El Open Source arrasa y vive una época dorada, pero también hay algo de postureo

El Open Source arrasa y vive una época dorada, pero también hay algo de postureo

Ser una empresa (un poco) Open Source está de moda. Hemos pasado de que empresas como Microsoft consideren a Linux como un cáncer —Ballmer dixit— a que conviertan a Linux y al Open Source en parte integral de su estrategia, servicios y sistemas operativos.

Google, Facebook, Amazon y otras muchas siguen esos pasos y son (un poco) Open Source. Publican proyectos con licencias abiertas que permiten a usuarios y desarrolladores aprovecharlos. Puede que sea la era dorada del Open Source, pero en esta era dorada hay algo de postureo.

Las empresas se apuntan (un poco) al Open Source

Estamos ante un verdadero momento dulce para el Open Source, al menos en lo que se refiere a la participación de unas empresas cuya mentalidad parece haber cambiado. Antes el código era propietario e intocable: era la joya de la corona, y compartirlo con terceras partes era una locura.

Contribuir La encuesta de desarrolladores de StackOverflow revela el interés de esta comunidad por proyectos Open Source. En 2017 esos porcentajes eran notablemente inferiores.

Esa filosofía se ha relajado de forma notable, y como indican en InfoWorld cada vez más empresas comparten proyectos software que antes eran cerrados y propietarios. La publicación de código en repositorios como GitHub es el pan nuestro de cada día, y las empresas lo hacen con diversos motivos, y entre ellos, cómo no, el de atraer talento y a desarrolladores que quieran contribuir a hacer crecer esos proyectos.


Microsoft y Linux: del odio al amor

En Xataka

Microsoft y Linux: del odio al amor

En los últimos tiempos lo hemos visto con gigantes como Google, que por ejemplo creó Kubernetes con esa filosofía Open Source desde el primer momento. El código de esta plataforma para la orquestación de contenedores está disponible en GitHub, y su alcance ha sido tan enorme que hasta rivales como Amazono o Microsoft aprovechan esta plataforma.

Lo mismo ha ocurrido con TensorFlow, una plataforma para desarrollos en el ámbito de la inteligencia artificial que se ha convertido en un referente gracias en parte a esa filosofía abierta y que da acceso a los recursos de Google de forma sencilla, gratuita y libre.

Los ejemplos son similares en otras muchas empresas. Microsoft abrió .NET hace años, y ahora se cumple un año de la adquisición de GitHub, el mayor repositorio de código de todo el mundo. Los temores de aquella operación parecen haberse difuminado, y la gestión de esta plataforma está siendo de momento aparentemente impecable. Más recientemetne han abierto el código de Azure Funcions, que potencia su plataforma en la nube, y que vuelve a demostrar ese aparente amor de Microsoft por todo lo que huela a Open Source y permita a la empresa de Redmond atraer a más y más desarrolladores.

Open56

Amazon ha hecho también lo propio con Firecracker, una tecnología de virtualización que es no obstante una mota de polvo teniendo en cuenta que esta empresa lleva décadas aprovechándose del Open Source sin dar demasiado a cambio. Mientras tanto, Alibaba se ha apuntado a la tendencia de los chips RISC-V y ha liberado su primer diseño en este sentido orientado a reds 5G y al ámbito de la inteligencia artificial. Facebook tiene su Open Compute Project y por supuesto PyTorch —competidor directo de TensorFlow— además de sacar pecho con otros proyectos que han abierto en su portal Open Source.


En lenguajes de programación, los que más gustan no son los más populares (ni los que dan más dinero)

En Xataka

En lenguajes de programación, los que más gustan no son los más populares (ni los que dan más dinero)

Netflix publicó bajo licencias Open Source sus herramientas de Chaos Engineeringcomo Chaos Monkey— para proteger a todo tipo de proyectos web de caídas masivas, y tenemos otro ejemplo con Airbnb y Air Flow, su entorno de gestión de datos. Hasta Apple, habitualmente celosa en este ámbito, aprovechó esta filosofía al abrir su lenguaje de programación Swift. Google, por cierto, hizo lo propio con Go, mientras que Mozilla, defensora absoluta del software Open Source, también lanzó Rust con esa misma filosofía.

La curiosa realidad: quienes defienden el código propietario ayudan a desarrollar código abierto

La situación actual es ciertamente contradictoria en un ejemplo fundamental: el del núcleo o kernel del sistema operativo Linux, que lleva décadas siendo desarrollado por miles de programadores, pero que poco a poco ha ido dependiendo más y más de las grandes empresas.

Kernel

La razón es simple: esas empresas han ido contratando a estos desarrolladores y apoyando esa labor porque favorecía sus propios intereses. La Fundación Linux publicaba un informe anual sobre el estado del kernel Linux y en él hablaba de las empresas que más contribuían. El último informe es de 2017, y en él aparecía Intel con el 13,1% de código modificado en las últimas versiones de la época (de la 4.8 a la 4.13), con Red Hat, Linaro, IBM (que cerró la compra de la citada Red Hat hace poco), SUSE, Google, AMD, Oracle, Huawei, Broadcom, ARM o Facebook entre las que también participaban en el desarrollo de este componente clave.


El mundo se ha vuelto loco: Microsoft está perfilando (parte de) el futuro de Linux

En Xataka

El mundo se ha vuelto loco: Microsoft está perfilando (parte de) el futuro de Linux

Aquí hay que tener claro que muchas de esas contribuciones son en interés propio. Microsoft, por ejemplo, trabaja de forma notable en hyperv, el componente fundamental que hace que Linux corra de forma adecuada en Azure, y otras empresas también dedican muchos recursos a mejorar áreas del kernel Linux que permiten que sus propias plataformas trabajen mejor: no son contribuciones desinteresadas, desde luego.

Otros estudios muestran a las claras como los gigantes tecnológicos tienen mucho que decir en el software Open Source. En octubre de 2017 un desarrollador de Google llamado Felipe Hoffa analizó los "eventos push" en GitHub que implican esa participación en proyectos publicados en esta plataforma, y ahí Microsoft era la más destacada junto a Google. Otras como Amazon, Red Hat, IBM, Intel o Facebook también participaban de forma muy activa en diversos proyectos publicados en esa plataforma.

Esa situación contrasta con otra de las realidades del mundo Open Source: los proyectos invitan a todo tipo de desarrolladores a participar en esos desarrollos, pero en muchos casos esos proyectos son "defendidos" por quienes los crearon y poco más. Afortunadamente hay plataformas que tratan de animar a contribuir a estos proyectos de forma sencilla como First Timers Only o CodeTriage.

Hay excepciones fantásticas, por supuesto. GIMP y su interminable lista de desarrolladores es una de ellas, y afortunadamente ocurre lo mismo con otros proyectos espectaculares del Open Source como Blenderotra lista enorme– , VLC –mucha ayuda también– o la también interminable lista de desarrolladores que aportan en diversos proyectos de Mozilla.

Una curiosidad aquí: el proyecto Open Source más famoso de todos, el núcleo Linux, fue iniciado por Linus Torvalds en 1991, pero su creador admitió en una charla en TED que no abrió el código con la intención de que se unieran a él muchos desarrolladores. "No inicié Linux como un proyecto colaborativo, lo inicié para mí solo. Necesitaba el resultado final, pero también disfrutaba programando. Lo puse a disposición de todo el público, pero no tenía intención de usar la metodología Open Source, solo quería que hubiera comentarios sobre mi trabajo".

Lo único que quería Linus eran los comentarios, no el código. La cosa, por supuesto (por fortuna) se desmandó.

Muchas luces, pero también mucho postureo

Lo cierto es que todos esos buenos ejemplos contrastan con el hecho de que muchas de esas empresas utilizan de forma notable el Open Source para sus propios negocios.

Hacker 1569744 1920

Amazon es un caso claro de ese uso masivo de todo tipo de proyectos Open Source, pero lo mismo ocurre con esas protagonistas de las que hemos hablado, que en mayor o menor medida aprovechan las virtudes del software abierto para su propio beneficio y sin necesidad de devolver nada a la comunidad.


Android no es para "lloricas": AOSP, código abierto y quién controla Android

En Xataka

Android no es para "lloricas": AOSP, código abierto y quién controla Android

Apple, por ejemplo, tienen sistemas operativos como macOS o como iOS que son propietarios, pero ambos se derivan en cierta medida de los sistemas operativos BSD y aunque dicen apostar fuerte por el Open Source, cuentan con licencias software tan restrictivas como las que más. Es casi irónico que muchos desarrolladores Open Source realicen su trabajo en máquinas de Apple, aunque la fama de estas máquinas está decayendo también entre los miembros de esta comunidad.

Google, que sacaba pecho al hablar de Android como plataforma Open Source, no se ha esforzado nunca demasiado en aclarar que Android tiene poco de abierto, y que solo su base, AOSP -cada vez más separada de los servicios y aplicaciones de Android- es verdaderamente Open Source.

Para todas estas empresas -y muchas más- hablar de esa filosofía abierta que tienen como pilar fundamental de su estrategia es lo normal. El uso de la palabra "Open" es habitual entre los materiales de marketing de muchas empresas, pero rascar un poco en esa superficie suele hacer que la realidad no sea tan "abierta" como esas empresas querrían.

Open6

Como apuntaban en NetworkWorld, esa ambición por sacar pecho se deja notar en decenas de conferencias que se agolpan en todos los ámbitos de la tecnología y que a menudo usan el término "Open" como parte de su nombre.


Con la compra de GitHub, Microsoft hace honor a su mantra: desarrolladores, desarrolladores, desarrolladores

En Xataka

Con la compra de GitHub, Microsoft hace honor a su mantra: desarrolladores, desarrolladores, desarrolladores

En muchas de ellas tenemos como patrocinadores a los grandes de la industria, que apoyan económicamente estos eventos y estos proyectos porque son interesantes a nivel estratégico y porque, admitámoslo, participar en estos eventos y estos proyectos hace que la imagen pública de cualquier empresa gane enteros. Aunque de puertas afuera hablan de soluciones abiertas, estándares abiertos o APIs abiertas, a menudo esas soluciones se aprovechan para tratar de crear ecosistemas sobre los que el control último (y los ingresos) son para esas empresas. Google y Android son un buen ejemplo de esa estrategia.

Hay quienes piensan que el Open Source es simplemente una herramienta más para estas empresas que lo apoyan de forma aparentemente desinteresada. En Slashdot, por ejemplo, un comentario era revelador: "todas estas gigacorporaciones construyen sus jardines amurallados con esa base de software libre, pero obviamente se quedan con los pedazos importantes para ellas solas e incluso inventan nuevos frilletes para sus usuarios-víctimas. Así que yo diría que probablemente estamos en la era dorada de jaulas construidas con software libre ;-)".

Y sin embargo, que más y más proyectos sean Open Source y más y más empresas hagan uso de esta filosofía a nivel estratégico es (creemos) una buena noticia. No estamos seguros de que estamos viviendo la era dorada de este tipo de software, pero con sus luces y sus sombras lo cierto es que es un momento notable para el código abierto.

Imagen | Unsplash

También te recomendamos


'Versionitis' en Linux: los números de versión nunca importaron, y siguen sin hacerlo


La calculadora de Windows se convierte en Open Source: una gota en su enorme apuesta por el código abierto


Por qué Microsoft va a hacer un kernel de Linux y lo va a integrar en Windows 10


La noticia

El Open Source arrasa y vive una época dorada, pero también hay algo de postureo

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.

Chequea también

Cómo sería un mundo sin el Amazonas: la oleada histórica de incendios en Brasil nos enfrenta al escenario que quedará tras ella

La cifra la dábamos ayer: según las estimaciones del Instituto Nacional de Investigación Espacial del Brasil (INPE), en lo que llevamos de año se han detectado 72.843 incendios en Brasil. Es decir, un 83% más que durante las mismas fechas de 2018. La Amazonía está ardiendo como nunca antes. Y el "nunca antes" es importante. A las puertas del G7, António Guterres, secretario general de la ONU, ha manifestado su "profunda preocupación" y Emmanuel Macron ya ha calificado los incendios de "crisis internacional", pero ¿es cierto? ¿Qué lo hace distinto a otros grandes incendios? ¿Cómo podría afectarnos que desapareciera el Amazonas para convertirse en una enorme huerta donde pasta el ganado y crece la soja? ¿Qué arde en Brasil? De los 72.843 incendios registrados hasta mediados de agosto, el 52,5% (unos 38.228) afectaron directamente a la selva del Amazonas; el 30,1% (21.942) ocurrieron en las inmediaciones de la selva, en lo que se denomina "sabana brasileña"; y, por último, el 10,9% de los fuegos afectaron a la región boscosa que se alza en el litoral atlántico del país. En Magnet El impacto medioambiental de los incendios del Amazonas, explicado en un mapa Estados como Amazonas o Acre ya han declarado la situación de alarma y otros mucho (Mato Grosso, Paraná o los alrededores de Sao Paulo) han sufrido niveles altísimos de contaminación atmosférica por las humaredas. Solo en Mato Grosso, en pleno Amazonas, se han declarado 13.641 incendios, un 205% más que el año pasado. Sin embargo, como la mayoría de expertos internacionales saben, lo que se está quemando no es solo un bosque: es una pieza clave en el equilibrio ecológico global. El mismo Guterres ha dejado claro que "en medio de la crisis climática mundial, no podemos permitirnos más daño a una gran fuente de oxígeno y biodiversidad". ¿Qué perderíamos? No es sencillo saber cuales serían las consecuencias finales de la desaparición de las selvas tropicales del Amazonas. Fundamentalmente porque no tenemos modelos sólidos capaces de estimar el impacto de un evento tan disruptivo de manera aceptable. Sin embargo, mirando qué cosas se perderían con la deforestación de la selva brasileña podemos hacernos una idea de la dimensión de la catástrofe medioambiental. En Magnet El Amazonas, en manos de Noruega: así ha terminado una diminuta nación con la misión de salvar la selva El gran pulmón del mundo: Las enormes selvas tropicales del Amazonas tienen la capacidad de absorber hasta 2.400 millones de toneladas de dióxido de carbono cada año. Eso supone la cuarta parte de todo el carbono absorbido por los bosques de todo el mundo. Si el Amazonas desapareciera, los Acuerdos del Clima de París saltarían por los aires. El arca de Noé: En el Amazonas viven un 9,5% de todas las especies del planeta; uno de cada cinco especies de pájaros y una de cada cinco especies de peces. Solo en la región amazónica, hemos encontrado 40.000 especies de plantas, 2.200 especies de peces, 1.294 de pájaros, 428 de mamíferos y 378 de reptiles. En total, se estima que hay unas 1.800.000 especies y las consecuencias de estos incendios pueden ser muy graves. Lluvias y suelos Los árboles ayudan a controlar el nivel de agua en la atmósfera y ayudan a regular el ciclo del agua. La falta de árboles tiende a provocar un suelo más seco y perjudican los cultivos. Esto, además de alterar las precipitaciones, favorece la erosión del suelo. Salvando las distancias, el 'Dust Bowl' que enterró el centro de Estados Unidos en arena durante los primeros años del siglo XX y obligó a migraciones masivas agravando la Gran Depresión fue un proceso parecido. Lo más probable es que si destruimos la selva para cultivar, en menos tiempo sus fértiles terrenos se conviertan en polvo. Diversidad social. Hoy por hoy, más de 350 comunidades indígenas viviendo en la Amazonía y sus reservas. Son fenómenos sorprendentes que nos han ayudado a entender mejor el origen del lenguaje, la estratificación social o la agricultura. También son estructuras muy frágiles que ya están en peligro. De acuerdo con el INPE, en la última semana los fuegos han afectado a 68 áreas protegidas. Lugares como el Parque Nacional de la Chapada dos Guimaraes ya ha perdido el 12% de su vegetación. ¿Qué hacemos ahora? Esa es la gran pregunta. El Amazonas, hoy, está más amenazado de lo que solía estarlo. Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, lleva desde mucho antes de su elección liderando la oposición a cualquier medida que favorezca la conservación del Amazonas. Sus políticas quieren favorecer proyectos desarrollistas que amplíen el terreno útil para ganadería, agricultura y minería. En Magnet Asfaltar el Amazonas y dar barra libre a la industria: los planes medioambientales de Bolsonaro Esto ha hecho, paradójicamente, que algunos de los estados que más apoyaron a Bolsonaro fueran lugares como Roraima, Acre, Rondonia o Mato Grosso que ven en enfoque sobre el Amazonas una manera de 'rescatar' los recursos de la selva para las industrias locales. Y frente a ellos, la comunidad internacional se está movilizando. Países como Irlanda ya han amenazado con bloquear tratados internacionales si Brasil falla en su obligación de defender el Amazonas y presumiblemente, con el G7 a punto de empezar, las presiones se redoblarán en las próximas semanas. También te recomendamos Drones, robots y satélites contra el fuego: las nuevas tecnologías van a por los incendios forestales "Antes todo esto era selva": la mayor víctima de la guerra comercial entre China y Estados Unidos parece que va a ser el Amazonas 72.843 incendios en Amazonas durante 2019: Brasil está atravesando la mayor ola de incendios y deforestación de los últimos años - La noticia Cómo sería un mundo sin el Amazonas: la oleada histórica de incendios en Brasil nos enfrenta al escenario que quedará tras ella fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .