El equipo de Antonio Sabán: ordenador, cámara, smartphone, accesorios y más

El equipo de Antonio Sabán: ordenador, cámara, smartphone, accesorios y más

A sus 27 años, Antonio Sabán es todo un veterano en medios digitales. Además de colaborador de Xataka, es Lead Editor y coordinador de Genbeta. Apasionado de la tecnología, el andaluz es una referencia en Webedia a la hora consultar especificaciones técnicas de diferentes gadgets por su memoria y meticulosidad. Hemos charlado con Antonio para que nos cuente con qué equipo trabaja y por qué lo eligió.

Dos ordenadores con macOS y una pantalla 4K en su día a día

Para Antonio Sabán, macOS es su sistema operativo favorito para trabajar, una cuestión tanto de comodidad como de costumbre:

"He sido usuario de Mac desde pequeño, porque mi padre los tenía para diseño gráfico, y aunque también he utilizado y analizado muchos PCs con Windows, nada me hace estar tan cómodo como macOS a día de hoy. He dado muchas oportunidades a Windows 10 y reconozco que es un gran sistema, pero al igual que en smartphones puedo vivir tranquilamente con iOS o Android, en escritorio necesito macOS".

Para trabajo en casa y en movilidad usa un MacBook Pro de 13" de finales de 2013, que quiere prolongar hasta 2020 o 2021: "Estoy a la espera de ver si Apple ha solucionado finalmente el asunto de los teclados y de ver qué pasa con la teórica transición a ARM que debería llegar el próximo año."

Hp

No obstante, reconoce que en jornadas de trabajo intensas, el hardware de su portátil se queda corto:

"Echando de menos algo de potencia y versatilidad, también adquirí un HP Elite 8300 reacondicionado (395 euros), por la sencilla razón de que por poco dinero tienes una máquina relativamente silenciosa, de bajo consumo, con capacidad para hasta 32 GB de RAM (en mi caso lleva 16 GB), Core i7-3770, SSD y, lo más importante, compatibilidad con macOS Mojave gracias a que es muy fácil convertirlo en hackintosh. Es el ordenador que suelo usar en el día a día, y al ser casi el doble de potente que mi MBP (al nivel de un iMac tope de gama de 2012, tampoco ninguna maravilla en el momento actual) mueve con soltura archivos RAW en Adobe Lightroom, que es lo más exigente que suelo hacer."

Sobre la experiencia de convertirlo en hackintosh: "Ya lo había hecho en portátiles, y no fue muy complicado hacerlo funcionar siguiendo guías básicas en Internet, por lo que la experiencia fue buena. Eso sí, es algo que solo recomiendo a gente experimentada, porque habrá siempre detallitos como el reposo que no funcionen bien hasta que des con la tecla, algo que puede llevar horas. Si tienes tiempo, paciencia y ciertos conocimientos, y sobre todo eligiendo el hardware adecuado, creo que merece mucho la pena el ahorro. "

"Eso sí, si lo que quieres es la experiencia nativa de Apple, mi consejo es que adquieras un equipo de ellos directamente. Un hackintosh no tiene el diseño de Apple, pero a mí esa parte hace tiempo que dejó de importarme, y lo que más valoro es el sistema en sí, y con este modelo puedo incluso actualizar macOS versión a versión sin problemas."


Hackintosh ¿Realmente hay ahorro de dinero al montar un equipo propio?

En Applesfera

Hackintosh ¿Realmente hay ahorro de dinero al montar un equipo propio?

Pantalla

Ambos equipos están acompañados de un monitor LG 27UK850 (461 euros), 4K y de 27 pulgadas: "Soporta DisplayPort por USB-C, con lo que lo compré con vistas al futuro, para que pueda cargar mi próximo portátil a la vez que saca vídeo. Mi objetivo era contar con una calidad de imagen decente, buena conectividad y peana y dejar de ver píxeles a lo pantalla 1080p, y eso lo cumple a la perfección."

"Soy muy exigente en lo que respecta a calidad de imagen, pero el estado del mercado de monitores tampoco ofrece demasiadas alegrías por debajo de los 1000 euros. En el rango de presupuestos en los que me manejaba, era mi mejor opción."

Como periféricos, Antonio usa uno de los ratones más populares entre los editores de Xataka, el Logitech MX Master AMZ (76,11 euros): "Es la versión del MX Master que Amazon comercializa, y que adquirí muy barato en el Black Friday. Me costó adaptarme, pero ahora no puedo vivir sin su rueda de scroll infinito y sus botones programables."

Lo acompaña de un teclado Logitech K760: "Es comodísimo porque es inalámbrico y se alimenta vía un panel solar que tiene, y nunca te dejará tirado incluso aunque trabajes en ambientes de baja luz. Es un teclado con disposición de teclas para Mac, y otra de las cosas que valoro mucho de él es que permite emparejar con tres equipos distintos. Esto lo he llegado a usar para escribir en el iPhone en la universidad."

Aunque no lo usa para trabajar, Antonio Sabán complementa su equipo con un iPad 2018 (299 euros) que emplea para estudiar Sociología y Ciencias Políticas: "Me sirve fundamentalmente para leer y anotar en PDFs, aunque también para reproducir películas y series en viajes. Quizás algún día iPadOS alcance el nivel que a mí me hiciera tan productivo como soy en macOS. Veo que el momento se va acercando, pero aún está lejos."

Qué se lleva cuando se va de viaje

Antonio Sabán nos lista los gadgets que mete en su mochila de Star Wars cuando trabaja en movilidad: "Ya sea en un viaje o cuando salgo de casa unas horas, me llevo el teléfono, el MacBook Pro y su cargador, mis cascos y, en caso de necesitar zoom, mi cámara."

"La mochila es uno de los apartados que menos perfeccionados tengo. Uso una Samsonite de Star Wars (65 euros) que me regaló mi novia y que no aporta compartimentos para cables ni seguridad extra al portátil, pero me permite meter todo lo que llevo (incluso algo de ropa), y de momento ha sido suficiente. Estoy pensando, eso sí, en adquirir alguna que proteja más siguiendo las recomendaciones de los compañeros de Xataka".

El andaluz suele acudir a eventos y presentaciones, lugares donde el zoom es necesario para tomar fotos y vídeos al detalle desde cierta distancia: "Entones llevo mi Panasonic Lumix LX100 (499 euros). Me encanta el rendimiento fotográfico que ofrece frente a las fotos que saco con mi móvil y que prácticamente cabe en un bolsillo, algo fundamental para mi espalda tras años cargando con una réflex a la que en el fondo no le sacaba partido."

"A diferencia de otras compactas que llegaban con sensor de una pulgada, Panasonic apostó por hacer una con sensor micro 4/3, lo que ofrece mucha mayor calidad de imagen y un ruido contenido. La otra joya es su óptica 24-75 mm equivalentes en 35 mm con apertura máxima f1.7, que además de ser muy luminosa, ofrece un bokeh que me encanta. No me planteo cambiarla salvo que aumenten mucho mis necesidades de foto y vídeo."

Sony

Respecto a los auriculares, usa unos Sony MDR1000-XM2, del cual ya existe un nuevo modelo:

"Tuve la primera versión y quedé encantado con la cancelación de audio y la comodidad que me aportaba en viajes. El sonido no es todo lo brillante que me gustaría — por ejemplo hay auriculares con cables más baratos como los Audio-Technica ATH-M50X (129 euros) que suenan mejor — pero es una gran opción para todo aquel que quiera aislarse de su entorno y una gran autonomía."


Para mí el mejor auricular Bluetooth y el que mejor relación calidad precio tiene es...

En Xataka

Para mí el mejor auricular Bluetooth y el que mejor relación calidad precio tiene es…

Sus accesorios imprescindibles

Gadgets

Aunque se lleva su portátil y su smartphone a todas partes, nos reconoce que los adaptadores y los cables forman parte de su día a día, ya sea trabajando en casa o en viajes, por cortos que estos sean:

"Para mí es fundamental este cargador triple de AUKEY (19,99 euros), ya que que me permite cargar auriculares, iPad y iPhone cuando estoy fuera y no tengo a mano muchos enchufes. Sin embargo, lo acabo usando mucho en casa también cuando necesito cargar rápido, porque carga mi iPhone XR mucho más rápido que el cargador de 5 vatios que Apple proporciona en la caja.

Asimismo, Sabán también opta por accesorios certificados por Apple: "En el mercado hay alternativas con muy buena relación precio y muy robustos, por eso suelo adquirirlos de terceros. Como ahora tengo dispositivos USB-C, Lightning y microUSB, he optado por un cable multipuerto Spigen (13,99 euros) y no puedo estar más contento por la versatilidad que me ofrece, a la vez que aligera lo que tengo que llevar en la mochila."

Termina su lista de accesorios que no pueden faltar en su mochila un power bank: "Cuento con una batería externa de 10.000 mAh de Samsung (49,90 euros), que se carga por USB-C, pero que permite cargar a dispositivos tanto por USB-A como inalámbricamente y que me resulta muy cómoda por sus puertos, diseño y ligereza. "

A la búsqueda de su smartphone perfecto y recomendaciones

Xr

Así como en escritorio Antonio tiene claro que macOS es el sistema operativo que mejor maximiza su productividad, para los smartphones reconoce que puede vivir tranquilamente con iOS o Android. Inquieto tecnológicamente hablando, Sabán cambia de teléfono aproximadamente cada año, si bien antes lo hacía con mayor frecuencia:

"En otras épocas cambiaba cada seis meses o menos, pero ahora me parece que los productos están suficientemente maduros como para mantenerse mucho tiempo conmigo. El 8 Plus que tuve antes del P20 Pro no me terminaba de convencer, pero anteriormente, el iPhone 6s Plus fue el primer terminal que me duró dos años."

Ahora tiene un iPhone XR, que sustituyó a un Huawei P20 Pro (468,54 euros): "Me encantaba su autonomía, que Huawei logró siendo de las primeras en llevar 4.000 mAh a este y a otros de sus gama alta. Además, la SuperCarga me daba mucha energía en muy poco tiempo si se me olvidaba cargarlo por la noche. A nivel fotográfico, y como no podía ser de otra manera, me encantó su zoom óptico de tres aumentos. Con él empecé a hacer muchas fotos que antes no me habría imaginado, y a lograr encuadres muy atractivos en, por ejemplo, fotos de monumentos."

No obstante, lo cambió por el iPhone XR (699 euros) porque "pese a no tener la mayor versatilidad fotográfica, su cámara principal me parece la que más calidad ofrece en cuanto a reproducción de color y procesado en todo el mercado. Tras unos meses con él, lo que más valoro aparte de las fotos es su autonomía y los gestos."

Respecto a su próximo terminal de gama alta, Sabán nos explica: "Estoy esperando a ver cómo será el Pixel 4. Me encantaría encontrarme con un smartphone completo, bien diseñado, con un RAM acorde al momento en el que estamos y con buena autonomía en el modelo pequeño. Y digo Pixel porque "Android puro" es obligatorio para mí. Me gusta el OnePlus 7 Pro (689 euros), pero su tamaño me resulta grande."

Teniendo en cuenta su experiencia con los smartphones y su curiosidad por probarlos todos, le preguntamos por sus experiencias y qué modelos considera más interesantes en función del tipo de público:

"Para aquellas personas que quieran un smartphone para WhatsApp y llamadas, recomendaría el Xiaomi Mi A2 Lite (168,62 euros) . Su Snapdragon 625 ofrece una fluidez más que suficiente para la mayoría de usuarios y su autonomía no defrauda gracias a los 4000 mAh. Si la autonomía te importa menos que la cámara, mi recomendación es ir directamente a por el Mi A2 (149 euros) a su precio actual, que ofrece la calidad de imagen más digna de 2018 en su gama."

En caso de que el factor diferencial a la hora de elegir un teléfono sea la autonomía, Sabán destaca el Pocophone F1 (289 euros): "Sin destacar internamente en nada más que en su procesador, que lo pone en velocidad a la altura de los mejores del año pasado y hace que se desenvuelva perfectamente con cualquier juego, es un terminal que me ha permitido alcanzar 9 horas de pantalla, y eso en mí es raro, pues no suelo pasar de las 6 con ningún terminal. Hay cargas más rápidas que la del Pocophone, pero teniendo en cuenta la roca que es en autonomía tampoco lo veo un problema."

Para Antonio Sabán, la calidad de imagen fotográfica es una característica fundamental a la hora de elegir un terminal:

"Me considero bastante purista en este tema, y es algo que priorizo sobre la versatilidad que hoy en día está tan de moda. Por ello, tras haber hecho muchas comparaciones, creo que como terminal fotográfico elegiría el iPhone XS (959 euros), que además creo que tiene el mejor vídeo de la industria actualmente. Si lo que te preocupa es la versatilidad, no creo que haya nada superior al conjunto que te ofrece el Huawei P30 Pro (769 euros), sabiendo que en aspectos como reproducción de color o procesado está lejos de los iPhone y Pixel."


Comparativa fotográfica entre los móviles más potentes de 2019 por ahora: una guerra con una, dos, tres y cuatro cámaras traseras

En Xataka

Comparativa fotográfica entre los móviles más potentes de 2019 por ahora: una guerra con una, dos, tres y cuatro cámaras traseras

Finalmente le consultamos por aquel terminal que destacaría en relación calidad precio: "Recomiendo el Redmi Note 7 (189 euros). Aunque prefiero Android One, MIUI va muy bien y este terminal ofrecerá un rendimiento muy bueno con su Snapdragon 660 y sus 4 GB de RAM. A nivel de autonomía sus 4.000 mAh son otra enorme garantía, como lo es su cámara, no sólo por contar con el sensor típico este año de 48 megapíxeles, sino porque los Xiaomi en los últimos tiempos no han tenido rival fotográfico en estas gamas."

Puedes estar al día y en cada momento informado de las principales ofertas y novedades de Xataka Selección en nuestro canal de Telegram o en nuestros perfiles de Twitter, Facebook y la revista Flipboard.

Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única del equipo de editores.

También te recomendamos


El equipo de simulación de conducción de Coque López (Williams eSports): volante, playseat y más


Qué ratón utilizan los editores de Xataka: 17 propuestas para trabajar y jugar


Qué gadgets y accesorios tecnológicos se ha comprado el equipo de Xataka en marzo


La noticia

El equipo de Antonio Sabán: ordenador, cámara, smartphone, accesorios y más

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Eva Rodríguez de Luis

.

Chequea también

Tras cinco temporadas, ‘Black Mirror’ necesita unas vacaciones y buscar nuevos terrores e inquietudes

A mediados de los ochenta, la humanidad vislumbró el fin de los tiempos. Con apenas dos meses de diferencia, James Cameron y Michael Crichton estrenaban 'Terminator' y 'Runaway: Brigada especial', dos pesimistas relatos sobre el futuro que nos tocaría vivir en compañía de mentes artificiales ideados para hacernos la vida más fácil pero que, en un momento de flaqueza, lo único que hicieron sencillo fue exterminarnos a todos. Entre los dedos de las manos Por desgracia, lo único que la industria del entretenimiento sacó en claro de esos dos títulos, más allá de los peligros letales de las inteligencias artificiales es que no hay nada con más filón que un cíborg. Sería Richard Stanley con su película de culto 'Hardware: programado para matar' quien mejor entendería el verdadero peligro. Tal vez aquella coproducción entre Reino Unido y Estados Unidos fuera un punto de inflexión en el Charlie Brooker de 1990. Primero en Channel Four, donde debutó en la ya lejana navidad de 2011 con un formato de tres episodios autoconclusivos e independientes, y luego en su salto al streaming mainstream de Netflix, la paranoia de Charlie Brooker nos hizo reflexionar con su sombrío y descorazonador mensaje neoludita. Unas veces más afortunado o más certero, el inicio de 'Black Mirror' fue un gran aviso sobre el peligro de la tecnología. Pero como decía Penélope Cruz en 'Todo es mentira', no todo puede ser perfecto, y al igual que la tecnología se nos iba de las manos en la ficción distópica que proponía este "pirado" británico, la calidad de las propuestas se vio mermada en favor de la productividad. En Xataka "Si buscas un teléfono que refleje tu personalidad, estás enfermo": así es Charlie Brooker, la mente tras 'Black Mirror' Brooker, artífice de casi la totalidad de píldoras, pasó de tener todo el tiempo del mundo a tener unos plazos mucho más cortos para crear sus locuras y, además, multiplicar la producción. Y eso no hay cerebro de artista que pueda salvarlo. A pesar de que su paso a Netflix nos ha dejado títulos notables, como 'MetalHead' o 'Black Museum' (o el 'San Junipero' ese que tanto os gusta), lo cierto es que la serie y su espíritu ácido han ido disminuyendo hasta hacernos caminar en círculos en el mismo laberinto una y otra vez. Con tanto microchip en la sien uno ya no es capaz de diferenciar 'The Entire History of You' de 'Arkangel'. Del bisturí a la brocha gorda Durante sus dos primeras temporadas, no lo olvidemos, también hubo altibajos. Si 'The National Anthem' fue una excelente llamada de atención para desviar nuestra mirada a ese interesante experimento, 'Fifteen Million Merits' o 'The Waldo Moment' eran propuestas mucho menos interesantes. Lógicamente, capitulazos como 'White Bear' o 'The Entire History of You' sí supieron inquietar y hacernos pensar sobre nuestro día a día. En Espinof Todos los episodios de 'Black Mirror' ordenados de peor a mejor El salto al mainstream y doblar la producción tuvieron sus consecuencias, y no tardamos demasiado en empezar a pagarlas. El certero debut en Netflix con 'Nosedive' fue diluyendo la magia que prometía a través de episodios algo más vulgares que derivaron en dos de los capítulos más aburridos de su legado: 'Men Against Fire' y 'Hated in the Nation', dos propuestas mediocres con fantasías más dignas de un telefilm de SYFY que del prestigioso origen de 'Black Mirror'. Como si alguien se hubiera dado cuenta del bajón, la cuarta temporada mejoró y supo repartir méritos de manera más regular y consistente, a pesar de que la amenaza tecnológica ya caía en lo fácil. 'USS Callister' es un episodio francamente memorable, pero parece salido de otra serie más sencilla. Por su parte, 'Arkangel' y 'Crocodile' sufrían de ese mal conocido como "soy incapaz de diferenciar uno del otro" que tanto acusa la serie cuando se encuentra en horas bajas, algo que supo solucionar en una excelente tripleta final con 'Hang the DJ', secuela espiritual de la historia de tu vida; 'Cabeza de metal', el episodio que, por qué no, demostraría que Brooker sí entendió la película de Richard Stanley y el cierre más autoreferencial imaginable con 'Black Museum', otro de los grandes episodios de la serie. Parece mentira que aquella puya sutil (aunque farragosa) que fue la primera temporada de la serie haya derivado en explícitas puestas en escena que bordean el ridículo más allá de ser una mejor o peor idea. Algo que se lleva la palma en el primer episodio de la quinta temporada, 'Striking Vipers', un muy poco sutil ejercicio en las antípodas de 'Moonlight', por poner un ejemplo. Digamos que aplicar la narrativa del juego de combate no era la mejor opción. Más chips en las sienes y un mensaje un tanto difuso para venir de parte de alguien que conoce los videojuegos y que se dio a conocer escribiendo sobre ellos en prensa escrita y televisión. Pero lo peor de todo no es la flojísima premisa, con un punto de partida naíf y desfasado, lo peor del episodio tampoco es lo blanda que resulta la amenaza artificial: lo peor de todo es que resulta horriblemente previsible. Lo mismo sucede con el segundo episodio, 'Smithereens', que al menos se beneficia de un sentido del humor negro como el que la hizo grande, además de un par de excelentes interpretaciones a cargo del inmenso Andrew Scott y un muy juguetón Topher Grace. De nuevo equivocándose en la "amenaza", puesto que es algo más que obvio desde hace mucho tiempo, la experiencia tontea con la tragedia que supone que un episodio de 'Black Mirror' parezca un spot bien trabajado de la Dirección General de Tráfico. Para todo lo demás, casi preferimos ver aquella estupenda locura de Stuart Gordon, 'Stuck'. Sin mucho más que aportar en cuanto a innovaciones tecnológicas que se vuelvan en nuestra contra, Brooker y compañía se sacan de la manga un vehículo al servicio de Miley Cyrus, lo cual no es necesariamente bueno ni malo. Es más, ella está bien y las canciones funcionan, pero el resultado parece un 'Quién te cantará' ideado por Roland Emmerich. Además, en realidad, tampoco es que el mundo de la inteligencia artificial resulte especialmente aterrador una vez vistas las resurrecciones de viejas leyendas del cine en formato CGI. 'Rachel, Jack y Ashley Too' termina por ser un telefilm para todos los públicos donde lo de menos es la amenaza tecnológica. Ese es el gran pecado de una serie que necesita refrescarse. Charlie Brooker necesita tomarse un respiro, meditar sobre el mundo que nos rodea, y encontrar nuevos peligros, porque para amenazas ligeras ya teníamos a Tom Selleck eliminando robots de cocina a sillazos en la película de Michael Crichton. De momento no nos importaría seguir experimentando con episodios interactivos como 'Bandersnatch' que nos hagan perder una tarde estrellando ceniceros en la cabeza de los peores padres imaginables. También te recomendamos 'Black Mirror: Bandersnatch' es más interesante por su propuesta interactiva que por su convencional historia "No intentamos predecir el futuro, aunque lo consigamos por accidente": Annabel Jones, productora de 'Black Mirror' La cuarta temporada de 'Black Mirror' vuelve a ofrecer tecnologías y géneros para todos los gustos - La noticia Tras cinco temporadas, 'Black Mirror' necesita unas vacaciones y buscar nuevos terrores e inquietudes fue publicada originalmente en Xataka por Kiko Vega .