es un milagro. Uno más en la larga lista de milagros ofrecidos por la Fundación Raspberry desde que iniciara su andadura. Ha pasado ya cerca de una década desde que seguimos el proyecto y una vez tras otra lo que es posible conseguir con un "ordenador de 35 dólares" -aunque en realidad la inversión acabe siendo algo mayor- es increíble.

Raspberry Pi 4 7

En la Raspberry Pi 4 eso es más cierto que nunca, y de hecho estamos ya en un momento en el que convertir a la RPi4 en un PC de sobremesa ya no es una utopía ni algo que nos haga sacrificar demasiadas cosas. No hay ya apenas compromisos si necesitamos un equipo para navegar y trabajar de forma modesta y ligera, y lograr algo así con ese presupuesto de 60 euros (para el modelo analizado) es sencillamente prodigioso.

Pero esa es tan solo una de las muchas posibilidades que vuelven a aparecer con la Raspberry Pi 4, cuya potencia y cuyas versiones de 1, 2 y 4 GB de memoria seguramente den muchísima vida a proyectos más ambiciosos en un mundo maker que las ha convertido en referencia absoluta. La competencia está ahí, desde luego, pero la comunidad alrededor de las Raspberry Pi es la que precisamente valida aún más este fenómeno.

Raspberry Pi 4 4

Así pues, muchísimas luces y pocas sombras -quizás la de las temperaturas, pero estos rendimientos no son gratuitos- en una Raspberry Pi 4 que es imposible no recomendar: la inversión es tan pequeña y las opciones tan grandes que como poco tendremos con nosotros un producto que nos abrirá las puertas a un tipo de computación impensable (por su precio) hace pocos años.

El producto ha sido cedido para la prueba por parte de RaspiPC.es. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

También te recomendamos


Raspberry Pi 4 es oficial: una completa actualización con procesador Cortex-A72, hasta 4 GB de RAM y desde 35 dólares


Raspberry Pi 3 Model B+, análisis: más potencia y mejor WiFi para un miniPC que sigue asombrando


Raspberry Pi 4, todo lo que sabemos hasta ahora (y todo lo que esperamos)


La noticia

Raspberry Pi 4 Model B, análisis: doble de potencia para un mini PC milagroso, pequeñito, pero matón

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.

Chequea también

Cómo es empezar a jugar a ‘GTA V’ seis años después de su estreno

Entras en Twitch, seguro de toparte con alguna novedad ganando relevancia. Y ves a cuatro streamers populares poniendo acentos raros. Uno hace de paramédico comprometido, conduciendo con urgencia y celeridad para salvar vidas. Otro es un policía condecorado que no tolera tonterías. El tercero es el escurridizo ladrón que ha dejado en jaque a media ciudad. El cuarto, simple y llanamente, es un piloto retirado que vive sus días paseando y dándose chapuzones en la piscina. Ha habido un accidente y llevan media hora discutiendo sobre reglas violadas, subiendo el tono. Uno se cruza de brazos, otro amenaza, otro levanta las manos. Los cuatro están dentro de ‘GTA V’. Y la historia que "escriben" ha puesto al juego por encima de ‘Fortnite’, de ‘League of Legends’ o ‘DOTA 2’. Y Netflix debería prestar atención. ¿Entiendes algo de todo esto? Quién juega a ‘GTA V’ en pleno 2019 Tengamos esto en cuenta: el próximo 17 de septiembre se cumplen 6 años de la publicación de ‘GTA V’. Fue el año de indies como ‘Papers, Please’, ‘Gone Home’, ‘Super Mario 3D World’ revitalizando la Wii U o hitos como ‘The Last of Us’ en PS3, el reboot de ‘Tomb Raider’ y el cierre de la trilogía Bioshock con ‘Infinite’. Entonces, ¿quién puede estar jugando a GTA V ahora mismo? La respuesta es breve: todo el mundo. Olvídate por un momento de los battle royale y todos semiautomáticos donde el RNG condiciona la partida. EN ‘GTA V’ da igual a la hora que te logees, siempre encontrarás compañeros online, cazarrecompensas, kamikazes y simples lobos solitarios con bazookas. Por miles. ‘GTA V’ rompió el molde. Recaudó una fortuna que zarandeó aquella gastada sentencia sobre lo mucho que factura la industria del videojuego. Trimestre a trimestre vimos como Rockstar pulverizaba uno a uno sus propios récords. Hasta hoy. Bronce en el podio por tercer juego más vendido de la historia, sus logros cobran su propia forma en España, donde Games Sales Data (GSD) y Asociación Española de Videojuegos (AEVI) se acuerdan todos los meses de él. Sí, 'GTA V' a 4K se sigue viendo de escándalo. El pasado marzo, en racha de lanzamientos, ‘GTA V’ se hizo con una muy digna sexta posición. En abril, tercero. ¿En mayo? Primero. ¿Y en junio? Tercero, de nuevo. En julio apostamos nuestra colección de cartas Magic a que se mantendrá entre los primeros cinco puestos. Da igual la plantilla y poco importa que el español no sea un mercado especialmente oneroso. ‘GTA V’ se mantiene entre los 10 primeros puestos en todos los mercados del planeta. En algunos, como UK, España o EEUU, rara vez ha bajado del bronce desde hace más de un año. No hablamos sólo de PS4: en Xbox la perspectiva no es distinta. Y esto no es fruto del mercado retail “porque ahora está barato”. Webs como Instant Gaming tienen a ‘GTA V’ en el podio desde hace, al menos, un año —actualmente mantiene el primer puesto—. Entretanto, semana a semana, del Diamond Casino & Resort —heredado directamente de GTA San Andreas— al enésimo reto de carreras con nuevos vehículos, la factoría no para de alimentar a un monstruo que ya devoró cualquier posible DLC’s fuera de GTA Online. Ahí reside el corazón de sus innovaciones. Así se juega hoy a ‘GTA V’ Puedes crear varios personajes y gestionarlos desde esta ficha policial. ‘GTA V’ son dos juegos en uno. El primero, offline, pone sobre la mesa a tres personajes que en cierto momento confluyen y deciden llevar a cabo una serie de robos que les garantice un dulce retiro. La cosa se complica a su manera y habrá que tomar ciertas decisiones que condicionen el final de esta trama episódica. Puedes devorarlo en 10 horas. Una segunda línea de guión nos permite acumular riqueza comprando y vendiendo acciones en las distintas empresas de la ciudad. Dinero con el que compraremos garajes para vestir con los mejores bólidos de la ciudad, ropas para vestir nuestro tonificado torso, o simplemente tatuarse, pasarse por una peluquería o armarnos hasta los dientes. Hay más, claro: el modo Director nos permite controlar a personajes en clave actoral y crear distintas escenas con ellos. Si alguna vez has visto los cortos de GTA IV en Machinima puedes hacerte una idea del talento de la comunidad. Zona sur del mapa en su versión online. Siempre hay algo que hacer. La misma pieza offline de hace seis años sobre la que, aún inquebrantable en lo gráfico e igual de portentoso en lo narrativo, se notan las costuras. Se mantiene vigente como un clásico del cine negro, pero al lado está ‘Breath of the Wild’, ‘What Remains of Edith Finch’, ‘God of War’, ‘A Plague Tale’. En cierto modo, sus chistes sobre el corporativismo de Twitter suenan algo ajados en tiempos donde apetecen bromas virales con Alexandria Ocasio-Cortez. El segundo juego, ‘GTA Online’, es un paraíso lleno de herramientas que comienza con un tutorial con creación de personaje, atiborrado de misiones sobre un hostil ecosistema donde sobrevivir exige medrar rápido y amontonar millones. Y es infinito. Hora de rolear GTA Online también posee varias capas. La primera es la más simple: creas tu personaje y vas aceptando misiones para acumular dólares. Es fácil de entender y Rockstar se esmera por ayudar al novato, tanto en cooperativo y competitivo, alimentando al monstruo del capitalismo. Una vez has logrado amasar cierta cantidad de dinero puedes plantearte vivir en otro piso piloto, uno lleno de lujos. Según mejoras aptitudes también puedes ayudar a jugadores aliándote con algún clan, etcétera. Cualquier ocasión es buena. El pasado 4 de Julio, con motivo del Día de la Independencia, las calles se llenaron de barras y estrellas, humo bicolor para los coches y las investigaciones en Tráfico de armas tardaban la mitad de tiempo en completarse. Já. Cada quince días es fácil toparse con descuentos en propiedades, doble salario en escoltas, dobles GTA$, trabajos VIP para quienes no tiene tienen otra cosa mejor que hacer y la simple recompensa de entrar todos los días a limpiar las calles. Un escalón por encima tenemos el modo Creador, donde cualquiera puede diseñar desde una imposible carrera acrobática hasta las mil formas de convertir el Modo Adversario en algo distinto. Por ejemplo, el Glory Hole —sí, es un guiño sexual bastante perverso— fue la sensación de hace unos meses: cuatro equipos de 6 jugadores cada uno compiten por empujándose con camiones de basura (MTL Dune). Si caes fuera de los los límites o al agujero del toroide, pierdes. Otro reto planta combos haciendo parkour en una serie de plataformas sobre el mar. Si caes, los tiburones te comen. Y los mods son otro ingrediente fundamental. El divertimento del fin de semana pasado fue recrear escenas de Tiburón a paso que aprovechábamos las inmensidades oceánicas. El fin de semana que viene tal vez nos encontremos con una especie de ‘Wipeout’ donde combatir con la dichosa moto voladora Oppressor Mk II. La última capa tiene nombre propio: RP, siglas de Role Playing. Una especie de GTA + ‘Los Sims’ + roleo típico ‘Second Life’. La definición pura de caja-de-arena. Al HUD habitual se suma un chat, un medidor de sed y otro de alimentación. La economía interna adquiere una capa de profundidad extra: necesitamos asistir a la oficina de empleo para aceptar algún tipo de trabajo. Y obtenemos ganancias, pero también acumulamos deudas. Monólogos, conciertos, confesiones y pedidas de mano. Con atentados incluidos. Es aquí donde ‘GTA V’ se ha convertido en una comedia de situación en servidores públicos. Los streamers guionizan y escriben papeles que otros jugadores asumen. El gag como responsabilidad lúdica. En los servidores privados las reglas cambian. Con sus propias comunidades, chats en Discord y un estricto reglamento de conducta, los jugadores viven sus vidas, cogen el metro, comen a sus respectivas horas, pagan el alquiler, llaman a los efectivos de la Guardia Civil para asegurar la ciudad y más que robar joyas, nos roban tiempo. Si insultas, estás fuera. Si te encuentras algo que no es tuyo, no lo robes. Porque aquí hay permadeath. Como en la vida real. Gran parte de estos servidores —como los populares NoPixel o Eclipse RP— cuentan con férreas normas de convivencia. La regla común exige jugar durante un tiempo para pasar la prueba de rol —un cuestionario tipo test—. Quien aprueba accede a un foro para presentarse a la comunidad y poder crear al personaje dentro de dicho servidor. Escribiendo una vida Rockstar sabe revestir cada evento de novedad relevante. Invierte en ello. La pasada navidad, Rockstar Games presentó 'Arena War', su propio ZFighters, un evento a lo Carmaggeddon donde la meta es salir indemne a los embistes de monster trucks, tanques y hasta camiones de 8 ruedas. Hasta 46 vehículos y 7 modos para competir. Para conmemorar el evento añadieron ropitas, descuentos en armas, nuevas músicas, un comentarista propio —Alan Jerome— y decenas que modalidades que darían para un juego propio. Y así, cada mes. Los completistas no se pierden ninguna de estas citas. Y ahí se concentra el atractivo: estar al día requiere jugar y jugar mucho. Tiempo que no dedicarás a otros juegos de la competencia. En Vida Extra Todos los juegos de la saga GTA ordenados de peor a mejor Sin embargo, su fortaleza maestra sigue siendo RP. Mientras lees estas líneas hay un grupo de jugadores intentando recrear escenas de The Wire —más aún, vivir en la piel los papeles de Stringer Bell, Avon Barksdale o Jimmy McNulty. Algunos quieren ganarse la vida con honestidad pero tropiezan con la delincuencia. Otros conversan sobre viejos tropos, sobre obesidad, comunidad LTGBI+ y deseos sexuales reprimidos. Otros prefieren asumir la función de un ATS de Cruz Roja o comprar el suficiente armamento para llevarse por delante a medio servidor. Esta y no otra es la razón por la que miles de personas están (estamos) jugando a 'GTA V' en pleno verano de 2019. Nadie nos dice quién podemos o no podemos ser dentro de sandbox de Rockstar. Bueno, excepto los moderadores y dueños de cualquier comunidad. También te recomendamos SimCity es divertido y sorprendentemente real: así lo explica una persona que diseña ciudades de verdad Gamers y la economía de la atención: juegan menos para ver jugar a otros más Si usas ratón y teclado en Fortnite, no jugarás con los que no lo usen (si no quieres) - La noticia Cómo es empezar a jugar a 'GTA V' seis años después de su estreno fue publicada originalmente en Xataka por Israel Fernández .