Honor 20, análisis: pantalla agujereada, cámara cuádruple y un precio ajustado para competir contra los grandes

Honor 20, análisis: pantalla agujereada, cámara cuádruple y un precio ajustado para competir contra los grandes

El pasado mes de mayo, Honor celebró un evento en Londres para anunciar el nuevo Honor 20, un smartphone que, como viene siendo costumbre en la submarca de Huawei, apuesta por un buen equilibrio entre prestaciones y precio y es el protagonista de este análisis.

Honor apuesta por una gama media-alta en la que reconocemos algunos elementos muy actuales propios de terminales superiores, sobre todo en ese diseño sin apenas marcos y con la cámara frontal en un orificio. También despuntan sus cuatro cámaras traseras o su procesador, el mismo que integran pesos pesados como el Huawei P30 Pro. Veamos todo lo que nos ofrece el Honor 20.

Honor 20, análisis en vídeo

Ficha técnica del Honor 20

Honor 20

Pantalla

LCD 6,26" FullHD+

2340 x 1080p

Procesador

Kirin 980

GPU Turbo 3.0

Memoria

6 GB

Almacenamiento

128 GB

Batería

3.750 mAh

Carga rápida 22.5W

Cámaras traseras

Principal: 48MP, Sony IMX586, f/1.8, Pixel Binning, AIS

Gran angular: 16MP, f/2.2, 117º

Profundidad: 2MP, f/2.4, modo retrato

Macro: 2MP, f/2.4

Cámara frontal

32MP, f/2.0, retrato 3D

Dimensiones y peso

154.25 x 73.97 x 7.87 mm

174 g

Software

Magic UI 2.1

Android 9.0 Pie

Otros

Huawei Histen 6.0, doble micrófono, Virtual 9.1 surround, WiFi ac, BT 5.0, GPU Turbo 3.0, lector de huellas lateral

Precio

499 euros

Diseño: pantalla agujereada para arañar más milímetros al frontal

Honor 20

Como ya adelantábamos, el diseño es uno de los puntos destacados del Honor 20, y es que el terminal se mete de lleno en la tendencia 'todo pantalla' apostando por la pantalla agujereada para así evitar el notch o ceja. El Honor 20 no se libra del "problema" del marco inferior, el cual es más ancho que el resto, pero a pesar de este detalle, no es mucho y el efecto 'todo pantalla' está muy bien conseguido.

El trabajo de compactación es excelente y consigue que el tamaño total resulte sorprendentemente compacto para llevar una pantalla de más de 6 pulgadas

El trabajo de compactación es excelente y consigue que el tamaño total resulte sorprendentemente compacto para llevar una pantalla de más de 6 pulgadas. Además, el uso del plástico hace que sea bastante ligero, lo que facilita todavía más la manejabilidad. En la siguiente tabla, Honor 20 sale muy bien parado en lo que a aprovechamiento del frontal se refiere, acercándose al nivel de algunos gama alta como el Galaxy S10 o el P30.

HONOR 20

XIAOMI REDMI NOTE 7

SAMSUNG GALAXY S10

HUAWEI P30

VIVO IQOO NEO

PANTALLA

6,26 pulgadas
FullHD+

6,3 pulgadas
FullHD+

6,1 pulgadas
QHD+

6,1 pulgadas
FullHD+

6,38 pulgadas
FullHD+

PORCENTAJE FRONTAL

84.2%

81.4%

88.3%

85.8%

83.3%

DIMENSIONES

154.3 x 74 x 7.9 mm

159.2 x 75.2 x 8.1 mm

149.9 x 70.4 x 7.8 mm

149.1 x 71.4 x 7.6 mm

159.5 x 75.2 x 8.1 mm

PESO

174 g

186 g

157 g

165 g

198 g

Honor 20

Si pasamos a la trasera, destaca especialmente el acabado superficial que crea un doble reflejo que no pasa desapercibido. El modelo analizado es el de color azul -o, como lo llama Honor, Sapphire Blue- y el propio tono hace que los reflejos sean todavía más llamativos. La ventaja del plástico es, además de ser más ligero, que en principio es menos susceptible a roturas. Eso sí, igual que el cristal, se llena de huellas.

Ya que estamos en la trasera detengámonos un momento en el módulo de las cámaras. Como ya es costumbre en terminales Huawei, Honor las coloca en un módulo vertical pegado al borde izquierdo. En él tenemos tres cámaras junto y el flash LED, mientras que el sensor macro se encuentra integrado en el chasis justo a la derecha. El módulo sobresale un poco del chasis, no demasiado pero sí suficiente para que el móvil quede algo torcido al colocarlo en la mesa y que de paso se arañe un poco.

Pantalla: tú eres la protagonista

Honor 20

En el apartado del diseño ha quedado claro que la pantalla es protagonista absoluta gracias a ese frontal tan despejado. Honor apuesta por la vía de la pantalla agujereada para evitar el notch y, aunque seguimos teniendo un elemento que se introduce en la pantalla, lo cierto es que el efecto es menos intrusivo.

Pero aunque el agujero contribuya a hacer que la pantalla destaque más, lo cierto es que hay un detalle que no vemos con el notch, y es que a su alrededor hay una especie de sombra. En la imagen sobre estas líneas se aprecia ligeramente, pero se ve más si es un fondo blanco. No es ningún drama, pero está ahí.

Honor 20

Con respecto a la experiencia visual, decir que la pantalla del Honor 20 cumple con nota. No es AMOLED ni tiene resolución QHD, pero ofrece una nitidez más que suficiente y el nivel de brillo permite la visualización en exteriores sin problema. Con todo, no deja de ser uno de los apartados donde se han aplicado los recortes necesarios para poder ajustar el precio.

La pantalla es uno de los apartados donde se han aplicado ciertos recortes para ajustar el precio, pero aun así ofrece una buena experiencia visual.

Por defecto, la pantalla viene en el modo vívido. Personalmente lo he mantenido activo ya que en el modo normal los colores quedan muy apagados, aunque al subir la saturación los blancos se ven algo fríos. Honor también permite ajustar la temperatura de color para corregir este detalle, cambiar la resolución entre HD+ o FullhD+ y ocultar el agujero oscureciendo la parte superior de la pantalla.

Sonido: aprobado raspado

Honor 20

El audio es el segundo pilar de la experiencia multimedia y aquí el Honor 20 no arriesga en ningún sentido. Empecemos por el altavoz, uno solo y situado en el marco inferior del chasis, junto al puerto de carga. Tiene buen volumen (aunque si lo ponemos al máximo empieza a distorsionar) pero la ubicación hace que muchas veces lo tapemos al sujetarlo en la mano.

El altavoz tiene buen volumen pero la ubicación no es la mejor y muchas veces lo tapamos con la mano. La pega del sonido es que no hay minijack.

Con respecto a los auriculares, te va a tocar echar mano de unos propios ya que no vienen incluidos en la caja. Lo que sí encontramos es un adaptador de USB-C a minijack porque no, el Honor 20 no tiene conector de 3,5 mm. La ausencia de conector de auriculares ya se está convirtiendo en norma en la gama alta, pero quitar este conector no parece la mejor forma de acercarse a esa gama. Habría sido un punto a su favor integrarlo.

Rendimiento: motor de carreras

Honor 20

Hemos visto que el Honor 20 hace algunos recortes en apartados como la resolución de pantalla o los materiales para poder reducir su precio, pero en la parte del procesador no se ha escatimado. El terminal monta un Kirin 980, el mismo chip que encontramos en la gama alta de Huawei, incluyendo el Huawei P30 Pro, aunque en este caso acompañado de 6 GB de memoria RAM.

El Honor 20 monta un Kirin 980, el mismo chip que encontramos en la gama alta de Huawei, incluyendo el Huawei P30 Pro.

En los benchmarks, el Kirin no sale tan bien parado como otros modelos de chip, pero en la práctica lo cierto es que la fluidez es constante pese a que la capa de Honor esté bastante cargada. No hay lag ni cierres inesperados más allá de algún fallo puntual con alguna app (hola, Instagram). Al pasar periodos largos haciendo fotos o jugando se calienta un poco, lógico teniendo en cuenta la ola de calor de los pasados días.

HONOR 20

HUAWEI P30 PRO

ONEPLUS 7 PRO

XIAOMI MI 9

SAMSUNG GALAXY S10+

PROCESADOR

Kirin 980

Kirin 980

Snapdragon 855

Snapdragon 855

Exynos 9820

RAM

6 GB

8 GB

12 GB

6 GB

8 GB

ANTUTU

286.797

261.115

376.968

374.570

331.707

GEEKBENCH 4

3.284 / 9.748

3.251 / 9.670

3.465 / 11.017

3.539 / 11.164

4.459 / 10.195

Honor 20

En este punto merece mención especial el apartado biométrico. En el Honor 20 no tenemos lector de huellas bajo la pantalla, sino que se ha integrado en el botón de encendido lateral. Tras pasar un tiempo usando un lector en pantalla, la rapidez de respuesta y la precisión al identificarnos es lo que más sorprende. Literalmente apenas hay que rozarlo para que desbloquee.

El lector de huellas está en el lateral y sorprende por su rapidez y precisión. Literalmente apenas hay que rozarlo para que desbloquee.

La pega es que la ubicación lateral no es la más cómoda si por ejemplo el móvil está sobre la mesa. Además, el lector es tan sensible que a veces (muchas) he desbloqueado el móvil sin querer incluso llevándolo en el bolsillo.

Junto con el desbloqueo por huella también tenemos el desbloqueo facial disponible. En este caso no tenemos sensores adicionales, sino únicamente la cámara delantera. El sistema va muy rápido si hay buena luz y nos reconoce aunque estemos un poco lejos del terminal, la pega es que no funciona si la luz escasea.

Autonomía: rápida en cargarse, lenta en descargarse

Honor 20

La batería del Honor 20 se queda en unos correctos 3.750 mAh, una cifra que sin llegar a superar la barrera de los 4.000 mAh donde se han dirigido muchos gama alta, sí se acerca. Además, juega con la ventaja de que su pantalla FullHD no es tan "tragona".

En el día a día conseguimos llegar al final de la jornada y es posible estirar la carga al día y medio sin demasiado esfuerzo.

En el día a día conseguimos llegar al final de la jornada y es posible estirar la carga al día y medio sin demasiado esfuerzo. En periodos de uso intensivo toca visitar el enchufe por la noche, pero en ningún caso me ha dejado tirada a mitad del día. Según los datos de uso, el tiempo de pantalla está en torno a 5 horas.

Honor 20

Con respecto a la carga, el Honor 20 viene con cargador rápido integrado y va bastante bien. En nuestras pruebas, con 30 minutos de carga hemos llegado al 55% y para alcanzar la carga completa hay que esperar 1:10 horas.

Software: esta capa nos suena

Honor 20

Aunque Honor la llama Magic UI, si habéis probado la interfaz de Huawei (EMUI) no encontraréis demasiadas diferencias entre las dos propuestas. Hablamos de una capa con una personalización muy cargada, configurada por defecto sin cajón de apps (se puede añadir desde Ajustes. De hecho es lo primero que hice) y con bastante bloatware.

Magic UI es un calco de EMUI: mucha personalización, configurada por defecto sin cajón de apps y con bastante bloatware.

Entre las apps que trae preinstaladas está la tienda Honor (que por cierto venía duplicada), el instalador de Fortnite, Amazon o Booking.com. La buena noticia es que la mayoría de estas apps pueden desinstalarse sin problema.

Con respecto a la navegación, el sistema cuenta con la opción de usar gestos a pantalla completa muy al estilo de lo que ya conocemos. La navegación es cómoda e intuitiva, al tiempo que nos permite aprovechar más la pantalla. Sin embargo si, como en mi caso, usas un teclado con escritura por gestos, más de una vez activarás el gesto de volver atrás sin querer.

Honor 20

Entre las funciones especiales que ofrece la interfaz del Honor 20 tenemos el Balance Digital, una especie de sustituto al Bienestar Digital que Google implementó en Android. Aquí podemos ver el tiempo que hemos usado cada aplicación, las veces que hemos desbloqueado el móvil o establecer límites a cada app entre otras cosas.


Un mes sintiéndome culpable por culpa del 'Bienestar Digital' de Android 9 Pie

En Xataka Android

Un mes sintiéndome culpable por culpa del 'Bienestar Digital' de Android 9 Pie

También está el clásico optimizador donde podemos cerrar las apps abiertas, limpiar archivos basura y gestionar otros apartados como el uso de datos, filtrar llamadas o escanear en busca de virus. Personalmente no hago mucho caso de este tipo de herramientas, pero ahí está para quien le guste ir cerrando procesos.

Cámaras: muchas lentes y demasiado procesado

Honor 20

Las cámaras múltiples se han convertido en la norma y el Honor 20 no iba a ser menos. El terminal cuenta con un módulo con triple cámara, una principal de 48 megapíxeles, una gran angular de 16 megapíxeles y un sensor TOF de 2 megapíxeles. Hay un cuarto sensor fuera del módulo, justo debajo de la serigrafía de AI Vision, de 2 MP destinado a hacer encuadres macro.

App de cámara

Honor 20

Igual que decía en el apartado del software, si conoces EMUI, la interfaz que propone Honor y su Magic UI en la app de cámara es prácticamente calcada. Tenemos el carrusel de modos sobre el botón disparador y algunas herramientas rápidas en la parte superior de la pantalla como el modo IA, el flash o el acceso directo a HiVision, el Google Lens de Huawei.

Entre los modos de disparo disponibles en esta primera pantalla están el modo retrato, noche o Lente AR, el resto se ocultan en el apartado Más. La variedad de modos es bastante amplia e incluye algunos como el escaneo de documentos o el modo apertura para poder desenfocar objetos. Personalmente encuentro algunos de ellos prescindibles y Honor no nos da la opción de eliminarlos (sólo podremos ocultar Etiqueta y Documentos). Además, creo que algunos como HDR o Apertura deberían estar más a mano y no es posible elegir que se muestren en la pantalla principal.

En el apartado Ajustes tenemos las opciones de configuración habituales, incluyendo la resolución que podremos subir hasta 48 megapíxeles, le geolocalización, cuadrícula, temporizador y otras.

Calidad de imagen

Honor 20 Resolución 48 megapíxeles.

Como decía, el sensor principal del Honor 20 alcanza hasta 48 megapíxeles y, aunque por defecto está configurado a 12 megapíxeles, es posible ajustarlo a máxima resolución desde Ajustes. Las imágenes resultantes tienen un tamaño de 6.000 x 8.000 píxeles y pesan alrededor de 10 MB (depende del contenido). Sin embargo, que tengan mucho tamaño no es sinónimo de buena calidad.

El Honor 20 consigue una imagen aparentemente nítida y definida, pero al ampliar se aprecia que el procesado es demasiado agresivo y empasta demasiado las formas, llegando a formar acuarelas incluso en escenas con buena luz como esta. La ventaja es que la imagen es tan grande que sólo se aprecia si ampliamos casi al máximo.

Honor 20 Foto en automático, 12 megapíxeles.

Las fotos a 48 megapíxeles pesan bastante, por lo que es recomendable mantenerla más baja para que no ocupen tanto espacio. La foto superior se disparó en automático con el ajuste de 12 megapíxeles. En el plano general hay un buen trabajo de HDR, tonos fieles y formas definidas, pero al ampliar el problema de procesado es mucho más evidente. Sería aceptable en escenas complejas con poca luz, pero en casos así en los que hay buena iluminación sin grandes contrastes resulta excesivo.

Honor 20

En cambio, cuando son planos cercanos sin demasiada profundidad, el detalle es mucho más fino al ampliar. Estas imágenes se dispararon en automático con la IA activada, por lo que se activó el modo comida que sube ligeramente la saturación y aplica un poco de bokeh al fondo. El resultado es bastante bueno y no queda demasiado artificial.

Honor 20 Foto en automático, 12 megapíxeles

Cuando la luz cae, lo normal es que el detalle se resienta pero el Honor 20 aguanta bastante bien. Mención especial al buen trabajo de balance de blancos pese a tratarse de una iluminación bastante compleja. También tenemos el modo noche, pero tarda varios segundos en disparar la foto y no siempre es el más recomendable a menos que haya muy poca luz.

Honor 20 Modo apertura

Hablando de desenfoque, como ya es costumbre en terminales Huawei, si queremos aplicar el efecto bokeh a un objeto hay que tirar del modo apertura ya que el retrato solo funciona con caras. El recorte suele acertar, quizás gracias a la ayuda del sensor TOF, y además podemos elegir la cantidad de desenfoque tanto antes como después para que el resultado sea más natural.

Honor 20 Modo retrato

Si tenemos la IA activada, en cuanto detecta una cara se acciona el modo retrato, aunque podemos quitarlo si queremos. Generalmente el desenfoque que aplica es bastante agresivo y el resultado final queda algo artificial, aunque consigue ese efecto wow que llama bastante la atención. Aquí habría estado bien poder editar la cantidad de desenfoque, pero no es posible en este modo.

Honor 20

Como no podía ser de otra forma, la cámara triple del Honor 20 nos permite hacer zoom, aunque no esperes tener una distancia focal muy amplia. En este caso tenemos una opción de gran angular (0.6 aumentos), normal y zoom de dos aumentos. La versatilidad que ofrece no llega al nivel de otros gama alta como Huawei P30 Pro o OPPO Reno, pero sí nos da cierto juego a la hora de encuadrar.

Comentar también la diferencia de tamaño entre las imágenes. El sensor angular es de 16 megapíxeles, por lo que si tenemos la lente principal configurada en 12 megapíxeles, la foto resultante será más pequeña. En el caso del teleobjetivo, la ampliación se hace por software y esto penaliza bastante la calidad.

Honor 20

Por último está el modo Supermacro, una opción que destaca especialmente en este caso porque el Honor 20 tiene un sensor de 2 megapíxeles dedicado especialmente a las fotos macro. Con esta opción podemos acercarnos al objeto a apenas unos centímetros y lo cierto es que el resultado es muy bueno. La pega es que la foto mide solo 1.600 x 1.200 píxeles, aunque para subir a redes sociales tampoco es necesario mucho más.

Ver galería completa » Honor 20, cámara trasera (56 fotos)

  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01

Antes de pasar a la cámara frontal nos queda hablar de los vídeos. El Honor 20 permite grabar en resolución 4K a 30 fotogramas por segundo, pero es posible aumentar el muestreo a 60 fps si bajamos la calidad a FullHD 1080p. Destaca el trabajo de estabilización en ambos casos y como consigue un plano muy suave pese a que se grabaron cámara en mano mientras iba caminando.

Destaca también el modo de cámara superlenta a 960 frames por segundo. A diferencia de la cámara lenta normal (120 o 240 fps) en este caso los vídeos tienen una duración limitada. Cuando apuntamos para grabar, sólo se activa si detecta movimientos en la escena. El resultado es bastante espectacular aunque se echa en falta algo más de nitidez.

Cámara frontal

La cámara frontal del Honor 20 destaca especialmente por la forma en la que se ha implementado en la pantalla en esa 'isla', veamos si lo consigue con las fotos que obtiene. Recordar que es un sensor de 32 megapíxeles e incluye modo retrato.

Honor 20 Sin modo belleza vs modo belleza nivel 5

La calidad de las imágenes es bastante buena para tratarse de un sensor secundario. Está algo más limitado en cuanto a rango dinámico y la calidad depende mucho de la luz, pero consigue una buena reproducción del color y gran nitidez si las condiciones son favorables. Obviamente no le podía faltar el modo belleza, el cual se puede ajustar en diez niveles de intensidad, aunque recomiendo dejarlo como mucho a la mitad para que no sea demasiado exagerado.

Honor 20 Imagen disparada con el modo retrato frontal.

Con respecto al modo retrato, aunque en la app lo tenemos disponible, lo cierto es que no he conseguido que lo aplique en ninguna foto. El fondo aparece igual de enfocado que desactivando este modo y lo único que nos deja hacer es elegir la cantidad de modo belleza.

Ver galería completa » Honor 20, cámara frontal (13 fotos)

  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01
  • image01

Y ya para cerrar, la cámara frontal da buen resultado en el apartado del vídeo, aunque sí es cierto que se notan más limitaciones, por ejemplo al gestionar cambios bruscos de luz, o en la estabilización. Honor ofrece el modo belleza también en los vídeos aunque no se nota demasiado.

Honor 20, la opinión y nota de Xataka

Honor 20

Honor fue una de las primeras marcas en apostar por el agujero en pantalla como solución para evitar el ya clásico notch. Lo vimos con el Honor View 20 y ahora continúan por el mismo camino con el Honor 20, un terminal que se acerca a la gama alta en aspectos clave como la potencia o el diseño y recorta lo justo y necesario en otros como pantalla o cámaras para así conseguir un precio mucho más atractivo.

Aunque el reto final es esconder la cámara completamente, hay que decir que la pantalla agujereada es una solución bastante acertada para conseguir ese efecto de frontal despejado tan perseguido. Siguiendo con el diseño, el uso del plástico no penaliza sino más bien lo contrario; el reflejo de la trasera es muy llamativo y el peso es más ligero.

En conjunto, el Honor 20 ofrece una experiencia más que satisfactoria y las posibles carencias quedan justificadas con un precio más competitivo.

Hay aspectos mejorables como es software tan cargado o un conjunto de cámaras que, aunque completas, pecan de un procesado excesivo y no llegan a acercarse a la gama alta en la que quiere reflejarse. Con todo, el conjunto ofrece una experiencia más que satisfactoria y las posibles carencias quedan justificadas con un precio más competitivo.

8.4

Diseño8.75 Pantalla8.5 Rendimiento9.5 Cámara7.75 Software8 Autonomía8

A favor

  • El trabajo de compactación hace que sea manejable y el uso del plástico lo aligera mucho.
  • Buena experiencia visual pese a no tener la máxima resolución.
  • Potencia al nivel de terminales con precios más elevados.

En contra

  • El sonido del altavoz es muy mejorable.
  • La capa de software está demasiado cargada de apps y personalización.
  • El procesado tan agresivo de las cámaras.

También te recomendamos


HONOR presenta Gaming+, la tecnología con la que quiere ganar la carrera del videojuego en el móvil


Honor View 20, análisis tras un mes de uso: el gran teléfono de Honor merecía una pantalla mejor


Huawei EMUI 9: 34 trucos y consejos para dominar la capa de personalización de Huawei y Honor


La noticia

Honor 20, análisis: pantalla agujereada, cámara cuádruple y un precio ajustado para competir contra los grandes

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Amparo Babiloni

.

Chequea también

Cómo es empezar a jugar a ‘GTA V’ seis años después de su estreno

Entras en Twitch, seguro de toparte con alguna novedad ganando relevancia. Y ves a cuatro streamers populares poniendo acentos raros. Uno hace de paramédico comprometido, conduciendo con urgencia y celeridad para salvar vidas. Otro es un policía condecorado que no tolera tonterías. El tercero es el escurridizo ladrón que ha dejado en jaque a media ciudad. El cuarto, simple y llanamente, es un piloto retirado que vive sus días paseando y dándose chapuzones en la piscina. Ha habido un accidente y llevan media hora discutiendo sobre reglas violadas, subiendo el tono. Uno se cruza de brazos, otro amenaza, otro levanta las manos. Los cuatro están dentro de ‘GTA V’. Y la historia que "escriben" ha puesto al juego por encima de ‘Fortnite’, de ‘League of Legends’ o ‘DOTA 2’. Y Netflix debería prestar atención. ¿Entiendes algo de todo esto? Quién juega a ‘GTA V’ en pleno 2019 Tengamos esto en cuenta: el próximo 17 de septiembre se cumplen 6 años de la publicación de ‘GTA V’. Fue el año de indies como ‘Papers, Please’, ‘Gone Home’, ‘Super Mario 3D World’ revitalizando la Wii U o hitos como ‘The Last of Us’ en PS3, el reboot de ‘Tomb Raider’ y el cierre de la trilogía Bioshock con ‘Infinite’. Entonces, ¿quién puede estar jugando a GTA V ahora mismo? La respuesta es breve: todo el mundo. Olvídate por un momento de los battle royale y todos semiautomáticos donde el RNG condiciona la partida. EN ‘GTA V’ da igual a la hora que te logees, siempre encontrarás compañeros online, cazarrecompensas, kamikazes y simples lobos solitarios con bazookas. Por miles. ‘GTA V’ rompió el molde. Recaudó una fortuna que zarandeó aquella gastada sentencia sobre lo mucho que factura la industria del videojuego. Trimestre a trimestre vimos como Rockstar pulverizaba uno a uno sus propios récords. Hasta hoy. Bronce en el podio por tercer juego más vendido de la historia, sus logros cobran su propia forma en España, donde Games Sales Data (GSD) y Asociación Española de Videojuegos (AEVI) se acuerdan todos los meses de él. Sí, 'GTA V' a 4K se sigue viendo de escándalo. El pasado marzo, en racha de lanzamientos, ‘GTA V’ se hizo con una muy digna sexta posición. En abril, tercero. ¿En mayo? Primero. ¿Y en junio? Tercero, de nuevo. En julio apostamos nuestra colección de cartas Magic a que se mantendrá entre los primeros cinco puestos. Da igual la plantilla y poco importa que el español no sea un mercado especialmente oneroso. ‘GTA V’ se mantiene entre los 10 primeros puestos en todos los mercados del planeta. En algunos, como UK, España o EEUU, rara vez ha bajado del bronce desde hace más de un año. No hablamos sólo de PS4: en Xbox la perspectiva no es distinta. Y esto no es fruto del mercado retail “porque ahora está barato”. Webs como Instant Gaming tienen a ‘GTA V’ en el podio desde hace, al menos, un año —actualmente mantiene el primer puesto—. Entretanto, semana a semana, del Diamond Casino & Resort —heredado directamente de GTA San Andreas— al enésimo reto de carreras con nuevos vehículos, la factoría no para de alimentar a un monstruo que ya devoró cualquier posible DLC’s fuera de GTA Online. Ahí reside el corazón de sus innovaciones. Así se juega hoy a ‘GTA V’ Puedes crear varios personajes y gestionarlos desde esta ficha policial. ‘GTA V’ son dos juegos en uno. El primero, offline, pone sobre la mesa a tres personajes que en cierto momento confluyen y deciden llevar a cabo una serie de robos que les garantice un dulce retiro. La cosa se complica a su manera y habrá que tomar ciertas decisiones que condicionen el final de esta trama episódica. Puedes devorarlo en 10 horas. Una segunda línea de guión nos permite acumular riqueza comprando y vendiendo acciones en las distintas empresas de la ciudad. Dinero con el que compraremos garajes para vestir con los mejores bólidos de la ciudad, ropas para vestir nuestro tonificado torso, o simplemente tatuarse, pasarse por una peluquería o armarnos hasta los dientes. Hay más, claro: el modo Director nos permite controlar a personajes en clave actoral y crear distintas escenas con ellos. Si alguna vez has visto los cortos de GTA IV en Machinima puedes hacerte una idea del talento de la comunidad. Zona sur del mapa en su versión online. Siempre hay algo que hacer. La misma pieza offline de hace seis años sobre la que, aún inquebrantable en lo gráfico e igual de portentoso en lo narrativo, se notan las costuras. Se mantiene vigente como un clásico del cine negro, pero al lado está ‘Breath of the Wild’, ‘What Remains of Edith Finch’, ‘God of War’, ‘A Plague Tale’. En cierto modo, sus chistes sobre el corporativismo de Twitter suenan algo ajados en tiempos donde apetecen bromas virales con Alexandria Ocasio-Cortez. El segundo juego, ‘GTA Online’, es un paraíso lleno de herramientas que comienza con un tutorial con creación de personaje, atiborrado de misiones sobre un hostil ecosistema donde sobrevivir exige medrar rápido y amontonar millones. Y es infinito. Hora de rolear GTA Online también posee varias capas. La primera es la más simple: creas tu personaje y vas aceptando misiones para acumular dólares. Es fácil de entender y Rockstar se esmera por ayudar al novato, tanto en cooperativo y competitivo, alimentando al monstruo del capitalismo. Una vez has logrado amasar cierta cantidad de dinero puedes plantearte vivir en otro piso piloto, uno lleno de lujos. Según mejoras aptitudes también puedes ayudar a jugadores aliándote con algún clan, etcétera. Cualquier ocasión es buena. El pasado 4 de Julio, con motivo del Día de la Independencia, las calles se llenaron de barras y estrellas, humo bicolor para los coches y las investigaciones en Tráfico de armas tardaban la mitad de tiempo en completarse. Já. Cada quince días es fácil toparse con descuentos en propiedades, doble salario en escoltas, dobles GTA$, trabajos VIP para quienes no tiene tienen otra cosa mejor que hacer y la simple recompensa de entrar todos los días a limpiar las calles. Un escalón por encima tenemos el modo Creador, donde cualquiera puede diseñar desde una imposible carrera acrobática hasta las mil formas de convertir el Modo Adversario en algo distinto. Por ejemplo, el Glory Hole —sí, es un guiño sexual bastante perverso— fue la sensación de hace unos meses: cuatro equipos de 6 jugadores cada uno compiten por empujándose con camiones de basura (MTL Dune). Si caes fuera de los los límites o al agujero del toroide, pierdes. Otro reto planta combos haciendo parkour en una serie de plataformas sobre el mar. Si caes, los tiburones te comen. Y los mods son otro ingrediente fundamental. El divertimento del fin de semana pasado fue recrear escenas de Tiburón a paso que aprovechábamos las inmensidades oceánicas. El fin de semana que viene tal vez nos encontremos con una especie de ‘Wipeout’ donde combatir con la dichosa moto voladora Oppressor Mk II. La última capa tiene nombre propio: RP, siglas de Role Playing. Una especie de GTA + ‘Los Sims’ + roleo típico ‘Second Life’. La definición pura de caja-de-arena. Al HUD habitual se suma un chat, un medidor de sed y otro de alimentación. La economía interna adquiere una capa de profundidad extra: necesitamos asistir a la oficina de empleo para aceptar algún tipo de trabajo. Y obtenemos ganancias, pero también acumulamos deudas. Monólogos, conciertos, confesiones y pedidas de mano. Con atentados incluidos. Es aquí donde ‘GTA V’ se ha convertido en una comedia de situación en servidores públicos. Los streamers guionizan y escriben papeles que otros jugadores asumen. El gag como responsabilidad lúdica. En los servidores privados las reglas cambian. Con sus propias comunidades, chats en Discord y un estricto reglamento de conducta, los jugadores viven sus vidas, cogen el metro, comen a sus respectivas horas, pagan el alquiler, llaman a los efectivos de la Guardia Civil para asegurar la ciudad y más que robar joyas, nos roban tiempo. Si insultas, estás fuera. Si te encuentras algo que no es tuyo, no lo robes. Porque aquí hay permadeath. Como en la vida real. Gran parte de estos servidores —como los populares NoPixel o Eclipse RP— cuentan con férreas normas de convivencia. La regla común exige jugar durante un tiempo para pasar la prueba de rol —un cuestionario tipo test—. Quien aprueba accede a un foro para presentarse a la comunidad y poder crear al personaje dentro de dicho servidor. Escribiendo una vida Rockstar sabe revestir cada evento de novedad relevante. Invierte en ello. La pasada navidad, Rockstar Games presentó 'Arena War', su propio ZFighters, un evento a lo Carmaggeddon donde la meta es salir indemne a los embistes de monster trucks, tanques y hasta camiones de 8 ruedas. Hasta 46 vehículos y 7 modos para competir. Para conmemorar el evento añadieron ropitas, descuentos en armas, nuevas músicas, un comentarista propio —Alan Jerome— y decenas que modalidades que darían para un juego propio. Y así, cada mes. Los completistas no se pierden ninguna de estas citas. Y ahí se concentra el atractivo: estar al día requiere jugar y jugar mucho. Tiempo que no dedicarás a otros juegos de la competencia. En Vida Extra Todos los juegos de la saga GTA ordenados de peor a mejor Sin embargo, su fortaleza maestra sigue siendo RP. Mientras lees estas líneas hay un grupo de jugadores intentando recrear escenas de The Wire —más aún, vivir en la piel los papeles de Stringer Bell, Avon Barksdale o Jimmy McNulty. Algunos quieren ganarse la vida con honestidad pero tropiezan con la delincuencia. Otros conversan sobre viejos tropos, sobre obesidad, comunidad LTGBI+ y deseos sexuales reprimidos. Otros prefieren asumir la función de un ATS de Cruz Roja o comprar el suficiente armamento para llevarse por delante a medio servidor. Esta y no otra es la razón por la que miles de personas están (estamos) jugando a 'GTA V' en pleno verano de 2019. Nadie nos dice quién podemos o no podemos ser dentro de sandbox de Rockstar. Bueno, excepto los moderadores y dueños de cualquier comunidad. También te recomendamos SimCity es divertido y sorprendentemente real: así lo explica una persona que diseña ciudades de verdad Gamers y la economía de la atención: juegan menos para ver jugar a otros más Si usas ratón y teclado en Fortnite, no jugarás con los que no lo usen (si no quieres) - La noticia Cómo es empezar a jugar a 'GTA V' seis años después de su estreno fue publicada originalmente en Xataka por Israel Fernández .