Tecno

Tecnología en Gral

Jeff Bezos y Blue Origin quieren poner turistas en el espacio en 2018

650_1200

De querer a poder hay un trecho importante en todo lo que tenga que ver con el espacio, pero la realidad es que la carrera espacial privada está ayudando a dar pasos de gigante. Si hace poco os contamos la intención de la gente de Virgin Galactic de llevar a turistas adinerados a tener experiencias fuera de la Tierra, ahora podemos decir lo mismo con el proyecto de Jeff Bezos. Ya sabíamos que esa era una de las intenciones de Blue Origin, la empresa hermana de Amazon, pero hablar de fechas siempre resulta interesante, por eso de poner presión en el asunto, y que el reto parezca más cercano. La intención es que haya un primer vuelo en 2018, en el caso de Virgin, no hay fecha concreta. En Blue Origin han decidido enseñar más, pero también quieren tener las expectativas bajo controlAdemás de enterarnos de esa hoja de ruta a cumplir, en New York Times nos encontramos con un artículo bastante interesante, ya que entran en las instalaciones de Blue Origin, dejándonos conocer y ver un poco de un lugar bastante hermético. La apertura de la empresa a medios por parte de Blue Origin tiene que ver con la necesidad de hacer más pública la iniciativa, ganar relevancia al mismo tiempo que restan ‘hype’ al asunto, ya que es uno de los aspectos que más pervierten la información cuando se trata del espacio, y no ayuda que las empresas involucradas no se muestran muy dadas a informar. Que las fechas se cumplan tiene que ver con la evolución y funcionamiento de los cohetes reutilizables de la casa, los New Shepard. Aterrizan y despegan de forma vertical, algo que han conseguido realizar con éxito. Las cápsulas que van a llevar a turistas tienen espacio para seis personas. La compañía espera crear seis nuevos cohetes/capsulas New Shepard. Recordar que están diseñadas para mandar a personas de forma autónoma a unos 100 kilómetros de la Tierra, de ahí que la experiencia se deba considerar como suborbital. También te recomendamos Los viajes espaciales comerciales de Jeff Bezos ya preparan el despegue este 2015 Bezos y su Blue Origin le ganan la partida a Musk y SpaceX en cohetes reutilizables... por ahora Cómo vender más de 500 millones de placas base: la historia de Asus - La noticia Jeff Bezos y Blue Origin quieren poner turistas en el espacio en 2018 fue publicada originalmente en Xataka por Kote Puerto .

Leer más »

El futuro de la salud humana se llama CRISPR y está ocurriendo ahora

650_1200

Llevamos un par de meses hablando y leyendo sobre CRISPR sin parar. Todo el mundo parece tener claro que es una técnica revolucionaria que va a permitir dar un salto en la ingeniería genética inconcebible hasta ahora. Ante este boom de las técnicas basadas en CRISPR nos hemos preguntado qué es exactamente, cómo se descubrió y por qué es tan importante. Y la respuesta nos ha dejado completamente apasionados por esta tecnología. Porque esta no es la historia de puñado de letras que nadie entiende, sino la historia de cómo un joven alicantino, a fuerza de constancia y tesón, acabó descubriendo un mercado de 46.000 millones de dólares y, mucho más importante que eso, la esperanza de un mundo mucho mejor. Los héroes olvidados de CRISPR Los grandes descubrimientos científicos tienen que tener, entre otras cosas, el guión de una buena película de cine. Porque así, cuando se ruede el descubrimiento de la penicilina, aparecerá un entrañable y despistado Flemming que, gracias al desorden natural de su despacho, acabó encontrando el Penicillium notatum y la penicilina en una placa olvidada bajo un montón de papeles. Porque así, cuando se ruede el descubrimiento de los Rayos X, veremos a un Wilhelm Röntgen asustado al ver aparecer un esqueleto en una placa fluorescente como por arte de magia. Porque así, cuando rueden la película sobre las CRISPR que estoy seguro que la rodarán, se verá un niño jugando en las salinas de Santa Pola. Francis Mojica era ese niño y había nacido muy cerca, en la ciudad de Elche. Quiso la fortuna que por recomendación de su director de tesis en 1989 empezara a estudiar una pequeña bacteria con una tolerancia extrema a la sal que habían encontrado en las salinas, la Haloferax mediterranei. En el 1993, publicó que había "encontrado unas secuencias repetidas en su genoma". Y comprendió "que debían cumplir una función importante para la célula pero nunca imaginé algo tan grande". Aunque olvidado por el premio Princesa de Asturias, fue un español el que descubrió la clave de la revolución genética que estamos viviendo. Aunque podemos encontrar referencias a esas secuencias en algunos trabajos previos a los de Mojica (Ishino, Shinagawa y cols, 1987), él fue el primero en identificarlas, el primero en experimentar con ellas y el primero en ponerles el nombre con el que hoy las conocemos. Corría el año 2000 y aunque sabíamos que existían esas secuencias repetidas no sabía qué hacían ni habíamos encontrado una forma para denominarlas. Mojica, que seguía trabajando en ello durante estos años completamente solo, descubrió que existían en muchos microorganismos y que, en efecto, eran muy importantes porque si se modificaban, los microorganismos morían. A iniciativa de un grupo de investigación holandés, el investigador alicantino decidió llamarlas por lo que eran "repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas" ("clustered regularly interspaced short palindormic repeats" o CRISPR). Ya teníamos un nombre, pero hizo falta más de una década de trabajo solitario, para que durante el verano de 2003 Francis Mojica tuvo su 'eureka' al identificar partes de vuris en los espacios de las repeticiones: ¡funcionaba como un sistema inmunológico! "Aquél fue el momento más feliz de mi vida científica”, dice Mojica cada vez que se le pregunta. A partir de ese momento, los grandes laboratorios ponen su ojos en la técnica y se lanzan a trabajar. Diez años después, en 2012, Charpentier y Doudna identificaron los elementos mínimos con los que se podía usar CRISPR para cortar y modificar el ADN. Estábamos ante el mayor avance en ingeniería genética de la historia y todo había empezado por "un héroe" alicantino (en palabras de Eric Lander) que ha sido olvidado por su propio país en repetidas ocasiones. "Uno de los doce científicos clave en su descubrimiento", dice Mojica aunque todos los expertos coinciden que sin él, aún quedarían muchos años para encontrarlo. Una innovación de miles de millones de años Las CRISPR son, como descubrió Mojica, una especie de sistema inmunológico que tienen las células procariotas. Todos los seres vivos tenemos amenazas; las procariotas, también. Su principal enemigo son un tipo de virus al que llamamos 'bacteriófago' (o fago) y que ya por el nombre nos da pistas de qué hace con ellas. Los virus son agentes microscópicos que no pueden reproducirse por sí mismos, por ello se introducen en las bacterias como quien va a una chatarrería: usan trozos del material genético que encuentran para replicarse. En esto, las células procariotas cuentan con un problema, a diferencia de las eucariotas que tienen todo su material genético recogido y a buen recaudo en el núcleo celular, ellas lo tienen esparcido por el citoplasma. Claro, cuando un fago consigue atravesar su membrana celular, tienen mucho más fácil acceder a los 'repuestos' que les interesan. Eso es CRISPR: un mecanismo celular que permite cortar, pegar y modificar material genético. Por eso, a lo largo de estos millones de años, las bacterias han desarrollado un montón de técnicas para poder hacer frente tanto a los fagos como a otras amenazas. CRISPR no solo es una de esas técnicas, sino que además es una de las más alucinantes. Los fagos, como decíamos, usan trozos (secuencias) de material genético, pero son un poco torpes y estáticos: el ácido nucleico vírico busca los ARN que necesita y los usa en la replicación; pero si los ARN son distintos de los que necesita, no consigue hacerlo. Igual que cuando metemos un USB al revés. Imaginad lo potente que sería tener a mano un sistema de edición genética por el que las células pudieran cambiar partes de su ARN o de su ADN, pudieran incluir secuencias defensivas (por ejemplo, partes del ADN invasor a "modo de vacuna") e incluso activar o desactivar genes. Pues bien, precisamente eso es CRISPR un mecanismo celular que permite cortar, pegar y modificar material genético. Uno, además, terriblemente preciso porque los fagos aunque torpes, son tipos con suerte y al menor descuido se enganchan a lo que pillan. En los últimos años, hemos aprendido a usar este mecanismo para realizar cosas que nunca hubiéramos imaginado. Usando una secuencia de ARN como guía, podemos inmunizar microorganismos importantes de uso comercial (como el Penicillium roqueforti, responsable del queso roquefort), recuperar especies animales o hacer modificaciones genéticas en personas para erradicar las peores enfermedades genéticas. ¿Por qué es importante? La respuesta fácil sería decir que es importante porque la revista Science lo definió como la revelación científica del año en 2015. Pero no. En realidad, CRISPR es importante porque cambia el terreno de juego completamente. CRISPR es importante porque cambia el terreno de juego completamente Tras la publicación del artículo de Doudna y Charpentier, los laboratorios del Broad Institute del MIT demostraron que la técnica servía para células humanas y en abril de 2014 obtuvieron la primera patente sobre el uso de CRISPR en eucariotas (es decir, en todo ser vivo mayor que una célula). Desde entonces nos encontramos en medio de una batalla legal y científica sin precedentes en la que nos jugamos mucho más que los teóricos 46.000 millones de dólares del mercado que se está abriendo. Nos jugamos convertir la herramienta de edición genómica "más eficaz, barata, fácil de utilizar y precisa" jamás descubierta en el patrimonio de unos pocos. Tendemos a pensar que en los genes está escrito lo que somos y es cierto. Pero en ese 'somos' está todo lo que hemos sido y todo lo que seremos. En nuestros genes se puede ver el largo viaje que hicimos desde el corazón de África y se puede ver el viaje aún más largo que haremos lejos de la Tierra. Por eso no se entiende que el futuro y el presente de la humanidad, que la posibilidad de erradicar las más terribles enfermedades genéticas ni que la oportunidad de ser más rápidos, más altos y más fuertes se le estén jugando un puñado de abogados en un tribunal de patentes. CRISPR es importante porque nos estamos jugando el futuro de las próximas décadas de la humanidad. O dicho de otra forma, porque es hoy cuando toca decidir si nuestro futuro será como Star Trek o como Blade Runner. Parece una decisión fácil, pero como todas las decisiones importantes va a ser muy difícil de tomar. Imágenes | NIH Image Gallery También te recomendamos ¿Qué significa que Reino Unido permita la edición genética de embriones? ¿Me tengo que conformar con el router que ofrece el proveedor de Internet? ¿Hasta qué punto podemos diseñar genéticamente a una persona? - La noticia El futuro de la salud humana se llama CRISPR y está ocurriendo ahora fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .

Leer más »

Llega el tráiler de la versión multijugador de Doom, la beta cerrada llega a finales de mes

650_1200

Bethesda está preparando el lanzamiento de Doom, y para ir abriendo boca nos ha ofrecido el tráiler de la versión multijugador -con varios modos disponibles- para este título que aparecerá para la PS4, la Xbox One y el PC. Además de ese vistazo a la frenética acción que nos ofrecerá el juego, en Bethesda han indicado además que algunos afortunados podrán acceder a la beta cerrada de este juego del 31 de marzo al 3 de abril. Será entonces cuando podamos comprobar realmente lo que ofrece el heredero de una franquicia legendaria. Para poder acceder a esa beta cerrada tendremos que haber reservado previamente la compra de 'Wolfenstein: The New Order', a partir de lo cual podremos solicitar el acceso a esa fase en la que será posible jugar a Doom y que también servirá a los desarrolladores para descubrir tanto potenciales conflictos como medir la estabilidad en esas conexiones online. Se espera que Doom salga al mercado el próximo 13 de mayo en las tres plataformas mencionadas, y para su desarrollo el equipo de id Software se ha aliado con la empresa Certain Affinity para garantizar una experiencia multijugador notable. Esta fue la empresa encargada de otros modos multijugador como los de 'Halo: The Master Chief Collection', 'Call of Duty: Ghosts' o 'Halo 4'. Vía | KotakuEn Xataka | Nuevo Doom, Fallout 4 y Dishonored 2, los primeros grandes juegos del E3 2015 También te recomendamos Titanfall: nuestro análisis ¿Me tengo que conformar con el router que ofrece el proveedor de Internet? "Counter-Strike" en un Nokia N73 - La noticia Llega el tráiler de la versión multijugador de Doom, la beta cerrada llega a finales de mes fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

HP quiere ganar la batalla a los cartuchos compatibles con sus nuevas tintas pigmentadas

650_1200

Parece mentira que uno se compre cartuchos de tinta para impresora con tanta alegría y no recapacite a menudo sobre el hecho de que el coste de las tintas "oficiales" es el doble de lo que costaría la prestigiosa Chanel Nº 5. Sin embargo a los fabricantes les asolan productos baratos de la competencia y cartuchos compatibles contra los que lógicamente los fabricantes luchan con todo tipo de argucias. HP ha sido la última en reaccionar con el lanzamiento de una nueva gama de impresoras que hacen uso de cartuchos propietarios de tintas pigmentadas que según el fabricante ofrecen ventajas relevantes por la velocidad y calidad de la impresión pero que de nuevo vuelven a mostrar las intenciones ocultas de este (y otros) fabricante de impresoras: si quieres imprimir, hazlo con mis cartuchos, porque no podrás hacerlo con otros. Una interesante alternativa a las láser... con letra pequeña El que suscribe sufrió recientemente un caso agudo de incompatibilidad con soportes de la competencia -en mi caso, un tóner para una impresora láser de Samsung- así que sé bien de qué pie cojean unas empresas que añaden todo tipo de sistemas para evitar que un usuario pueda ahorrarse unos euros a la hora de imprimir sus fotos o sus documentos. En HP indican que la nueva tinta pigmentada que es protagonista en estos modelos para la oficina estaba hasta ahora reservada a la impresión industrial, y que esas ventajas por fin son accesibles a usuarios profesionales. La velocidad -75 ppm en modo estándar, 50 en modo de alta calidad- es una de ellas, pero según HP el coste es también inferior al que ofrecen las impresoras láser monocromas o en color. Otra ventaja de estas tintas es su mayor resistencia al agua y a la luz, pero por ejemplo con las tintas convencionales se logran colores más vivos, y ese enfoque profesional parece que no las hace las ideales para la impresión de fotos, por ejemplo. Larry Tracy, responsable de este lanzamiento en HP, explicaba cómo el coste por página es de 1 centavo de dólar en monocromo y de 6 centavos en color, lo que supondría la mitad del coste por página de las impresoras láser -que suele ser a su vez significativamente inferior al de las impresoras de tinta tradicionales-. Aquí evidentemente los costes son muy variados y dependen tanto de la impresora como del cartucho y tóner que utiliza y la calidad a la que imprimimos el documento o imagen. Las HP PageWide Enterprise Color MFP 586 y 556 llegarán al mercado en mayo a un precio de 1.999 y 749 dólares respectivamente, mientras que modelos como el HP PageWide Pro 552dw y 577dw (70 páginas por minuto) parten de los 699 dólares. A esa gama le acompaña la de las HP PageWidePro 400 (55 páginas por minuto), a partir de los 400 dólares, y las HP PageWide 300, que llegarán algo más tarde, en junio, y de las que no se ha confirmado el precio. Queda por ver si los fabricantes de cartuchos compatibles logran replicar la fórmula propietaria de HP para lograr ofrecer esos repuestos a los usuarios. Ya ha ocurrido con otras tecnologías de impresión, pero veremos si como en otros casos aparecen formas de salir de esos ecosistemas cerrados que tratan de imponer todos los fabricantes de impresoras. Vía | PC WorldEn Xataka | El precio de la tinta de impresora, ese gran desconocido También te recomendamos Por qué "hackeé" mi impresora láser (y qué dice eso sobre toda la industria) Cuando la impresora de Epson dice que no queda tinta en el cartucho queda todavía el 20% [Actualizada] ¿Me tengo que conformar con el router que ofrece el proveedor de Internet? - La noticia HP quiere ganar la batalla a los cartuchos compatibles con sus nuevas tintas pigmentadas fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

Catorce brazos cogiendo cosas sin parar, así quiere Google que sus robots aprendan

650_1200

Una fila de catorce brazos robóticos, uno dispuesto al lado de otro, con bandejas y multitud de objetos diferentes a los que enfrentarse. Y probando a coger sin parar se encuentran. Así es como Google está haciendo aprender a un sistema de inteligencia artificial basado en el reconocimiento de elementos. ¿Cómo aprenden los bebés? Pues combinando habilidades motoras y de visión, a base de ensayo y error, y al fin y al cabo, reconociendo los elementos. Pues esos mecanismos son con los que trabajan en Google para que sus robots vayan acertando con la mejor forma de asir los objetos que les ponen delante. No es lo mismo coger un lápiz que una esponja, si el sistema los tiene bien reconocidos, la forma de actuar será más eficienteLo que es el robot, es bastante sencillo, formado por un brazo con tres partes móviles, y una pinza con dos dedos. Lo interesante del asunto está en la cámara que registra la información y un primer sistema o ‘cerebro’ que se encarga de predecir la mejor forma de coger el objeto dependiendo de todo lo que ha estado aprendiendo desde que fue creado el sistema. La otra parte importante es la llamada ejecución, o la coordinación de los elementos motores para que se coja la pieza. En conjunto tenemos dos sistemas trabajando al unísono para que unos robots sean capaces de ‘ver’ y reaccionar en consecuencia. Los robots diferencian entre un objeto duro o blando, cambiando los puntos y formas de apretarDurante la fase de ejecución el propio robot observa lo que está haciendo para realizar correcciones en tiempo real. Es muy interesante ver cómo tiene comportamientos previos al agarre, como intentar aislar el elemento que quiere coger. El equipo de robots lleva más de 3.000 horas de práctica en las que se han realizado más de 800.000 operaciones. Los investigadores de Google dicen que el porcentaje de error en la primera tanda de 30 ejecuciones es del 34%, una vez entrenados, se baja al 18%. Hay competencia, como el DeepGrasping de la Universidad de Cornell, que analiza los objetos y en base a ese análisis intenta cogerlo uno y otra vez. Parece tener una tasa de fallo inferior, pero el sistema de Google es más flexible al estar continuamente analizando la forma de cogerlo. Más información | Google También te recomendamos Los coches autónomos de Google tendrán el mismo trato legal que el de los conductores humanos El perro robot de Google vuelve a salir a la calle y conoce a Alex, el perro de Andy Rubin ¿Me tengo que conformar con el router que ofrece el proveedor de Internet? - La noticia Catorce brazos cogiendo cosas sin parar, así quiere Google que sus robots aprendan fue publicada originalmente en Xataka por Kote Puerto .

Leer más »

Samsung Galaxy S7 Edge vs iPhone 6s Plus: ¿cuál hace mejores fotos? Comparativa fotográfica

650_1200

Como has podido leer tranquilamente en la review del Galaxy S7 Edge, este 2016 nos ha traído un contendiente de lo más potente en el campo fotográfico. Así que no podíamos dejar pasar la oportunidad de ponerlo a prueba y enfrentarlo a sus grandes rivales. La primera comparativa que os ofreceremos será con el iPhone 6s Plus, enemigo público número uno por historia de los Galaxy S, y modelo con el que más directamente compite por enfoque de la fotografía móvil: resolución justa y modo automático de lo mejor del mercado. Tras nuestra comparativa completa con los mejores smartphones con cámara en la actualidad, pasamos al enfrentamiento directo para ver qué móvil fotográfico es mejor: el nuevo Samsung Galaxy S7 Edge o el iPhone 6s Plus. Empezamos esta competición con siete fotografías de muestra. Los números fotográficos sobre la mesa Antes de pasar a asuntos mayores, toca detenernos y plasmar sobre una tabla los principales argumentos de las cámaras fotográficas del Galaxy S7 Edge y del iPhone 6s Plus. Ahora mismo son los modelos de gama alta que menos megapixeles ofrecen en sus sensores, 12, los mismos que por ejemplo el Nexus 6P, con quien tocará comparativa en breve. El iPhone no ha tenido rival nunca en el modo automático. El Galaxy S7 Edge es el primero que le ataca directamente en ese terreno con mucho acierto En el número de megapixeles y la apuesta por el modo automático como referente para hacer fotos es ya casi lo único en lo que coinciden las apuestas fotográficas del modelo de Samsung y Apple. En el resto de detalles se distancian bastante, empezando por la luminosidad y acabando por la interfaz y opciones de serie. Más allá de tamaños de sensores y resolución, cada fabricante ha puesto el énfasis en diferentes soluciones sobre el sensor. Samsung se ha centrado en los llamados Dual Pixels, que no es otra cosa que mejorar el enfoque por detección de fase con tecnología directamente de cámaras réflex. En su sensor todos los píxeles colaboran en el enfoque, que es realmente rápido. iPhone 6s Plus Galaxy S7 Edge Resolución sensor 12 MP 12 MP Tamaño sensor 1/3" 1/2.5" Tamaño fotodiodos 1,22 micrones 1,4 micrones Dist. focal 28 mm 26 mm Apertura f/2.2 f/1.7 Cámara secundaria 5 MP 5 MP Estabilización óptica Sí Sí Por su parte Apple busca que las imágenes sean lo más realistas y fieles posibles. Para ello separa ligeramente los píxeles para evitar contaminación entre ellos, y el filtro del color lo colocan directamente encima de los píxeles con el mismo motivo final: un color más fiel. A cambio ha perdido tamaño de los fotodiodos, lo que se traduce en menos luz es escenas nocturnas y donde pone a trabajar su potente procesador A9 para el tratamiento y procesado de la imagen. No te dejes llevar solo por el número de megapíxeles del sensor. Hay tecnología dentro de él que cada fabricante lleva al terreno en el que quiere destacar Otro apartado en el que chocan las propuestas de Apple y Samsung es en la interfaz y opciones de control que dejan en manos del usuario. Apple sigue en sus trece respecto a ofrecer una interfaz clara y directa para tomar fotos y donde el usuario ni debe ni puede alterar casi ningún apartado. Ni tan siquiera la resolución de las imágenes que va a tomar. En el lado contrario está Samsung. La interfaz básica es bastante similar en sencillez a la de Apple, pero sin renunciar a que podamos modificar ciertos parámetros, entre ellos la resolución de la imagen. Lógicamente y dado que el Galaxy S7 Edge permite tarjetas de memoria, tenemos acceso directo para indicar dónde queremos almacenar las fotos y vídeo que hagamos, excepto en las ráfagas, que para asegurar un buen funcionamiento, Samsung siempre almacena en su memoria interna. A igualdad del apartado técnico, son los detalles los que marcan diferencias: inicio rápido con la pantalla bloqueada o controles manuales y archivo RAW En cuanto a los modos avanzados, Apple no incluye ninguno más allá de las panorámicas. Mientras tanto Samsung incluye varios de ellos pero especialmente uno que marca diferencias: el Pro. En él lo más significativo es que podemos optar por tomar imágenes en jpg y RAW al mismo tiempo, y tener controles manuales de todo tipo: sensibilidad, enfoque, velocidad de obturación, control de la exposición, medición ... Durante el uso, la experiencia en rapidez tanto de disparo como de enfoque van bastante a la par, pero me parece que Samsung consigue enfocar, disparar u recuperar de una manera un poco más ágil que el iPhone de Apple. Aquí también considero una ventaja del lado de Samsung que con solo dos toques rápidos en el botón de inicio podamos iniciar la cámara al instante. Yo que soy mucho de desenfundar rápido el smartphone para tomar fotos, agradezco lo fácil que es sacar el Galaxy S7 Edge del bolsillo (la curva desliza que da gusto) y sin que todavía haya acabado de sacarlo, ejecuto la doble pulsación sobre el botón de inicio sin mirar y al poner el terminal delante de la cara ya está la interfaz de la cámara lista para enfocar y disparar. Con máxima igualdad técnica y de resultados, son estos detalles los que pueden y deben marcar diferencias. Comparativa fotográfica entre Galaxy S7 Edge y iPhone 6s Plus Tras la larga introducción donde os he contado cómo son los números de ambas cámaras y mi experiencia usando ambos smartphones para hacer fotografías, toca mostraros cómo son los resultados de una comparativa fotográfica entre el Samsung Galaxy S7 Edge y el iPhone 6s Plus. Ahí es dónde hay que marcar diferencias. Hemos salido a la calle para poner a prueba a ambos terminales en diferentes situaciones, disparando en ambos casos en modo automático y con la máxima resolución disponible. Enfoque mínimo Ambos terminales presumen de un enfoque muy rápido y llevan toda la razón. Pero, ¿cuánto son capaces de acercarse a un objeto sin que perdamos en enfoque? En la siguiente imagen vemos que el Galaxy S7 Edge nos dejó un enfoque más preciso y detalle en el recorte al 100%, justo en el momento en que el iPhone 6s Plus ya no era capaz de conseguir nitidez. También podemos apreciar que gracias a la apertura f1.7, la profundidad de campo que obtenemos con el Galaxy S7 Edge es bastante menor que en el iPhone, lo que nos ayuda a centrar la atención en lo que queremos destacar del acercamiento, como es el caso. Imagen tomada con el iPhone 6s Plus Imagen tomada con el Samsung Galaxy S7 Edge Nivel detalle escena general La siguiente escena la escogimos para comprobar qué nivel de detalle conseguía conservar cada uno de los smartphones cuando no había aparentes complicaciones en la fotografía. Tanto exposición como balance de blancos o reproducción de color van a la par, pero si miramos el recorte al 100% que hemos hecho de la misma zona en las fotografías, el Galaxy S7 Edge se aprovecha de su procesado más agresivo para definir más la zona. A la derecha, la imagen del iPhone 6s Plus. A la izquierda, la del Galaxy S7 Edge El detalle que conserva cada cámara tras el procesado general no tiene un ganador claro. A veces hemos obtenido mejores resultados con el iPhone y otras con el Galaxy S7 Edge. En todo caso nos decantaríamos por la solución de Samsung, que saca una muy pequeña ventaja en este apartado. En otra escena general, de nuevo el Galaxy S7 Edge nos deja más información por detalle y zonas oscuras, pero se pasa y no es capaz de controlar la sobreexposición general ni especialmente de las zonas claras como las del cielo, que quedan completamente quemadas. En el caso del iPhone, frente a este rival queda en evidencia la pérdida de luz del sensor pero es mejor solución, aunque ninguna de las dos instantáneas nos haya convencido al 100%. iPhone 6s Plus Samsung Galaxy S7 Edge Y os dejamos con una tercera imagen general, con el modo HDR automático activado en ambos terminales y donde además de poder comprobar que con 12 megapíxeles la falta de detalle al ampliar es evidente, también apreciamos el mejor trabajo que realiza el Galaxy S7 Edge en general. iPhone 6s Plus Samsung Galaxy S7 Edge Imagen HDR Buena parte del éxito de una imagen general cuando hay mucho rango dinámico es el modo HDR que tanto iPhone como Galaxy S7 Edge potencian y quieren que usemos de forma automática. En general los resultados son muy aceptables en ese modo. Si forzamos el modo HDR y vemos qué pasa con una panorámica con luces duras por el cielo nublado, comprobamos dos cosas: que ambos terminales pierden bastante detalle por su poca resolución, y la superioridad del HDR del Galaxy S7 Edge, que nos da mucha más información en zonas oscuras que el modelo de Apple. En el recorte apenas podemos diferenciar tonos en las hojas de los árboles en el caso de la toma del iPhone mientras que sí que es posible hacerlo con la imagen del Galaxy S7 Edge. iPhone 6s Plus Samsung Galaxy S7 Edge Primer plano personal A la izquierda, la imagen tomada por el iPhone 6s Plus, mientras que a la derecha queda el Galaxy S7 Edge En este ejemplo podemos comprobar de golpe dos aspectos importantes de ambos terminales. Por un lado tenemos el buen balance de blancos del iPhone, que además presume de poca contaminación entre píxeles y nos deja un color perfecto. Todo lo contrario le ocurre a la imagen tomada por el Galaxy S7 Edge, donde ni los blancos son blancos (fijaos en la pared y sobre todo el armario), ni yo tengo ese tono cálido tirando para anaranjado del que peca en este caso la fotografía de los coreanos. Noche escena general exterior Cuando la luz no es excesivamente escasa, la ventaja del Galaxy S7 Edge es menor y el iPhone pone de manifiesto su gran procesado de la imagen, que se acentúa cuando el S7 Edge colorea de forma artificial la parte de la fachada de los edificios. Bastante igualdad aquí. Galaxy S7 Edge a la izquierda, iPhone a la derecha Ya no ocurre lo mismo en una escena más complicada, con grandes diferencias entre las zonas oscuras y las iluminadas. Solo el Galaxy S7 Edge es capaz de mostrarnos detalles en la palmera sin que el ruido arruine en absoluto la escena. La tónica del Galaxy S7 Edge en escenas nocturnas: mucha más información que los rivales. iPhone 6s Plus Samsung Galaxy S7 Edge Noche interior detalle Para comprobar hasta dónde es capaz de sacar ventaja el Galaxy S7 Edge en escenas interiores con poca luz, en realidad casi ninguna, tenemos la siguiente escena. Aquí comprobamos que, pese a todo, el balance de blancos del iPhone es más ajustado a la realidad y que el Galaxy S7 Edge sí es cierto que recoge más luz y con menos ruido, pero también colorea la escena. iPhone 6s Plus Samsung Galaxy S7 Edge Ahora vemos los detalles de cada uno de los recortes, con el Samsung Galaxy S7 Edge ocupando la parte izquierda y el iPhone 6s Plus, la derecha. Queda bastante de manifiesto la capacidad para sacar detalles de una escena muy complicada y con escasísima luz sin necesidad de introducir ruido ni reducirlo de forma drástica con la pérdida de detalle que ello supone. Lógicamente esta muestra de lo que son capaces de hacer estos dos terminales es reducida, y nos hemos centrado en buscar situaciones que los pusieran en aprietos. Dependerá de cada usuario, de lo que busque en una cámara de smartphone y el tipo de fotografía que realice (más automática que manual, más en exteriores con luz que en interiores), que se decante por uno u otro. Y a vosotros, ¿cuál os ha convencido más? También te recomendamos ¿Me tengo que conformar con el router que ofrece el proveedor de Internet? Los mejores smartphones con cámara en la actualidad frente a frente: comparativa de fotos Los mejores smartphones con cámara de 2015 a prueba: comparativa fotográfica - La noticia Samsung Galaxy S7 Edge vs iPhone 6s Plus: ¿cuál hace mejores fotos? Comparativa fotográfica fue publicada originalmente en Xataka por Javier Penalva .

Leer más »

Windows dominará en la transición del PC de sobremesa hacia el PC convertible, dice IDC

650_1200

Los PCs de sobremesa están de capa caída desde hace tiempo, pero el sector sí se ha visto animado de nuevo por la aparición de los tablets y portátiles convertibles que permiten acceder a las prestaciones de ambos dispositivos de forma cómoda y sencilla. Según IDC este mercado que actualmente está dominado por el sistema operativo Windows lo seguirá estando en el futuro. Es más: el dominio de Windows será aún más aplastante en los próximos años, y ni Android ni iOS podrán competir con un segmento en el que los tablets convertibles de gran formato serán protagonistas. Los tablets puros, a la baja En IDC confirman los datos que se venían produciendo en los últimos meses y años: en 2016 se producirá una caída del 5,9% con respecto a 2015 en tablets, y se venderán 195 millones de unidades, una cifra que aún siendo decente no puede ya compararse a la época dorada que vivieron estos dispositivos. Ese crecimiento negativo se corregirá en 2017, cuando según esta consultora comenzaremos a experimentar un crecimiento positivo de un dígito (inferior al 10%) por el auge de los mencionados tablets convertibles que hoy tienen a los Pixel C de Google, los iPad Pro de Apple y sobre todo los Surface de Microsoft como principales representantes. Uno de cada dos dispositivos de este tipo estarán gobernados por Windows en 2016, pero el dominio de esta plataforma será aún mayor en 2020, cuando según IDC uno de cada tres tablets convertibles estarán basados en el sistema operativo de Microsoft. De hecho los grandes perdedores de ese mercado serán los dispositivos basados en iOS, que pasarán de un 28,5% en 2016 a un 7,3% de cuota. Android logrará mantener prácticamente la misma cuota que tendrá este año y que rozará el 20%. En IDC señalaban además que en este segmento habrá protagonismo de las diagonales por encima de las 9 pulgadas, a pesar de que Microsoft precisamente eliminó el coste de las licencias de Windows para dispositivos por debajo de esos tamaños. Según los responsables del estudio los tablets convertibles más populares serán aquellos con tamaños que van de las 9 a las 13 pulgadas. Como indican en PC World IDC no siempre ha acertado con sus predicciones y estimaciones, así que estaremos atentos a la evolución de estos dispositivos que efectivamente tienen todas las papeletas para equilibrar el PC de sobremesa de toda la vida. Vía | PC WorldEn Xataka Android | ¿Están perdiendo fuelle las tabletas? ¿Por qué? También te recomendamos Los tablets siguen cayendo en ventas, el mercado migra a tablets convertibles según IDC ¿Me tengo que conformar con el router que ofrece el proveedor de Internet? La próxima versión de Android podría prepararnos para un mundo de tablets convertibles - La noticia Windows dominará en la transición del PC de sobremesa hacia el PC convertible, dice IDC fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »