Tecno

Tecnología en Gral

Los datos de los votantes en el referéndum catalán en riesgo: cualquiera puede hackearlos

650_1200

La polémica generada por el reférendum independentista en Cataluña va más allá de la política: los bloqueos que las autoridades españolas realizaron a los sitios web provocaron que los organizadores de ese proceso hicieran uso del protocolo IPFS. Eso ha acabado siendo un grave error. Lo es porque al usar este protocolo para replicar el sitio web original la base de datos de los votantes quedó expuesta. Hemos hablado con Sergio López (@slp1605), un profesional de la tecnología que sin trabajar específicamente en temas de seguridad informática se dio cuenta del peligro: cualquiera con un PC normal puede averiguar el nombre, NIF, año de nacimiento y el resto de datos personales de los votantes. Esa información ya está probablemente en manos de muchos otros usuarios, que podrían usarlos con todo tipo de fines, incluida la suplantación de identidad. La base de datos de los votantes, expuesta Sergio López abría la caja de Pandora hace unas horas en Twitter, explicando el proceso por el que llegó a esa conclusión. Todo empezó con una noticia publicada en Hacker News en la que se hablaba precisamente de cómo los responsables del referéndum habían decidido usar IPFS (InterPlanetary File System). Asimismo, si hay alguna web que emplee estos datos como verificación, debe buscar una alternativa URGENTEMENTE.— Sergio Lopez (@slp1605) 4 de octubre de 2017 Este protocolo "hace la web más rápida, segura y abierta" según sus creadores, y básicamente replica sitios web (contenidos, código, base de datos) entre los usuarios que la visitan y acceden a convertirse en nodos de ese sitio web. Como nos explicaba López, esa solución es interesante para evitar el bloqueo, pero muy pobre a la hora de proteger la seguridad de esos datos, porque la base de datos queda expuesta. Dar acceso a la base de datos ya es un problema serio —al final es cuestión de tiempo y de potencia de computación lograr descifrar esos datos—, pero es que además el propio diseño de la base de datos utilizada hacía que un potencial ataque fuese aún más sencillo. Cada una de las entradas definidas por el NIF, la fecha de nacimiento y el código postal tenía un código correspondiente, un 'hash' generado mediante 1714 iteraciones del algoritmo SHA256 sobre esos datos de cada ciudadano. ¿Por qué ese número y no otro? Pues porque se trata de un número simbólico: Barcelona cayó el 11 de septiembre de 1714 en la guerra de Sucesión Española, y ya existe una curiosa tradición en los partidos de fútbol del Barça en el Camp Nou en los aficionados gritan "independencia" en el minuto 17:14. La aplicación de ese hash no es suficiente: por ese diseño de la base de datos esas entradas no estaban cifradas ni se les aplicaba el tradicional 'salt' que cifran cada una de esas entradas para proteger los datos a los que hacen referencia. La diferencia a la hora de facilitar los ataques, como destacaba López, es enorme: si esas entradas tienen su propio 'salt' solo se pueden atacar de una en una, pero al no tener esos salt, las comparaciones son de todas las entradas a la vez, algo que acorta el proceso de descifrado de forma brutal. Un ataque trivial López explicaba en Twitter cómo el ataque por fuerza bruta que algunos estimaban que era muy difícil se convierte en algo trivial. Dado que los hashes no tienen SALT, revelaba, "se puede comparar cada hash generado con todas las entradas indexadas en memoria" (la base de datos ocupa unos 2,2 GB). Ese proceso era aún más sencillo teniendo en cuenta que hay una parte predecible (fecha de nacimiento y código postal) que "se repite y es semánticamente completa, lo que facilita ataques por lotes y Divide&Conquer". ¿Qué significa esto? Pues que cualquier usuario puede hacer ataques dirigidos. Un ataque exhaustivo necesitaría unos 66 años en un PC convencional para obtener todos los valores, pero es que "para obtener todos los datos para un código postal y año concretos tan solo necesito un máximo de dos días y medio", y ese tiempo se aplica si el cálculo lo realiza una CPU modesta (Phenom II X4 955). Con una tarjeta gráfica igualmente modesta (en su caso, una R7 250) el tiempo se reduce a apenas 90 minutos. El ataque sería aún más eficaz con GPUs más potentes en paralelo o incluso con ASICs, y se convertiría en una tarea casi trivial. Sergio López publicaba además una prueba de concepto incompleta (para no ponerlo demasiado fácil) en la que demostraba lo sencillo que es desmontar la seguridad del sistema utilizado en el referéndum. Con la capacidad de cómputo actual ese potencial ciberataque resultaba muy sencillo: la entropía se reducía al seleccionar por ejemplo "todos los DNIs de los nacidos en 1974 del código 08080", sobre todo porque hablamos de 100.000 números y 23 letras, porque el código postal y el año de nacimiento ya lo sabes. De hecho en ese proceso había más errores: "aunque al hash le faltan los 3 primeros dígitos del DNI", apuntaba López en el hilo de Twitter, "se incluye la letra del NIF, que actúa como carácter de control. Por lo tanto, con los 5 dígitos y la letra NIF, se pueden calcular unos 45 posibles números correspondientes a ese DNI. Si descartamos los números excesivamente bajos o altos, se quedan en 10-15 posiblidades. Menos, si afinamos por localidad y/o nacimiento". El problema, como demostraba Alejandro Rivero en su blog, tiene fácil solución. Los datos probablemente ya están en malas manos La investigación de Sergio López es notable y a la vez preocupante, sobre todo porque como él decía "Si yo, que NO me dedico a la seguridad TI y sólo tengo conocimientos básicos de criptografía, me he dado cuenta, los "malos" lo saben seguro. Por lo tanto, es FUNDAMENTAL que todos los que tengan una copia de la web, PAREN INMEDIATAMENTE su distribución". Puede que ya sea demasiado tarde: los datos han estado accesibles durante días para cualquiera que replicase el sitio web a través de IPFS, y es por tanto probable que esa base de datos ya está en manos de personas que podrían descifrar todos los datos o al menos una gran cantidad de ellos. Los DNIs, fechas de nacimiento y códigos postales se pueden asociar por tanto a nombres y direcciones (aparte de otros datos) de ciudadanos incluidos en ese censo, y quienes dispongan de esos datos pueden usarlos para todo tipo de ataques, incluidos los dedicados a suplantar la identidad para cambiar contraseñas o acceder a todo tipo de servicios de forma no autorizada. En Xataka | Cómo el de Equifax se ha convertido en el mayor robo de datos personales de la historia También te recomendamos Llevo más de 25 años trabajando en la misma empresa, ¿y qué? Entrevistamos a siete empleados senior En EE.UU. que tu ISP venda tu historial de navegación y ubicación a las empresas será lo normal La NSA sueña con un ordenador cuántico que pueda romper todos los códigos - La noticia Los datos de los votantes en el referéndum catalán en riesgo: cualquiera puede hackearlos fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

Los datos de los votantes en el referéndum catalán en riesgo: cualquiera puede hackearlos

650_1200

La polémica generada por el reférendum independentista en Cataluña va más allá de la política: los bloqueos que las autoridades españolas realizaron a los sitios web provocaron que los organizadores de ese proceso hicieran uso del protocolo IPFS. Eso ha acabado siendo un grave error. Lo es porque al usar este protocolo para replicar el sitio web original la base de datos de los votantes quedó expuesta. Hemos hablado con Sergio López (@slp1605), un profesional de la tecnología que sin trabajar específicamente en temas de seguridad informática se dio cuenta del peligro: cualquiera con un PC normal puede averiguar el nombre, NIF, año de nacimiento y el resto de datos personales de los votantes. Esa información ya está probablemente en manos de muchos otros usuarios, que podrían usarlos con todo tipo de fines, incluida la suplantación de identidad. La base de datos de los votantes, expuesta Sergio López abría la caja de Pandora hace unas horas en Twitter, explicando el proceso por el que llegó a esa conclusión. Todo empezó con una noticia publicada en Hacker News en la que se hablaba precisamente de cómo los responsables del referéndum habían decidido usar IPFS (InterPlanetary File System). Asimismo, si hay alguna web que emplee estos datos como verificación, debe buscar una alternativa URGENTEMENTE.— Sergio Lopez (@slp1605) 4 de octubre de 2017 Este protocolo "hace la web más rápida, segura y abierta" según sus creadores, y básicamente replica sitios web (contenidos, código, base de datos) entre los usuarios que la visitan y acceden a convertirse en nodos de ese sitio web. Como nos explicaba López, esa solución es interesante para evitar el bloqueo, pero muy pobre a la hora de proteger la seguridad de esos datos, porque la base de datos queda expuesta. Dar acceso a la base de datos ya es un problema serio —al final es cuestión de tiempo y de potencia de computación lograr descifrar esos datos—, pero es que además el propio diseño de la base de datos utilizada hacía que un potencial ataque fuese aún más sencillo. Cada una de las entradas definidas por el NIF, la fecha de nacimiento y el código postal tenía un código correspondiente, un 'hash' generado mediante 1714 iteraciones del algoritmo SHA256 sobre esos datos de cada ciudadano. ¿Por qué ese número y no otro? Pues porque se trata de un número simbólico: Barcelona cayó el 11 de septiembre de 1714 en la guerra de Sucesión Española, y ya existe una curiosa tradición en los partidos de fútbol del Barça en el Camp Nou en los aficionados gritan "independencia" en el minuto 17:14. La aplicación de ese hash no es suficiente: por ese diseño de la base de datos esas entradas no estaban cifradas ni se les aplicaba el tradicional 'salt' que cifran cada una de esas entradas para proteger los datos a los que hacen referencia. La diferencia a la hora de facilitar los ataques, como destacaba López, es enorme: si esas entradas tienen su propio 'salt' solo se pueden atacar de una en una, pero al no tener esos salt, las comparaciones son de todas las entradas a la vez, algo que acorta el proceso de descifrado de forma brutal. Un ataque trivial López explicaba en Twitter cómo el ataque por fuerza bruta que algunos estimaban que era muy difícil se convierte en algo trivial. Dado que los hashes no tienen SALT, revelaba, "se puede comparar cada hash generado con todas las entradas indexadas en memoria" (la base de datos ocupa unos 2,2 GB). Ese proceso era aún más sencillo teniendo en cuenta que hay una parte predecible (fecha de nacimiento y código postal) que "se repite y es semánticamente completa, lo que facilita ataques por lotes y Divide&Conquer". ¿Qué significa esto? Pues que cualquier usuario puede hacer ataques dirigidos. Un ataque exhaustivo necesitaría unos 66 años en un PC convencional para obtener todos los valores, pero es que "para obtener todos los datos para un código postal y año concretos tan solo necesito un máximo de dos días y medio", y ese tiempo se aplica si el cálculo lo realiza una CPU modesta (Phenom II X4 955). Con una tarjeta gráfica igualmente modesta (en su caso, una R7 250) el tiempo se reduce a apenas 90 minutos. El ataque sería aún más eficaz con GPUs más potentes en paralelo o incluso con ASICs, y se convertiría en una tarea casi trivial. Sergio López publicaba además una prueba de concepto incompleta (para no ponerlo demasiado fácil) en la que demostraba lo sencillo que es desmontar la seguridad del sistema utilizado en el referéndum. Con la capacidad de cómputo actual ese potencial ciberataque resultaba muy sencillo: la entropía se reducía al seleccionar por ejemplo "todos los DNIs de los nacidos en 1974 del código 08080", sobre todo porque hablamos de 100.000 números y 23 letras, porque el código postal y el año de nacimiento ya lo sabes. De hecho en ese proceso había más errores: "aunque al hash le faltan los 3 primeros dígitos del DNI", apuntaba López en el hilo de Twitter, "se incluye la letra del NIF, que actúa como carácter de control. Por lo tanto, con los 5 dígitos y la letra NIF, se pueden calcular unos 45 posibles números correspondientes a ese DNI. Si descartamos los números excesivamente bajos o altos, se quedan en 10-15 posiblidades. Menos, si afinamos por localidad y/o nacimiento". El problema, como demostraba Alejandro Rivero en su blog, tiene fácil solución. Los datos probablemente ya están en malas manos La investigación de Sergio López es notable y a la vez preocupante, sobre todo porque como él decía "Si yo, que NO me dedico a la seguridad TI y sólo tengo conocimientos básicos de criptografía, me he dado cuenta, los "malos" lo saben seguro. Por lo tanto, es FUNDAMENTAL que todos los que tengan una copia de la web, PAREN INMEDIATAMENTE su distribución". Puede que ya sea demasiado tarde: los datos han estado accesibles durante días para cualquiera que replicase el sitio web a través de IPFS, y es por tanto probable que esa base de datos ya está en manos de personas que podrían descifrar todos los datos o al menos una gran cantidad de ellos. Los DNIs, fechas de nacimiento y códigos postales se pueden asociar por tanto a nombres y direcciones (aparte de otros datos) de ciudadanos incluidos en ese censo, y quienes dispongan de esos datos pueden usarlos para todo tipo de ataques, incluidos los dedicados a suplantar la identidad para cambiar contraseñas o acceder a todo tipo de servicios de forma no autorizada. En Xataka | Cómo el de Equifax se ha convertido en el mayor robo de datos personales de la historia También te recomendamos Así es la LLAMA que descifrará la atmósfera del Sol y buscará una nueva Tierra En EE.UU. que tu ISP venda tu historial de navegación y ubicación a las empresas será lo normal La NSA sueña con un ordenador cuántico que pueda romper todos los códigos - La noticia Los datos de los votantes en el referéndum catalán en riesgo: cualquiera puede hackearlos fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

Los datos de los votantes en el referéndum catalán en riesgo: cualquiera puede hackearlos

650_1200

La polémica generada por el reférendum independentista en Cataluña va más allá de la política: los bloqueos que las autoridades españolas realizaron a los sitios web provocaron que los organizadores de ese proceso hicieran uso del protocolo IPFS. Eso ha acabado siendo un grave error. Lo es porque al usar este protocolo para replicar el sitio web original la base de datos de los votantes quedó expuesta. Hemos hablado con Sergio López (@slp1605), un profesional de la tecnología que sin trabajar específicamente en temas de seguridad informática se dio cuenta del peligro: cualquiera con un PC normal puede averiguar el nombre, NIF, año de nacimiento y el resto de datos personales de los votantes. Esa información ya está probablemente en manos de muchos otros usuarios, que podrían usarlos con todo tipo de fines, incluida la suplantación de identidad. La base de datos de los votantes, expuesta Sergio López abría la caja de Pandora hace unas horas en Twitter, explicando el proceso por el que llegó a esa conclusión. Todo empezó con una noticia publicada en Hacker News en la que se hablaba precisamente de cómo los responsables del referéndum habían decidido usar IPFS (InterPlanetary File System). Asimismo, si hay alguna web que emplee estos datos como verificación, debe buscar una alternativa URGENTEMENTE.— Sergio Lopez (@slp1605) 4 de octubre de 2017 Este protocolo "hace la web más rápida, segura y abierta" según sus creadores, y básicamente replica sitios web (contenidos, código, base de datos) entre los usuarios que la visitan y acceden a convertirse en nodos de ese sitio web. Como nos explicaba López, esa solución es interesante para evitar el bloqueo, pero muy pobre a la hora de proteger la seguridad de esos datos, porque la base de datos queda expuesta. Dar acceso a la base de datos ya es un problema serio —al final es cuestión de tiempo y de potencia de computación lograr descifrar esos datos—, pero es que además el propio diseño de la base de datos utilizada hacía que un potencial ataque fuese aún más sencillo. Cada una de las entradas definidas por el NIF, la fecha de nacimiento y el código postal tenía un código correspondiente, un 'hash' generado mediante 1714 iteraciones del algoritmo SHA256 sobre esos datos de cada ciudadano. ¿Por qué ese número y no otro? Pues porque se trata de un número simbólico: Barcelona cayó el 11 de septiembre de 1714 en la guerra de Sucesión Española, y ya existe una curiosa tradición en los partidos de fútbol del Barça en el Camp Nou en los aficionados gritan "independencia" en el minuto 17:14. La aplicación de ese hash no es suficiente: por ese diseño de la base de datos esas entradas no estaban cifradas ni se les aplicaba el tradicional 'salt' que cifran cada una de esas entradas para proteger los datos a los que hacen referencia. La diferencia a la hora de facilitar los ataques, como destacaba López, es enorme: si esas entradas tienen su propio 'salt' solo se pueden atacar de una en una, pero al no tener esos salt, las comparaciones son de todas las entradas a la vez, algo que acorta el proceso de descifrado de forma brutal. Un ataque trivial López explicaba en Twitter cómo el ataque por fuerza bruta que algunos estimaban que era muy difícil se convierte en algo trivial. Dado que los hashes no tienen SALT, revelaba, "se puede comparar cada hash generado con todas las entradas indexadas en memoria" (la base de datos ocupa unos 2,2 GB). Ese proceso era aún más sencillo teniendo en cuenta que hay una parte predecible (fecha de nacimiento y código postal) que "se repite y es semánticamente completa, lo que facilita ataques por lotes y Divide&Conquer". ¿Qué significa esto? Pues que cualquier usuario puede hacer ataques dirigidos. Un ataque exhaustivo necesitaría unos 66 años en un PC convencional para obtener todos los valores, pero es que "para obtener todos los datos para un código postal y año concretos tan solo necesito un máximo de dos días y medio", y ese tiempo se aplica si el cálculo lo realiza una CPU modesta (Phenom II X4 955). Con una tarjeta gráfica igualmente modesta (en su caso, una R7 250) el tiempo se reduce a apenas 90 minutos. El ataque sería aún más eficaz con GPUs más potentes en paralelo o incluso con ASICs, y se convertiría en una tarea casi trivial. Sergio López publicaba además una prueba de concepto incompleta (para no ponerlo demasiado fácil) en la que demostraba lo sencillo que es desmontar la seguridad del sistema utilizado en el referéndum. Con la capacidad de cómputo actual ese potencial ciberataque resultaba muy sencillo: la entropía se reducía al seleccionar por ejemplo "todos los DNIs de los nacidos en 1974 del código 08080", sobre todo porque hablamos de 100.000 números y 23 letras, porque el código postal y el año de nacimiento ya lo sabes. De hecho en ese proceso había más errores: "aunque al hash le faltan los 3 primeros dígitos del DNI", apuntaba López en el hilo de Twitter, "se incluye la letra del NIF, que actúa como carácter de control. Por lo tanto, con los 5 dígitos y la letra NIF, se pueden calcular unos 45 posibles números correspondientes a ese DNI. Si descartamos los números excesivamente bajos o altos, se quedan en 10-15 posiblidades. Menos, si afinamos por localidad y/o nacimiento". El problema, como demostraba Alejandro Rivero en su blog, tiene fácil solución. Los datos probablemente ya están en malas manos La investigación de Sergio López es notable y a la vez preocupante, sobre todo porque como él decía "Si yo, que NO me dedico a la seguridad TI y sólo tengo conocimientos básicos de criptografía, me he dado cuenta, los "malos" lo saben seguro. Por lo tanto, es FUNDAMENTAL que todos los que tengan una copia de la web, PAREN INMEDIATAMENTE su distribución". Puede que ya sea demasiado tarde: los datos han estado accesibles durante días para cualquiera que replicase el sitio web a través de IPFS, y es por tanto probable que esa base de datos ya está en manos de personas que podrían descifrar todos los datos o al menos una gran cantidad de ellos. Los DNIs, fechas de nacimiento y códigos postales se pueden asociar por tanto a nombres y direcciones (aparte de otros datos) de ciudadanos incluidos en ese censo, y quienes dispongan de esos datos pueden usarlos para todo tipo de ataques, incluidos los dedicados a suplantar la identidad para cambiar contraseñas o acceder a todo tipo de servicios de forma no autorizada. En Xataka | Cómo el de Equifax se ha convertido en el mayor robo de datos personales de la historia También te recomendamos Así es la LLAMA que descifrará la atmósfera del Sol y buscará una nueva Tierra En EE.UU. que tu ISP venda tu historial de navegación y ubicación a las empresas será lo normal La NSA sueña con un ordenador cuántico que pueda romper todos los códigos - La noticia Los datos de los votantes en el referéndum catalán en riesgo: cualquiera puede hackearlos fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

Nuevo Pixel 2 XL frente al iPhone X, Note 8, LG V30 y los gama alta de referencia

650_1200

Con la llegada del nuevo Pixel 2 XL, la gama alta de referencia de los principales fabricantes está completa. Solo nos queda conocer al sucesor del Mate 9. Por ahora, ya sea con marcos o sin marcos, los mejores teléfonos y los más completos de los principales fabricantes inician la pugan para ser designado el mejor del año. Y nosotros vamos a compararlos. Comparativa del Pixel 2 XL vs Note 8 vs Mi Mix 2 vs LG V30 vs Huawei P10 Plus vs Xperia XZ Premim Aunque no todos los gama alta más exclusivos de cada marca relevante del mercado se sitúan de lado de los terminales que eliminan completamente los marcos, este tipo de dispositivos son mayoría. El nuevo Pixel 2 XL cumple con las previsiones y se suma así a los teléfonos que asocian irremisiblemente diseño y pantalla. Pixel 2 XL Sony Xperia XZ Premium Huawei P10 Plus iPhone X Note 8 Xiaomi Mi Mix 2 LG V30 Pantalla 6" 5,5" 5,5" 5,8" 6,3" 5,9" 6" Tecnología pAMOLED IPS Triluminos (HDR) LTPS AMOLED (HDR) SuperAMOLED (HDR) IPS AMOLED (HDR) Resolución 1440 x 2880 píxeles 4K 2560x1440 píxeles 1125 x 2436 píxeles 1440 x 2960 píxeles 1080 x 2040 píxeles 1440 x 2880 píxeles Altura 157,9 mm 156 mm 153,5 mm 143,6 mm 162,5 mm 151,8 mm 151 mm Anchura 76,7 mm 77 mm 74,2 mm 70,9 mm 74,8 mm 75,5 mm 75,2 mm Grosor 7,9 mm 7,9 mm 7,2 mm 7,7 mm 8,6 mm 7,7 mm 7,4 mm Peso 175 gr 195 gr 165 gr 174 gr 195 gr 185 gr 157 mm Entre los gama alta de referencia que estamos comparando, las 5,5 pulgadas quedan casi en el olvido y hay que optar por diagonales que mayoritariamente están alrededor de las 6 pulgadas, cifra que parece que se va imponiendo. Nada de lo que preocuparse en ninguno de esos terminales gracias a la eliminación de los marcos. Precisamente el modelo de Huawei y el de Sony, los únicos que "conservan" marcos, son los que no quieren optar por ofrecer más diagonal a costa de dispararse en dimensiones. Otro aspecto en común con los gama alta premium que eliminan marcos está en el uso del cristal en la parte trasera, consiguiendo tonos interesantes y un tacto muy cuidado, aunque a costa de una mayor sensación de fragilidad. El modelo de Huawei, veremos qué hacen con el Mate 10, es el único que conserva un cuerpo de metal de una sola pieza junto con el Pixel de Google. ¿Y qué pasa con los lectores de huellas en estos terminales casi sin marcos? Solo dos son los que escapan de lo habitual (colocarlo en la parte trasera): Sony con su sensor en el botón de inicio en la parte lateral y el iPhone X que se pasa exclusivamente al reconocimiento facial. La potencia no será problema con estos terminales Ya reflexionamos en nuestro debate sobre los smartphones de más de 1000 euros, que no es el caso en la mayoría de referencias de esta comparativa, sobre lo poco relevante que son las "tripas" del smartphone en una gama alta del máximo nivel. Desde la gama media podemos estar hablando de una experiencia de usuario válida para la mayoría de usuarios. Es cierto que con estos terminales tanto en procesadores como en RAM o memoria interna, obtenemos lo máximo disponible en el momento del lanzamiento de cada modelo. Las diferencias hay que buscarlas en las opciones de memoria interna (si es que las hay), la cantidad de RAM o la posibilidad de ampliar la capacidad con tarjetas microSD. A destacar lo que el Huawei P10 Plus (6 Gb de RAM y 128 GB de memoria interna) ofrece de serie. Pixel 2 XL Sony Xperia XZ Premium Huawei P10 Plus iPhone X Note 8 Xiaomi Mi Mix 2 LG V30 Procesador Snapdragon 835 Snapdragon 835 Kirin 960 Apple A11 Bionic Exynos 8895/Snapdragon 835 Snapdragon 835 Snapdragon 835 RAM 4 GB 4 GB 6 GB 3 GB 6/8 GB 6 GB 4 GB Memoria interna 64 / 128 GB 64 GB 128 GB 64 /256 GB 64 GB 64, 128 y 256 GB 64 GB MicroSD No Sí Sí No Sí No Sí Batería 3520 mAh 3230 mAh 3750 mAh -- 3300 mAh 3400 mAh 3300 mAh Más diferencias se pueden apreciar en las baterías. Aquí las cifras bailan bastante de un modelo a otro, y salvo casos muy específicos, nos movemos en autonomía similar según nuestras pruebas. El Pixel 2 XL se resiste a la doble cámara Por las imágenes filtradas ya nos temíamos que el nuevo Pixel 2 de Google no se iba a atrever con la doble cámara. Será casi el único gama alta de referencia que se mantenga con una sola cámara. A su favor tendrá el software, que contará con modo de retrato y aplicaciones de realidad virtual, y la calidad de la misma, que ya el año pasado demostró ser una de las de referencia tanto por detalle con luz como por buen comportamiento en escenas nocturnas. También en la cámara secundaria tendrá el Pixel 2 XL mucho de lo que presumir, justo como el Xperia de Sony, que es de los que más cuida esta segunda cámara. Pixel 2 XL Sony Xperia XZ Premium Huawei P10 Plus iPhone X Note 8 Xiaomi Mi Mix 2 LG V30 Cámara principal 12 MP (f1.8) 19 MP (f2.0) 12 MP + 20 MP (f1.8) 12 MP (f1.8) + 12 MP (f2.4) 12 MP (f1.7) + 12 MP (f2.4) 12 MP (f2.0) 16 MP (f1.6) + 13 MP (f1.9) Cámara secundaria 8 MP 13 MP 8 MP 7 MP 8 MP 8 MP 5 MP En el precio y los servicios puede estar la clave Con casi todos los datos y el diseño ya filtrados, últimamente, de los nuevos lanzamientos lo que más interesa conocer el día de su presentación suele ser el precio del equipo. Las diferencias aquí son importantes. El nuevo Pixel 2 XL ha sorpendido por su precio, cercano a los 1000 euros, aunque por el lado positivo, saldrá en más mercados que la primera generación, entre ellos España. No debemos tampoco olvidar lo que ser un Pixel supone dentro del mercado: el primer móvil en estrenar Android 8 Oreo y además, acompañado de Google Assistant. Pixel 2 XL Sony Xperia XZ Premium Huawei P10 Plus iPhone X Note 8 Xiaomi Mi Mix 2 LG V30 Precio 959 euros 669 euros 649 euros 1159 euros (64 GB) 1329 euros (256 GB) 1009 euros (64 GB) 421 euros (64 GB) 459 euros (128 GB) 509 euros (256 GB) -- Ahora os toca a vosotros, ¿cómo encaja este Pixel 2 XL dentro de la gama más exclusiva del año? También te recomendamos Google Pixel 2 y Pixel 2 XL, toma de contacto: más experiencia Google que nunca y modo retrato para todos Llevo más de 25 años trabajando en la misma empresa, ¿y qué? Entrevistamos a siete empleados senior Necesitamos a una Google poderosa en hardware - La noticia Nuevo Pixel 2 XL frente al iPhone X, Note 8, LG V30 y los gama alta de referencia fue publicada originalmente en Xataka por Javier Penalva .

Leer más »

Nuevo Pixel 2 XL frente al iPhone X, Note 8, LG V30 y los gama alta de referencia

650_1200

Con la llegada del nuevo Pixel 2 XL, la gama alta de referencia de los principales fabricantes está completa. Solo nos queda conocer al sucesor del Mate 9. Por ahora, ya sea con marcos o sin marcos, los mejores teléfonos y los más completos de los principales fabricantes inician la pugan para ser designado el mejor del año. Y nosotros vamos a compararlos. Comparativa del Pixel 2 XL vs Note 8 vs Mi Mix 2 vs LG V30 vs Huawei P10 Plus vs Xperia XZ Premim Aunque no todos los gama alta más exclusivos de cada marca relevante del mercado se sitúan de lado de los terminales que eliminan completamente los marcos, este tipo de dispositivos son mayoría. El nuevo Pixel 2 XL cumple con las previsiones y se suma así a los teléfonos que asocian irremisiblemente diseño y pantalla. Pixel 2 XL Sony Xperia XZ Premium Huawei P10 Plus iPhone X Note 8 Xiaomi Mi Mix 2 LG V30 Pantalla 6" 5,5" 5,5" 5,8" 6,3" 5,9" 6" Tecnología pAMOLED IPS Triluminos (HDR) LTPS AMOLED (HDR) SuperAMOLED (HDR) IPS AMOLED (HDR) Resolución 1440 x 2880 píxeles 4K 2560x1440 píxeles 1125 x 2436 píxeles 1440 x 2960 píxeles 1080 x 2040 píxeles 1440 x 2880 píxeles Altura 157,9 mm 156 mm 153,5 mm 143,6 mm 162,5 mm 151,8 mm 151 mm Anchura 76,7 mm 77 mm 74,2 mm 70,9 mm 74,8 mm 75,5 mm 75,2 mm Grosor 7,9 mm 7,9 mm 7,2 mm 7,7 mm 8,6 mm 7,7 mm 7,4 mm Peso 175 gr 195 gr 165 gr 174 gr 195 gr 185 gr 157 mm Entre los gama alta de referencia que estamos comparando, las 5,5 pulgadas quedan casi en el olvido y hay que optar por diagonales que mayoritariamente están alrededor de las 6 pulgadas, cifra que parece que se va imponiendo. Nada de lo que preocuparse en ninguno de esos terminales gracias a la eliminación de los marcos. Precisamente el modelo de Huawei y el de Sony, los únicos que "conservan" marcos, son los que no quieren optar por ofrecer más diagonal a costa de dispararse en dimensiones. Otro aspecto en común con los gama alta premium que eliminan marcos está en el uso del cristal en la parte trasera, consiguiendo tonos interesantes y un tacto muy cuidado, aunque a costa de una mayor sensación de fragilidad. El modelo de Huawei, veremos qué hacen con el Mate 10, es el único que conserva un cuerpo de metal de una sola pieza junto con el Pixel de Google. ¿Y qué pasa con los lectores de huellas en estos terminales casi sin marcos? Solo dos son los que escapan de lo habitual (colocarlo en la parte trasera): Sony con su sensor en el botón de inicio en la parte lateral y el iPhone X que se pasa exclusivamente al reconocimiento facial. La potencia no será problema con estos terminales Ya reflexionamos en nuestro debate sobre los smartphones de más de 1000 euros, que no es el caso en la mayoría de referencias de esta comparativa, sobre lo poco relevante que son las "tripas" del smartphone en una gama alta del máximo nivel. Desde la gama media podemos estar hablando de una experiencia de usuario válida para la mayoría de usuarios. Es cierto que con estos terminales tanto en procesadores como en RAM o memoria interna, obtenemos lo máximo disponible en el momento del lanzamiento de cada modelo. Las diferencias hay que buscarlas en las opciones de memoria interna (si es que las hay), la cantidad de RAM o la posibilidad de ampliar la capacidad con tarjetas microSD. A destacar lo que el Huawei P10 Plus (6 Gb de RAM y 128 GB de memoria interna) ofrece de serie. Pixel 2 XL Sony Xperia XZ Premium Huawei P10 Plus iPhone X Note 8 Xiaomi Mi Mix 2 LG V30 Procesador Snapdragon 835 Snapdragon 835 Kirin 960 Apple A11 Bionic Exynos 8895/Snapdragon 835 Snapdragon 835 Snapdragon 835 RAM 4 GB 4 GB 6 GB 3 GB 6/8 GB 6 GB 4 GB Memoria interna 64 / 128 GB 64 GB 128 GB 64 /256 GB 64 GB 64, 128 y 256 GB 64 GB MicroSD No Sí Sí No Sí No Sí Batería 3520 mAh 3230 mAh 3750 mAh -- 3300 mAh 3400 mAh 3300 mAh Más diferencias se pueden apreciar en las baterías. Aquí las cifras bailan bastante de un modelo a otro, y salvo casos muy específicos, nos movemos en autonomía similar según nuestras pruebas. El Pixel 2 XL se resiste a la doble cámara Por las imágenes filtradas ya nos temíamos que el nuevo Pixel 2 de Google no se iba a atrever con la doble cámara. Será casi el único gama alta de referencia que se mantenga con una sola cámara. A su favor tendrá el software, que contará con modo de retrato y aplicaciones de realidad virtual, y la calidad de la misma, que ya el año pasado demostró ser una de las de referencia tanto por detalle con luz como por buen comportamiento en escenas nocturnas. También en la cámara secundaria tendrá el Pixel 2 XL mucho de lo que presumir, justo como el Xperia de Sony, que es de los que más cuida esta segunda cámara. Pixel 2 XL Sony Xperia XZ Premium Huawei P10 Plus iPhone X Note 8 Xiaomi Mi Mix 2 LG V30 Cámara principal 12 MP (f1.8) 19 MP (f2.0) 12 MP + 20 MP (f1.8) 12 MP (f1.8) + 12 MP (f2.4) 12 MP (f1.7) + 12 MP (f2.4) 12 MP (f2.0) 16 MP (f1.6) + 13 MP (f1.9) Cámara secundaria 8 MP 13 MP 8 MP 7 MP 8 MP 8 MP 5 MP En el precio y los servicios puede estar la clave Con casi todos los datos y el diseño ya filtrados, últimamente, de los nuevos lanzamientos lo que más interesa conocer el día de su presentación suele ser el precio del equipo. Las diferencias aquí son importantes. El nuevo Pixel 2 XL ha sorpendido por su precio, cercano a los 1000 euros, aunque por el lado positivo, saldrá en más mercados que la primera generación, entre ellos España. No debemos tampoco olvidar lo que ser un Pixel supone dentro del mercado: el primer móvil en estrenar Android 8 Oreo y además, acompañado de Google Assistant. Pixel 2 XL Sony Xperia XZ Premium Huawei P10 Plus iPhone X Note 8 Xiaomi Mi Mix 2 LG V30 Precio 959 euros 669 euros 649 euros 1159 euros (64 GB) 1329 euros (256 GB) 1009 euros (64 GB) 421 euros (64 GB) 459 euros (128 GB) 509 euros (256 GB) -- Ahora os toca a vosotros, ¿cómo encaja este Pixel 2 XL dentro de la gama más exclusiva del año? También te recomendamos Google Pixel 2 y Pixel 2 XL, toma de contacto: más experiencia Google que nunca y modo retrato para todos Necesitamos a una Google poderosa en hardware Así es la LLAMA que descifrará la atmósfera del Sol y buscará una nueva Tierra - La noticia Nuevo Pixel 2 XL frente al iPhone X, Note 8, LG V30 y los gama alta de referencia fue publicada originalmente en Xataka por Javier Penalva .

Leer más »

Nuevo Pixel 2 XL frente al iPhone X, Note 8, LG V30 y los gama alta de referencia

650_1200

Con la llegada del nuevo Pixel 2 XL, la gama alta de referencia de los principales fabricantes está completa. Solo nos queda conocer al sucesor del Mate 9. Por ahora, ya sea con marcos o sin marcos, los mejores teléfonos y los más completos de los principales fabricantes inician la pugan para ser designado el mejor del año. Y nosotros vamos a compararlos. Comparativa del Pixel 2 XL vs Note 8 vs Mi Mix 2 vs LG V30 vs Huawei P10 Plus vs Xperia XZ Premim Aunque no todos los gama alta más exclusivos de cada marca relevante del mercado se sitúan de lado de los terminales que eliminan completamente los marcos, este tipo de dispositivos son mayoría. El nuevo Pixel 2 XL cumple con las previsiones y se suma así a los teléfonos que asocian irremisiblemente diseño y pantalla. Pixel 2 XL Sony Xperia XZ Premium Huawei P10 Plus iPhone X Note 8 Xiaomi Mi Mix 2 LG V30 Pantalla 6" 5,5" 5,5" 5,8" 6,3" 5,9" 6" Tecnología pAMOLED IPS Triluminos (HDR) LTPS AMOLED (HDR) SuperAMOLED (HDR) IPS AMOLED (HDR) Resolución 1440 x 2880 píxeles 4K 2560x1440 píxeles 1125 x 2436 píxeles 1440 x 2960 píxeles 1080 x 2040 píxeles 1440 x 2880 píxeles Altura 157,9 mm 156 mm 153,5 mm 143,6 mm 162,5 mm 151,8 mm 151 mm Anchura 76,7 mm 77 mm 74,2 mm 70,9 mm 74,8 mm 75,5 mm 75,2 mm Grosor 7,9 mm 7,9 mm 7,2 mm 7,7 mm 8,6 mm 7,7 mm 7,4 mm Peso 175 gr 195 gr 165 gr 174 gr 195 gr 185 gr 157 mm Entre los gama alta de referencia que estamos comparando, las 5,5 pulgadas quedan casi en el olvido y hay que optar por diagonales que mayoritariamente están alrededor de las 6 pulgadas, cifra que parece que se va imponiendo. Nada de lo que preocuparse en ninguno de esos terminales gracias a la eliminación de los marcos. Precisamente el modelo de Huawei y el de Sony, los únicos que "conservan" marcos, son los que no quieren optar por ofrecer más diagonal a costa de dispararse en dimensiones. Otro aspecto en común con los gama alta premium que eliminan marcos está en el uso del cristal en la parte trasera, consiguiendo tonos interesantes y un tacto muy cuidado, aunque a costa de una mayor sensación de fragilidad. El modelo de Huawei, veremos qué hacen con el Mate 10, es el único que conserva un cuerpo de metal de una sola pieza junto con el Pixel de Google. ¿Y qué pasa con los lectores de huellas en estos terminales casi sin marcos? Solo dos son los que escapan de lo habitual (colocarlo en la parte trasera): Sony con su sensor en el botón de inicio en la parte lateral y el iPhone X que se pasa exclusivamente al reconocimiento facial. La potencia no será problema con estos terminales Ya reflexionamos en nuestro debate sobre los smartphones de más de 1000 euros, que no es el caso en la mayoría de referencias de esta comparativa, sobre lo poco relevante que son las "tripas" del smartphone en una gama alta del máximo nivel. Desde la gama media podemos estar hablando de una experiencia de usuario válida para la mayoría de usuarios. Es cierto que con estos terminales tanto en procesadores como en RAM o memoria interna, obtenemos lo máximo disponible en el momento del lanzamiento de cada modelo. Las diferencias hay que buscarlas en las opciones de memoria interna (si es que las hay), la cantidad de RAM o la posibilidad de ampliar la capacidad con tarjetas microSD. A destacar lo que el Huawei P10 Plus (6 Gb de RAM y 128 GB de memoria interna) ofrece de serie. Pixel 2 XL Sony Xperia XZ Premium Huawei P10 Plus iPhone X Note 8 Xiaomi Mi Mix 2 LG V30 Procesador Snapdragon 835 Snapdragon 835 Kirin 960 Apple A11 Bionic Exynos 8895/Snapdragon 835 Snapdragon 835 Snapdragon 835 RAM 4 GB 4 GB 6 GB 3 GB 6/8 GB 6 GB 4 GB Memoria interna 64 / 128 GB 64 GB 128 GB 64 /256 GB 64 GB 64, 128 y 256 GB 64 GB MicroSD No Sí Sí No Sí No Sí Batería 3520 mAh 3230 mAh 3750 mAh -- 3300 mAh 3400 mAh 3300 mAh Más diferencias se pueden apreciar en las baterías. Aquí las cifras bailan bastante de un modelo a otro, y salvo casos muy específicos, nos movemos en autonomía similar según nuestras pruebas. El Pixel 2 XL se resiste a la doble cámara Por las imágenes filtradas ya nos temíamos que el nuevo Pixel 2 de Google no se iba a atrever con la doble cámara. Será casi el único gama alta de referencia que se mantenga con una sola cámara. A su favor tendrá el software, que contará con modo de retrato y aplicaciones de realidad virtual, y la calidad de la misma, que ya el año pasado demostró ser una de las de referencia tanto por detalle con luz como por buen comportamiento en escenas nocturnas. También en la cámara secundaria tendrá el Pixel 2 XL mucho de lo que presumir, justo como el Xperia de Sony, que es de los que más cuida esta segunda cámara. Pixel 2 XL Sony Xperia XZ Premium Huawei P10 Plus iPhone X Note 8 Xiaomi Mi Mix 2 LG V30 Cámara principal 12 MP (f1.8) 19 MP (f2.0) 12 MP + 20 MP (f1.8) 12 MP (f1.8) + 12 MP (f2.4) 12 MP (f1.7) + 12 MP (f2.4) 12 MP (f2.0) 16 MP (f1.6) + 13 MP (f1.9) Cámara secundaria 8 MP 13 MP 8 MP 7 MP 8 MP 8 MP 5 MP En el precio y los servicios puede estar la clave Con casi todos los datos y el diseño ya filtrados, últimamente, de los nuevos lanzamientos lo que más interesa conocer el día de su presentación suele ser el precio del equipo. Las diferencias aquí son importantes. El nuevo Pixel 2 XL ha sorpendido por su precio, cercano a los 1000 euros, aunque por el lado positivo, saldrá en más mercados que la primera generación, entre ellos España. No debemos tampoco olvidar lo que ser un Pixel supone dentro del mercado: el primer móvil en estrenar Android 8 Oreo y además, acompañado de Google Assistant. Pixel 2 XL Sony Xperia XZ Premium Huawei P10 Plus iPhone X Note 8 Xiaomi Mi Mix 2 LG V30 Precio 959 euros 669 euros 649 euros 1159 euros (64 GB) 1329 euros (256 GB) 1009 euros (64 GB) 421 euros (64 GB) 459 euros (128 GB) 509 euros (256 GB) -- Ahora os toca a vosotros, ¿cómo encaja este Pixel 2 XL dentro de la gama más exclusiva del año? También te recomendamos Google Pixel 2 y Pixel 2 XL, toma de contacto: más experiencia Google que nunca y modo retrato para todos Necesitamos a una Google poderosa en hardware Así es la LLAMA que descifrará la atmósfera del Sol y buscará una nueva Tierra - La noticia Nuevo Pixel 2 XL frente al iPhone X, Note 8, LG V30 y los gama alta de referencia fue publicada originalmente en Xataka por Javier Penalva .

Leer más »

Google Pixel 2 y Pixel 2 XL, toma de contacto: más experiencia Google que nunca y modo retrato para todos

1024_2000

¿Puede Google diferenciarse cuando empresas como Nokia ofrecen hasta cuatro móviles garantizando la experiencia Pure Android? Quizás esta duda ofendiese en Mountain View, porque este año tenemos unos nuevos Google Pixel que parecen querer escapar de las tendencias del mercado poniendo en primerísimo lugar esta característica, y ya que hemos tenido la suerte de poderlos trastear bien os contamos nuestras primeras impresiones de los Google Pixel 2 y Pixel 2 XL. Una vez más las filtraciones hasta horas antes del evento de presentación nos habían hecho de spoiler a gran escala y conocíamos (sin ser conscientes) gran parte de los Google Pixel 2 y Pixel 2 XL. Pero por suerte lo que no se nos puede "espoilear" es la experiencia de uso, y tras una presentación aún con alguna sorpresa pudimos probar ambos terminales para al menos tener un aperitivo de lo que es esta actualizada experiencia Google a nivel de software y hardware. Ficha técnica de los Google Pixel 2 y Pixel 2 XL Pixel 2 Pixel 2 XL CPU Qualcomm MSM8998 Snapdragon 835 Qualcomm MSM8998 Snapdragon 835 RAM 4 GB 4 GB Almacenamiento 64 / 128 GB 64 / 128 GB Dimensiones 145,7 x 69,7 x 7,8 mm 157,9 x 76,7 x 7,9 mm Peso 143 g 175 gr Pantalla pOLED de 5 pulgadasResolución FullHD (1.080 x 1.920 píxeles) (~441 ppi)Gorilla Glass 5 pOLED de 6 pulgadasResolución QHD (1.440 x 2.880 píxeles) (~538 ppi)Gorilla Glass 5 y Wide Color Gamut Versión de Android Android 8 con Google UI Android 8 con Google UI Cámara trasera 12,2 megapíxeles f/1.8 y 1,4μm píxeles, OIS, EIS, PDAF, LDAF 12,2 megapíxeles f/1.8 y 1,4μm píxeles, OIS, EIS, PDAF, LDAF Cámara frontal 8 megapíxeles, 1.4μm píxeles, f/2.4, fixed focus 8 megapíxeles, 1.4μm píxeles, f/2.4, fixed focus Batería 2.700 mAh 3.520 mAh Conectividad 4G LTE, Wi-Fi a/b/g/n/ac, NFC y Bluetooth 5.0 4G LTE, Wi-Fi a/b/g/n/ac, NFC y Bluetooth 5.0 Otros Lector de huellas, protección IP67, E-SIM, altavoces estéreo, Active Edge, USB-c Lector de huellas, protección IP67, E-SIM, altavoces estéreo, Active Edge, USB-c Colores Kinda Blue, Just Black, Clearly White (azul, negro y blanco) Black & White, Just Black (negro o blanco y negro) Queremos que el tamaño importe, pero no de esta manera Sin siquiera tirar de números podemos deducir que la tendencia en los últimos años a la hora de escoger diagonal de pantalla ha sido tirar por encima de las cinco pulgadas, al menos en lo que respecta a media y alta gama. Los buques insignia de la mayoría de fabricantes hace tiempo que ignoran todo lo que está por debajo de 5,2 pulgadas y parece que sólo Apple, Sony y Google atiendan a ese aparente reducido público que aspira a tener un tope de gama que no suba de las 5 pulgadas. En ocasiones esto, el optar por el pequeño, obliga a sacrificar algo; el iPhone pequeño y su menor dosis de cámaras y RAM, las especificaciones algo por debajo en el caso del Sony Xperia XZ1 Compact con respecto a su hermano mayor. ¿Ocurre esto en los nuevos Pixel 2? No, lo vemos en la tabla de especificaciones, pero sí hay algo que nos hace elevar la mirada hasta sólo mostrar esclerótica: ¿por qué ese frontal para el Pixel 2, Google? Google no discrimina por tamaño en cuanto a características Aquí jugamos "a ciegas" en lo referente a empirismo, pero es obvio que el Pixel 2 XL aprovecha mucho mejor el frontal con unos marcos que recuerdan mucho, mucho a un LG G6 o LG V30 (quizás, quizás, esto no sea casualidad), con un ratio pantalla/frontal que probablemente se acerque al 78%. Ambos cuentan con altavoces frontales, apuesta que suele robar bastante superficie a la pantalla, pero sólo el Pixel 2 tiene unos marcos llamativos, más propio de diseños conservadores como los de los Xperia o los iPhone (no X). Los marcos son mucho mayores en el Google Pixel 2, sobre todo el superior y el inferior, recordando a los frontales de los iPhone (no X), los Xperia o algunos Motorola (con altavoces frontales que destacan). Salvo esto, el diseño de ambos terminales está cuidado, sin pretensiones en cuanto a curvas llamativas o predominio de un material u otro. Los Pixel 2 repiten combinación de aluminio y cristal (Gorilla Glass 5), reduciendo algo más la proporción de éste último en comparación a los Pixel de primera generación. Las líneas de diseño se mantienen, variando las proporciones y las dimensiones ligeramente y quedando terminales algo menos redondeados y más compactos. Son cómodos (algo más ergonómico el Pixel 2 por dimensiones), ligeros (también más el Pixel 2) y el aluminio tiene un acabado que nos hace confundirlo con plástico, pero para bien. Al agarrar cualquiera de los terminales sentimos robustez, fiabilidad, tranquilidad. Nada de estar padeciendo por si se nos cae, en parte porque han logrado un acabado antideslizante. Las diferencias en el diseño quedan en los colores (tres para el Pixel 2 y dos para el Pixel 2 XL, el cual combina únicamente negro y blanco) y en un delgado bisel que presenta el Pixel 2 en el límite entre el borde lateral y el frontal. Esto le da un acabado menos atractivo que el de su hermano mayor, aunque en éste destaca (para bien o para mal, según gustos) ese botón de encendido naranja chillón a lo CAT S60. El Pixel XL es más grande integrando un panel de 6 pulgadas, pero no resulta enorme ni incómodo al agarre, tampoco pesado. En la imagen se ve ese llamativo botón de inicio. De "M" a "XL": una experiencia muy, muy cercana Dejando a un lado el diseño, la experiencia con uno y otro es pareja. Son mellizos externamente por diseño y pantalla, dado que la resolución y el tamaño de los paneles es diferente, y prácticamente gemelos a nivel interno al compartir procesador y RAM (aunque la batería es distinta, siendo mayor en el XL). Son mellizos externamente por diseño y pantalla, dado que la resolución de los paneles es diferente, y prácticamente gemelos a nivel interno al compartir procesador y RAM Esto se traduce en que no hemos visto diferencias perceptibles en lo que respecta a experiencia de uso. La fluidez impera en ambos terminales, con transiciones rápidas y despliegue correcto de multitarea o apertura de la app de cámara (desde pantalla bloqueada o activa). Ni un mínimo atisbo de lag, aunque nos falta realizar pruebas con más tiempo y disponibilidad (benchmarks, multimedia durante más tiempo, videojuegos, etc.). Los menús, la multitarea y la apertura y ejecución de apps se suceden con rapidez y fluidez en ambos terminales (en la foto el Pixel 2). Pero a falta de tener una experiencia con más tiempo y profundidad, lo que nos han transmitido estos terminales es un buen rendimiento de manera continua sin notar calentamiento o parones. El desempeño de Google Assistant también transcurre sin problemas, tanto en el diálogo que ya pudimos probar aquí como en su función de identificación de objetos o textos y su procesamiento. En cuanto a las pantallas notaremos más la diferencia según nuestra agudeza visual y exigencia. Mismas impresiones en cuanto a ajuste de brillo automático, brillo máximo, colores, contraste y ángulos de visión, todo aprobado con buena nota (a falta de saber algunos datos en este sentido y hacer la prueba de fuego bajo el sol). De hecho aquí cabe comentar que encontramos por parte de sistema algunas opciones más de personalización en cuanto a los parámetros de la pantalla como la viveza de los colores, aunque de momento en esto último no hemos notado gran diferencia al activar o desactivar la opción como sí se nota en TouchWiz o la capa de Sony. ¿Teléfonos inteligentes más inteligentes? En la presentación han hecho énfasis continuo al machine learning o aprendizaje artificial y a la inteligencia artificial. De hecho, sobre el papel casi cada uno de los productos presentados tenía alguna aplicación en la que estos componentes participaban para mejorar la experiencia, como esa aparente interacción natural con Google Home Mini o Google Lens. Esto último es lo que hemos podido experimentar en las demostraciones de los Pixel 2, y la verdad es que parece prometedor y sobre todo práctico, útil. Tras tanto tiempo con la AI como algo ya mainstream, lo que esperamos los usuarios es que esto nos pueda acomodar aún más nuestras tareas del día a día (al fin y al cabo ése es uno de los principales cometidos de la tecnología), y es algo que empezamos a ver con la integración de Lens. Al apuntar a una tarjeta de visita identificaba el correo y algunos otros campos. ¿Cómo funciona esto en los Pixel 2? Enfocando el objeto que nos interesa desde la cámara o tirando de fotografías, de modo que el teléfono reconoce las características del objeto o la imagen y nos dan la información que obtienen y nos puede ser útil. Por ejemplo, un Pixel 2 es capaz de identificar elementos (como la Torre de Londres a partir de una foto) o nos indica un correo electrónico a partir de una tarjeta de visita. La experiencia con Google Assistant es bastante enriquecedora una vez se es consciente de la capacidades del asistente En cuanto a Google Assistant, la experiencia es bastante enriquecedora una vez se es consciente de la capacidades del asistente (si estamos en Estados Unidos o alguno de los países en los que funciona). Podemos requerirlo por voz, pulsando y manteniendo el botón de inicio virtual u, ojo, estrujando los laterales del terminal, a lo HTC U11. En todo caso la respuesta dependerá de la base de datos y de lo que preguntemos. Nos ha atendido al preguntarle qué canción sonaba o al pedirle que hiciese un selfie, pero quizás lo de estrujar para llamarle no sea tan buena idea porque lo hemos hecho en bastantes ocasiones de manera accidental al agarrar el teléfono (sin intención de presionar). Cuando ir con un par es ir con una sola Las filtraciones también se han confirmado en lo referente a número de cámaras traseras y los Pixel 2 y 2 XL llevan "sólo" una lente en su parte trasera, como los Galaxy S8 (si bien lo de éstos pudo ser una cesión del boom a un Note 8 que tenía mucho más que demostrar). Ni combinación de monocromo y color, ni gran angular ni modo retrat... Oh, wait. En Mountain View de momento no ven necesaria la inclusión de la doble lente, pero las cámaras han experimentado mejoras tanto a nivel de software como de hardware En Mountain View de momento no ven necesaria la inclusión de la doble lente, pero las cámaras han experimentado mejoras tanto a nivel de software como de hardware, y una de éstas es la incorporación del modo retrato (nada de "modo de efecto de enfoque") en toda las cámaras y en todos los teléfonos, tirando de algoritmos y software en vez de la combinación de dos lentes distintas. Con una estabilización óptica de imagen que también parece ser condición sine qua non para un buque insignia (al menos debería serlo, sólo por el precio que alcanzan). Hablemos pues primero del modo retrato (que se llama así, por cierto, portrait mode). La opción está disponible dentro del menú de opciones de la app de cámara tanto para la frontal como para la trasera, acompañando otras a las que Google nos tenía acostumbrados como Photo Sphere o las panorámicas. App que de hecho es menos escueta que la versión anterior. Modo retrato en el Pixel 2 XL. Lo que obtenemos al fotografiar con dicha opción son dos disparos: el que tendríamos de no activar nada y el del modo retrato. Con tan poco tiempo y un escenario más bien difícil para tener una opinión determinante del resultado, éste es bastante variable según el contraste entre el modelo (que puede ser persona u objeto indistintamente) y el escenario. Modo retrato con la cámara frontal del Pixel 2. En la parte interior de la fotografía vemos dos miniaturas correspondientes a la foto con el efecto de desenfoque (la seleccionada) y la foto sin aplicar el procesado. En interiores con iluminación baja e irregular hemos obtenido un resultado desde aceptable hasta muy bueno, sobre todo si el pelo no suponía mucho problema. Ayuda que ambas cámaras (trasera y frontal) saquen bastante detalle, sin rastro de borrones o acuarelas, y si damos con un contraste adecuado (y un pelo no demasiado rebelde) el modo retrato obtenido es bastante similar o incluso aparentemente mejor que el que obtuvimos con el Huawei P10 (con doble cámara, aunque no para este cometido). No es perfecto y también hace cortes bruscos similares a los que veíamos en las betas del modo retrato de Apple, y el efecto de profundidad quizás quede algo por debajo en cuanto a realismo. Pero esto nos deja con muchas ganas de poder probar esta característica tanto por sí sola como en comparación con rivales directos como el nuevo iPhone 8 Plus, sobre todo ahora que los Pixel 2 tienen estabilización óptica de imagen. De las cámaras nos ha llamado la atención el detalle en primeros planos y macros teniendo en cuenta la iluminación Más allá de este efecto, en las pruebas que hemos podido hacer de las cámaras (recordemos, iguales en ambos terminales) nos ha llamado la atención el detalle en primeros planos y macros teniendo en cuenta la iluminación (bastante irregular). No hemos podido apreciar mucha diferencia en los modos HDR, habiendo a disposición dos (HDR y HDR+) en cuanto a ruido o detalle, si bien el HDR mejorado implica un disparo más lento y, por tanto, es fácil que en estas condiciones nos salga movido. En el vídeo se nota la intervención del OIS, chapeau aquí a falta de probarlo a fondo. Vídeo que puede grabarse como máximo a 4K y que también está disponible en cámara lenta tanto a 120 como a 240 frames por segundo. A menor contraste entre elemento principal y fondo el modo retrato se aplicará de manera algo más tosca, sobre todo con elementos difíciles como el pelo, pero en general nos ha dado buenas sensaciones tanto el trasero como el frontal. Buenas sensaciones, pero mucho que demostrar Fluidez en las transiciones y ejecuciones, limpieza en el software, cámara mejorada en hardware y app y la democratización de la mayoría de características para ambos tamaños. Los Google Pixel 2 y Pixel 2 XL nos han dejado buen sabor de boca tras pasarnos un buen rato con ellos, pero queda la duda de que toda esta pureza al final oponga suficiente resistencia en la balanza como para competir con otros pesos pesados que los igualan o superan en procesador y RAM. La de las cámaras será otra interesante batalla. La conquista de la doble cámara no es nueva; Apple no fue ni mucho menos la primera cuando dio el golpe en la mesa de lo aspiracional con su modo retrato, y desde entonces Google habría tenido tiempo de sobra para implementar una doble lente en sus terminales. Y de momento ni lo ha hecho ni se muestra inseguro con su apuesta. Algo chocante ese diseño que escapa a la igualdad entre tamaño, con esos altavoces con sonido estéreo que dominan los bordes inferior y superior. Pasan desapercibidos en el caso del Pixel 2 XL, pero en el del Pixel 2 nos recuerdan a Motorola o Sony, justo en una de las características que menos nos gustan de los terminales de estas marcas. El Pixel 2 tiene ese bisel plateado que tampoco vemos en el Pixel 2 XL. Altavoces que por cierto suenan fuerte en un entorno dominado por la contaminación acústica, aunque por esto mismo es imposible poder hacer una valoración justa y correcta de la calidad. Y hablando de sonido, por cierto, adiós al jack de 3,5 milímetros, a lo HTC o Apple. En resumen: la experiencia Google (con un sistema sin capas, fluido y sin florituras) ha sido casi suficiente para que olvidemos esos trenes en los que Google no se ha subido aún. La cámara promete, por precedentes y por demos, y la comodidad y la sensación con los materiales han ayudado a que esta primera experiencia haya sido muy buena, aunque el que llegará a más países es el Pixel 2 XL y no será precisamente barato. También te recomendamos Necesitamos a una Google poderosa en hardware Google Pixel 2 y Pixel 2 XL llegan a España: una única cámara basta según Google Llevo más de 25 años trabajando en la misma empresa, ¿y qué? Entrevistamos a siete empleados senior - La noticia Google Pixel 2 y Pixel 2 XL, toma de contacto: más experiencia Google que nunca y modo retrato para todos fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .

Leer más »

Google Pixel 2 y Pixel 2 XL, toma de contacto: más experiencia Google que nunca y modo retrato para todos

1024_2000

¿Puede Google diferenciarse cuando empresas como Nokia ofrecen hasta cuatro móviles garantizando la experiencia Pure Android? Quizás esta duda ofendiese en Mountain View, porque este año tenemos unos nuevos Google Pixel que parecen querer escapar de las tendencias del mercado poniendo en primerísimo lugar esta característica, y ya que hemos tenido la suerte de poderlos trastear bien os contamos nuestras primeras impresiones de los Google Pixel 2 y Pixel 2 XL. Una vez más las filtraciones hasta horas antes del evento de presentación nos habían hecho de spoiler a gran escala y conocíamos (sin ser conscientes) gran parte de los Google Pixel 2 y Pixel 2 XL. Pero por suerte lo que no se nos puede "espoilear" es la experiencia de uso, y tras una presentación aún con alguna sorpresa pudimos probar ambos terminales para al menos tener un aperitivo de lo que es esta actualizada experiencia Google a nivel de software y hardware. Ficha técnica de los Google Pixel 2 y Pixel 2 XL Pixel 2 Pixel 2 XL CPU Qualcomm MSM8998 Snapdragon 835 Qualcomm MSM8998 Snapdragon 835 RAM 4 GB 4 GB Almacenamiento 64 / 128 GB 64 / 128 GB Dimensiones 145,7 x 69,7 x 7,8 mm 157,9 x 76,7 x 7,9 mm Peso 143 g 175 gr Pantalla pOLED de 5 pulgadasResolución FullHD (1.080 x 1.920 píxeles) (~441 ppi)Gorilla Glass 5 pOLED de 6 pulgadasResolución QHD (1.440 x 2.880 píxeles) (~538 ppi)Gorilla Glass 5 y Wide Color Gamut Versión de Android Android 8 con Google UI Android 8 con Google UI Cámara trasera 12,2 megapíxeles f/1.8 y 1,4μm píxeles, OIS, EIS, PDAF, LDAF 12,2 megapíxeles f/1.8 y 1,4μm píxeles, OIS, EIS, PDAF, LDAF Cámara frontal 8 megapíxeles, 1.4μm píxeles, f/2.4, fixed focus 8 megapíxeles, 1.4μm píxeles, f/2.4, fixed focus Batería 2.700 mAh 3.520 mAh Conectividad 4G LTE, Wi-Fi a/b/g/n/ac, NFC y Bluetooth 5.0 4G LTE, Wi-Fi a/b/g/n/ac, NFC y Bluetooth 5.0 Otros Lector de huellas, protección IP67, E-SIM, altavoces estéreo, Active Edge, USB-c Lector de huellas, protección IP67, E-SIM, altavoces estéreo, Active Edge, USB-c Colores Kinda Blue, Just Black, Clearly White (azul, negro y blanco) Black & White, Just Black (negro o blanco y negro) Queremos que el tamaño importe, pero no de esta manera Sin siquiera tirar de números podemos deducir que la tendencia en los últimos años a la hora de escoger diagonal de pantalla ha sido tirar por encima de las cinco pulgadas, al menos en lo que respecta a media y alta gama. Los buques insignia de la mayoría de fabricantes hace tiempo que ignoran todo lo que está por debajo de 5,2 pulgadas y parece que sólo Apple, Sony y Google atiendan a ese aparente reducido público que aspira a tener un tope de gama que no suba de las 5 pulgadas. En ocasiones esto, el optar por el pequeño, obliga a sacrificar algo; el iPhone pequeño y su menor dosis de cámaras y RAM, las especificaciones algo por debajo en el caso del Sony Xperia XZ1 Compact con respecto a su hermano mayor. ¿Ocurre esto en los nuevos Pixel 2? No, lo vemos en la tabla de especificaciones, pero sí hay algo que nos hace elevar la mirada hasta sólo mostrar esclerótica: ¿por qué ese frontal para el Pixel 2, Google? Google no discrimina por tamaño en cuanto a características Aquí jugamos "a ciegas" en lo referente a empirismo, pero es obvio que el Pixel 2 XL aprovecha mucho mejor el frontal con unos marcos que recuerdan mucho, mucho a un LG G6 o LG V30 (quizás, quizás, esto no sea casualidad), con un ratio pantalla/frontal que probablemente se acerque al 78%. Ambos cuentan con altavoces frontales, apuesta que suele robar bastante superficie a la pantalla, pero sólo el Pixel 2 tiene unos marcos llamativos, más propio de diseños conservadores como los de los Xperia o los iPhone (no X). Los marcos son mucho mayores en el Google Pixel 2, sobre todo el superior y el inferior, recordando a los frontales de los iPhone (no X), los Xperia o algunos Motorola (con altavoces frontales que destacan). Salvo esto, el diseño de ambos terminales está cuidado, sin pretensiones en cuanto a curvas llamativas o predominio de un material u otro. Los Pixel 2 repiten combinación de aluminio y cristal (Gorilla Glass 5), reduciendo algo más la proporción de éste último en comparación a los Pixel de primera generación. Las líneas de diseño se mantienen, variando las proporciones y las dimensiones ligeramente y quedando terminales algo menos redondeados y más compactos. Son cómodos (algo más ergonómico el Pixel 2 por dimensiones), ligeros (también más el Pixel 2) y el aluminio tiene un acabado que nos hace confundirlo con plástico, pero para bien. Al agarrar cualquiera de los terminales sentimos robustez, fiabilidad, tranquilidad. Nada de estar padeciendo por si se nos cae, en parte porque han logrado un acabado antideslizante. Las diferencias en el diseño quedan en los colores (tres para el Pixel 2 y dos para el Pixel 2 XL, el cual combina únicamente negro y blanco) y en un delgado bisel que presenta el Pixel 2 en el límite entre el borde lateral y el frontal. Esto le da un acabado menos atractivo que el de su hermano mayor, aunque en éste destaca (para bien o para mal, según gustos) ese botón de encendido naranja chillón a lo CAT S60. El Pixel XL es más grande integrando un panel de 6 pulgadas, pero no resulta enorme ni incómodo al agarre, tampoco pesado. En la imagen se ve ese llamativo botón de inicio. De "M" a "XL": una experiencia muy, muy cercana Dejando a un lado el diseño, la experiencia con uno y otro es pareja. Son mellizos externamente por diseño y pantalla, dado que la resolución y el tamaño de los paneles es diferente, y prácticamente gemelos a nivel interno al compartir procesador y RAM (aunque la batería es distinta, siendo mayor en el XL). Son mellizos externamente por diseño y pantalla, dado que la resolución de los paneles es diferente, y prácticamente gemelos a nivel interno al compartir procesador y RAM Esto se traduce en que no hemos visto diferencias perceptibles en lo que respecta a experiencia de uso. La fluidez impera en ambos terminales, con transiciones rápidas y despliegue correcto de multitarea o apertura de la app de cámara (desde pantalla bloqueada o activa). Ni un mínimo atisbo de lag, aunque nos falta realizar pruebas con más tiempo y disponibilidad (benchmarks, multimedia durante más tiempo, videojuegos, etc.). Los menús, la multitarea y la apertura y ejecución de apps se suceden con rapidez y fluidez en ambos terminales (en la foto el Pixel 2). Pero a falta de tener una experiencia con más tiempo y profundidad, lo que nos han transmitido estos terminales es un buen rendimiento de manera continua sin notar calentamiento o parones. El desempeño de Google Assistant también transcurre sin problemas, tanto en el diálogo que ya pudimos probar aquí como en su función de identificación de objetos o textos y su procesamiento. En cuanto a las pantallas notaremos más la diferencia según nuestra agudeza visual y exigencia. Mismas impresiones en cuanto a ajuste de brillo automático, brillo máximo, colores, contraste y ángulos de visión, todo aprobado con buena nota (a falta de saber algunos datos en este sentido y hacer la prueba de fuego bajo el sol). De hecho aquí cabe comentar que encontramos por parte de sistema algunas opciones más de personalización en cuanto a los parámetros de la pantalla como la viveza de los colores, aunque de momento en esto último no hemos notado gran diferencia al activar o desactivar la opción como sí se nota en TouchWiz o la capa de Sony. ¿Teléfonos inteligentes más inteligentes? En la presentación han hecho énfasis continuo al machine learning o aprendizaje artificial y a la inteligencia artificial. De hecho, sobre el papel casi cada uno de los productos presentados tenía alguna aplicación en la que estos componentes participaban para mejorar la experiencia, como esa aparente interacción natural con Google Home Mini o Google Lens. Esto último es lo que hemos podido experimentar en las demostraciones de los Pixel 2, y la verdad es que parece prometedor y sobre todo práctico, útil. Tras tanto tiempo con la AI como algo ya mainstream, lo que esperamos los usuarios es que esto nos pueda acomodar aún más nuestras tareas del día a día (al fin y al cabo ése es uno de los principales cometidos de la tecnología), y es algo que empezamos a ver con la integración de Lens. Al apuntar a una tarjeta de visita identificaba el correo y algunos otros campos. ¿Cómo funciona esto en los Pixel 2? Enfocando el objeto que nos interesa desde la cámara o tirando de fotografías, de modo que el teléfono reconoce las características del objeto o la imagen y nos dan la información que obtienen y nos puede ser útil. Por ejemplo, un Pixel 2 es capaz de identificar elementos (como la Torre de Londres a partir de una foto) o nos indica un correo electrónico a partir de una tarjeta de visita. La experiencia con Google Assistant es bastante enriquecedora una vez se es consciente de la capacidades del asistente En cuanto a Google Assistant, la experiencia es bastante enriquecedora una vez se es consciente de la capacidades del asistente (si estamos en Estados Unidos o alguno de los países en los que funciona). Podemos requerirlo por voz, pulsando y manteniendo el botón de inicio virtual u, ojo, estrujando los laterales del terminal, a lo HTC U11. En todo caso la respuesta dependerá de la base de datos y de lo que preguntemos. Nos ha atendido al preguntarle qué canción sonaba o al pedirle que hiciese un selfie, pero quizás lo de estrujar para llamarle no sea tan buena idea porque lo hemos hecho en bastantes ocasiones de manera accidental al agarrar el teléfono (sin intención de presionar). Cuando ir con un par es ir con una sola Las filtraciones también se han confirmado en lo referente a número de cámaras traseras y los Pixel 2 y 2 XL llevan "sólo" una lente en su parte trasera, como los Galaxy S8 (si bien lo de éstos pudo ser una cesión del boom a un Note 8 que tenía mucho más que demostrar). Ni combinación de monocromo y color, ni gran angular ni modo retrat... Oh, wait. En Mountain View de momento no ven necesaria la inclusión de la doble lente, pero las cámaras han experimentado mejoras tanto a nivel de software como de hardware En Mountain View de momento no ven necesaria la inclusión de la doble lente, pero las cámaras han experimentado mejoras tanto a nivel de software como de hardware, y una de éstas es la incorporación del modo retrato (nada de "modo de efecto de enfoque") en toda las cámaras y en todos los teléfonos, tirando de algoritmos y software en vez de la combinación de dos lentes distintas. Con una estabilización óptica de imagen que también parece ser condición sine qua non para un buque insignia (al menos debería serlo, sólo por el precio que alcanzan). Hablemos pues primero del modo retrato (que se llama así, por cierto, portrait mode). La opción está disponible dentro del menú de opciones de la app de cámara tanto para la frontal como para la trasera, acompañando otras a las que Google nos tenía acostumbrados como Photo Sphere o las panorámicas. App que de hecho es menos escueta que la versión anterior. Modo retrato en el Pixel 2 XL. Lo que obtenemos al fotografiar con dicha opción son dos disparos: el que tendríamos de no activar nada y el del modo retrato. Con tan poco tiempo y un escenario más bien difícil para tener una opinión determinante del resultado, éste es bastante variable según el contraste entre el modelo (que puede ser persona u objeto indistintamente) y el escenario. Modo retrato con la cámara frontal del Pixel 2. En la parte interior de la fotografía vemos dos miniaturas correspondientes a la foto con el efecto de desenfoque (la seleccionada) y la foto sin aplicar el procesado. En interiores con iluminación baja e irregular hemos obtenido un resultado desde aceptable hasta muy bueno, sobre todo si el pelo no suponía mucho problema. Ayuda que ambas cámaras (trasera y frontal) saquen bastante detalle, sin rastro de borrones o acuarelas, y si damos con un contraste adecuado (y un pelo no demasiado rebelde) el modo retrato obtenido es bastante similar o incluso aparentemente mejor que el que obtuvimos con el Huawei P10 (con doble cámara, aunque no para este cometido). No es perfecto y también hace cortes bruscos similares a los que veíamos en las betas del modo retrato de Apple, y el efecto de profundidad quizás quede algo por debajo en cuanto a realismo. Pero esto nos deja con muchas ganas de poder probar esta característica tanto por sí sola como en comparación con rivales directos como el nuevo iPhone 8 Plus, sobre todo ahora que los Pixel 2 tienen estabilización óptica de imagen. De las cámaras nos ha llamado la atención el detalle en primeros planos y macros teniendo en cuenta la iluminación Más allá de este efecto, en las pruebas que hemos podido hacer de las cámaras (recordemos, iguales en ambos terminales) nos ha llamado la atención el detalle en primeros planos y macros teniendo en cuenta la iluminación (bastante irregular). No hemos podido apreciar mucha diferencia en los modos HDR, habiendo a disposición dos (HDR y HDR+) en cuanto a ruido o detalle, si bien el HDR mejorado implica un disparo más lento y, por tanto, es fácil que en estas condiciones nos salga movido. En el vídeo se nota la intervención del OIS, chapeau aquí a falta de probarlo a fondo. Vídeo que puede grabarse como máximo a 4K y que también está disponible en cámara lenta tanto a 120 como a 240 frames por segundo. A menor contraste entre elemento principal y fondo el modo retrato se aplicará de manera algo más tosca, sobre todo con elementos difíciles como el pelo, pero en general nos ha dado buenas sensaciones tanto el trasero como el frontal. Buenas sensaciones, pero mucho que demostrar Fluidez en las transiciones y ejecuciones, limpieza en el software, cámara mejorada en hardware y app y la democratización de la mayoría de características para ambos tamaños. Los Google Pixel 2 y Pixel 2 XL nos han dejado buen sabor de boca tras pasarnos un buen rato con ellos, pero queda la duda de que toda esta pureza al final oponga suficiente resistencia en la balanza como para competir con otros pesos pesados que los igualan o superan en procesador y RAM. La de las cámaras será otra interesante batalla. La conquista de la doble cámara no es nueva; Apple no fue ni mucho menos la primera cuando dio el golpe en la mesa de lo aspiracional con su modo retrato, y desde entonces Google habría tenido tiempo de sobra para implementar una doble lente en sus terminales. Y de momento ni lo ha hecho ni se muestra inseguro con su apuesta. Algo chocante ese diseño que escapa a la igualdad entre tamaño, con esos altavoces con sonido estéreo que dominan los bordes inferior y superior. Pasan desapercibidos en el caso del Pixel 2 XL, pero en el del Pixel 2 nos recuerdan a Motorola o Sony, justo en una de las características que menos nos gustan de los terminales de estas marcas. El Pixel 2 tiene ese bisel plateado que tampoco vemos en el Pixel 2 XL. Altavoces que por cierto suenan fuerte en un entorno dominado por la contaminación acústica, aunque por esto mismo es imposible poder hacer una valoración justa y correcta de la calidad. Y hablando de sonido, por cierto, adiós al jack de 3,5 milímetros, a lo HTC o Apple. En resumen: la experiencia Google (con un sistema sin capas, fluido y sin florituras) ha sido casi suficiente para que olvidemos esos trenes en los que Google no se ha subido aún. La cámara promete, por precedentes y por demos, y la comodidad y la sensación con los materiales han ayudado a que esta primera experiencia haya sido muy buena, aunque el que llegará a más países es el Pixel 2 XL y no será precisamente barato. También te recomendamos Google Pixel 2 y Pixel 2 XL llegan a España: una única cámara basta según Google Necesitamos a una Google poderosa en hardware Así es la LLAMA que descifrará la atmósfera del Sol y buscará una nueva Tierra - La noticia Google Pixel 2 y Pixel 2 XL, toma de contacto: más experiencia Google que nunca y modo retrato para todos fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .

Leer más »

Google Pixel 2 y Pixel 2 XL, toma de contacto: más experiencia Google que nunca y modo retrato para todos

1024_2000

¿Puede Google diferenciarse cuando empresas como Nokia ofrecen hasta cuatro móviles garantizando la experiencia Pure Android? Quizás esta duda ofendiese en Mountain View, porque este año tenemos unos nuevos Google Pixel que parecen querer escapar de las tendencias del mercado poniendo en primerísimo lugar esta característica, y ya que hemos tenido la suerte de poderlos trastear bien os contamos nuestras primeras impresiones de los Google Pixel 2 y Pixel 2 XL. Una vez más las filtraciones hasta horas antes del evento de presentación nos habían hecho de spoiler a gran escala y conocíamos (sin ser conscientes) gran parte de los Google Pixel 2 y Pixel 2 XL. Pero por suerte lo que no se nos puede "espoilear" es la experiencia de uso, y tras una presentación aún con alguna sorpresa pudimos probar ambos terminales para al menos tener un aperitivo de lo que es esta actualizada experiencia Google a nivel de software y hardware. Ficha técnica de los Google Pixel 2 y Pixel 2 XL Pixel 2 Pixel 2 XL CPU Qualcomm MSM8998 Snapdragon 835 Qualcomm MSM8998 Snapdragon 835 RAM 4 GB 4 GB Almacenamiento 64 / 128 GB 64 / 128 GB Dimensiones 145,7 x 69,7 x 7,8 mm 157,9 x 76,7 x 7,9 mm Peso 143 g 175 gr Pantalla pOLED de 5 pulgadasResolución FullHD (1.080 x 1.920 píxeles) (~441 ppi)Gorilla Glass 5 pOLED de 6 pulgadasResolución QHD (1.440 x 2.880 píxeles) (~538 ppi)Gorilla Glass 5 y Wide Color Gamut Versión de Android Android 8 con Google UI Android 8 con Google UI Cámara trasera 12,2 megapíxeles f/1.8 y 1,4μm píxeles, OIS, EIS, PDAF, LDAF 12,2 megapíxeles f/1.8 y 1,4μm píxeles, OIS, EIS, PDAF, LDAF Cámara frontal 8 megapíxeles, 1.4μm píxeles, f/2.4, fixed focus 8 megapíxeles, 1.4μm píxeles, f/2.4, fixed focus Batería 2.700 mAh 3.520 mAh Conectividad 4G LTE, Wi-Fi a/b/g/n/ac, NFC y Bluetooth 5.0 4G LTE, Wi-Fi a/b/g/n/ac, NFC y Bluetooth 5.0 Otros Lector de huellas, protección IP67, E-SIM, altavoces estéreo, Active Edge, USB-c Lector de huellas, protección IP67, E-SIM, altavoces estéreo, Active Edge, USB-c Colores Kinda Blue, Just Black, Clearly White (azul, negro y blanco) Black & White, Just Black (negro o blanco y negro) Queremos que el tamaño importe, pero no de esta manera Sin siquiera tirar de números podemos deducir que la tendencia en los últimos años a la hora de escoger diagonal de pantalla ha sido tirar por encima de las cinco pulgadas, al menos en lo que respecta a media y alta gama. Los buques insignia de la mayoría de fabricantes hace tiempo que ignoran todo lo que está por debajo de 5,2 pulgadas y parece que sólo Apple, Sony y Google atiendan a ese aparente reducido público que aspira a tener un tope de gama que no suba de las 5 pulgadas. En ocasiones esto, el optar por el pequeño, obliga a sacrificar algo; el iPhone pequeño y su menor dosis de cámaras y RAM, las especificaciones algo por debajo en el caso del Sony Xperia XZ1 Compact con respecto a su hermano mayor. ¿Ocurre esto en los nuevos Pixel 2? No, lo vemos en la tabla de especificaciones, pero sí hay algo que nos hace elevar la mirada hasta sólo mostrar esclerótica: ¿por qué ese frontal para el Pixel 2, Google? Google no discrimina por tamaño en cuanto a características Aquí jugamos "a ciegas" en lo referente a empirismo, pero es obvio que el Pixel 2 XL aprovecha mucho mejor el frontal con unos marcos que recuerdan mucho, mucho a un LG G6 o LG V30 (quizás, quizás, esto no sea casualidad), con un ratio pantalla/frontal que probablemente se acerque al 78%. Ambos cuentan con altavoces frontales, apuesta que suele robar bastante superficie a la pantalla, pero sólo el Pixel 2 tiene unos marcos llamativos, más propio de diseños conservadores como los de los Xperia o los iPhone (no X). Los marcos son mucho mayores en el Google Pixel 2, sobre todo el superior y el inferior, recordando a los frontales de los iPhone (no X), los Xperia o algunos Motorola (con altavoces frontales que destacan). Salvo esto, el diseño de ambos terminales está cuidado, sin pretensiones en cuanto a curvas llamativas o predominio de un material u otro. Los Pixel 2 repiten combinación de aluminio y cristal (Gorilla Glass 5), reduciendo algo más la proporción de éste último en comparación a los Pixel de primera generación. Las líneas de diseño se mantienen, variando las proporciones y las dimensiones ligeramente y quedando terminales algo menos redondeados y más compactos. Son cómodos (algo más ergonómico el Pixel 2 por dimensiones), ligeros (también más el Pixel 2) y el aluminio tiene un acabado que nos hace confundirlo con plástico, pero para bien. Al agarrar cualquiera de los terminales sentimos robustez, fiabilidad, tranquilidad. Nada de estar padeciendo por si se nos cae, en parte porque han logrado un acabado antideslizante. Las diferencias en el diseño quedan en los colores (tres para el Pixel 2 y dos para el Pixel 2 XL, el cual combina únicamente negro y blanco) y en un delgado bisel que presenta el Pixel 2 en el límite entre el borde lateral y el frontal. Esto le da un acabado menos atractivo que el de su hermano mayor, aunque en éste destaca (para bien o para mal, según gustos) ese botón de encendido naranja chillón a lo CAT S60. El Pixel XL es más grande integrando un panel de 6 pulgadas, pero no resulta enorme ni incómodo al agarre, tampoco pesado. En la imagen se ve ese llamativo botón de inicio. De "M" a "XL": una experiencia muy, muy cercana Dejando a un lado el diseño, la experiencia con uno y otro es pareja. Son mellizos externamente por diseño y pantalla, dado que la resolución y el tamaño de los paneles es diferente, y prácticamente gemelos a nivel interno al compartir procesador y RAM (aunque la batería es distinta, siendo mayor en el XL). Son mellizos externamente por diseño y pantalla, dado que la resolución de los paneles es diferente, y prácticamente gemelos a nivel interno al compartir procesador y RAM Esto se traduce en que no hemos visto diferencias perceptibles en lo que respecta a experiencia de uso. La fluidez impera en ambos terminales, con transiciones rápidas y despliegue correcto de multitarea o apertura de la app de cámara (desde pantalla bloqueada o activa). Ni un mínimo atisbo de lag, aunque nos falta realizar pruebas con más tiempo y disponibilidad (benchmarks, multimedia durante más tiempo, videojuegos, etc.). Los menús, la multitarea y la apertura y ejecución de apps se suceden con rapidez y fluidez en ambos terminales (en la foto el Pixel 2). Pero a falta de tener una experiencia con más tiempo y profundidad, lo que nos han transmitido estos terminales es un buen rendimiento de manera continua sin notar calentamiento o parones. El desempeño de Google Assistant también transcurre sin problemas, tanto en el diálogo que ya pudimos probar aquí como en su función de identificación de objetos o textos y su procesamiento. En cuanto a las pantallas notaremos más la diferencia según nuestra agudeza visual y exigencia. Mismas impresiones en cuanto a ajuste de brillo automático, brillo máximo, colores, contraste y ángulos de visión, todo aprobado con buena nota (a falta de saber algunos datos en este sentido y hacer la prueba de fuego bajo el sol). De hecho aquí cabe comentar que encontramos por parte de sistema algunas opciones más de personalización en cuanto a los parámetros de la pantalla como la viveza de los colores, aunque de momento en esto último no hemos notado gran diferencia al activar o desactivar la opción como sí se nota en TouchWiz o la capa de Sony. ¿Teléfonos inteligentes más inteligentes? En la presentación han hecho énfasis continuo al machine learning o aprendizaje artificial y a la inteligencia artificial. De hecho, sobre el papel casi cada uno de los productos presentados tenía alguna aplicación en la que estos componentes participaban para mejorar la experiencia, como esa aparente interacción natural con Google Home Mini o Google Lens. Esto último es lo que hemos podido experimentar en las demostraciones de los Pixel 2, y la verdad es que parece prometedor y sobre todo práctico, útil. Tras tanto tiempo con la AI como algo ya mainstream, lo que esperamos los usuarios es que esto nos pueda acomodar aún más nuestras tareas del día a día (al fin y al cabo ése es uno de los principales cometidos de la tecnología), y es algo que empezamos a ver con la integración de Lens. Al apuntar a una tarjeta de visita identificaba el correo y algunos otros campos. ¿Cómo funciona esto en los Pixel 2? Enfocando el objeto que nos interesa desde la cámara o tirando de fotografías, de modo que el teléfono reconoce las características del objeto o la imagen y nos dan la información que obtienen y nos puede ser útil. Por ejemplo, un Pixel 2 es capaz de identificar elementos (como la Torre de Londres a partir de una foto) o nos indica un correo electrónico a partir de una tarjeta de visita. La experiencia con Google Assistant es bastante enriquecedora una vez se es consciente de la capacidades del asistente En cuanto a Google Assistant, la experiencia es bastante enriquecedora una vez se es consciente de la capacidades del asistente (si estamos en Estados Unidos o alguno de los países en los que funciona). Podemos requerirlo por voz, pulsando y manteniendo el botón de inicio virtual u, ojo, estrujando los laterales del terminal, a lo HTC U11. En todo caso la respuesta dependerá de la base de datos y de lo que preguntemos. Nos ha atendido al preguntarle qué canción sonaba o al pedirle que hiciese un selfie, pero quizás lo de estrujar para llamarle no sea tan buena idea porque lo hemos hecho en bastantes ocasiones de manera accidental al agarrar el teléfono (sin intención de presionar). Cuando ir con un par es ir con una sola Las filtraciones también se han confirmado en lo referente a número de cámaras traseras y los Pixel 2 y 2 XL llevan "sólo" una lente en su parte trasera, como los Galaxy S8 (si bien lo de éstos pudo ser una cesión del boom a un Note 8 que tenía mucho más que demostrar). Ni combinación de monocromo y color, ni gran angular ni modo retrat... Oh, wait. En Mountain View de momento no ven necesaria la inclusión de la doble lente, pero las cámaras han experimentado mejoras tanto a nivel de software como de hardware En Mountain View de momento no ven necesaria la inclusión de la doble lente, pero las cámaras han experimentado mejoras tanto a nivel de software como de hardware, y una de éstas es la incorporación del modo retrato (nada de "modo de efecto de enfoque") en toda las cámaras y en todos los teléfonos, tirando de algoritmos y software en vez de la combinación de dos lentes distintas. Con una estabilización óptica de imagen que también parece ser condición sine qua non para un buque insignia (al menos debería serlo, sólo por el precio que alcanzan). Hablemos pues primero del modo retrato (que se llama así, por cierto, portrait mode). La opción está disponible dentro del menú de opciones de la app de cámara tanto para la frontal como para la trasera, acompañando otras a las que Google nos tenía acostumbrados como Photo Sphere o las panorámicas. App que de hecho es menos escueta que la versión anterior. Modo retrato en el Pixel 2 XL. Lo que obtenemos al fotografiar con dicha opción son dos disparos: el que tendríamos de no activar nada y el del modo retrato. Con tan poco tiempo y un escenario más bien difícil para tener una opinión determinante del resultado, éste es bastante variable según el contraste entre el modelo (que puede ser persona u objeto indistintamente) y el escenario. Modo retrato con la cámara frontal del Pixel 2. En la parte interior de la fotografía vemos dos miniaturas correspondientes a la foto con el efecto de desenfoque (la seleccionada) y la foto sin aplicar el procesado. En interiores con iluminación baja e irregular hemos obtenido un resultado desde aceptable hasta muy bueno, sobre todo si el pelo no suponía mucho problema. Ayuda que ambas cámaras (trasera y frontal) saquen bastante detalle, sin rastro de borrones o acuarelas, y si damos con un contraste adecuado (y un pelo no demasiado rebelde) el modo retrato obtenido es bastante similar o incluso aparentemente mejor que el que obtuvimos con el Huawei P10 (con doble cámara, aunque no para este cometido). No es perfecto y también hace cortes bruscos similares a los que veíamos en las betas del modo retrato de Apple, y el efecto de profundidad quizás quede algo por debajo en cuanto a realismo. Pero esto nos deja con muchas ganas de poder probar esta característica tanto por sí sola como en comparación con rivales directos como el nuevo iPhone 8 Plus, sobre todo ahora que los Pixel 2 tienen estabilización óptica de imagen. De las cámaras nos ha llamado la atención el detalle en primeros planos y macros teniendo en cuenta la iluminación Más allá de este efecto, en las pruebas que hemos podido hacer de las cámaras (recordemos, iguales en ambos terminales) nos ha llamado la atención el detalle en primeros planos y macros teniendo en cuenta la iluminación (bastante irregular). No hemos podido apreciar mucha diferencia en los modos HDR, habiendo a disposición dos (HDR y HDR+) en cuanto a ruido o detalle, si bien el HDR mejorado implica un disparo más lento y, por tanto, es fácil que en estas condiciones nos salga movido. En el vídeo se nota la intervención del OIS, chapeau aquí a falta de probarlo a fondo. Vídeo que puede grabarse como máximo a 4K y que también está disponible en cámara lenta tanto a 120 como a 240 frames por segundo. A menor contraste entre elemento principal y fondo el modo retrato se aplicará de manera algo más tosca, sobre todo con elementos difíciles como el pelo, pero en general nos ha dado buenas sensaciones tanto el trasero como el frontal. Buenas sensaciones, pero mucho que demostrar Fluidez en las transiciones y ejecuciones, limpieza en el software, cámara mejorada en hardware y app y la democratización de la mayoría de características para ambos tamaños. Los Google Pixel 2 y Pixel 2 XL nos han dejado buen sabor de boca tras pasarnos un buen rato con ellos, pero queda la duda de que toda esta pureza al final oponga suficiente resistencia en la balanza como para competir con otros pesos pesados que los igualan o superan en procesador y RAM. La de las cámaras será otra interesante batalla. La conquista de la doble cámara no es nueva; Apple no fue ni mucho menos la primera cuando dio el golpe en la mesa de lo aspiracional con su modo retrato, y desde entonces Google habría tenido tiempo de sobra para implementar una doble lente en sus terminales. Y de momento ni lo ha hecho ni se muestra inseguro con su apuesta. Algo chocante ese diseño que escapa a la igualdad entre tamaño, con esos altavoces con sonido estéreo que dominan los bordes inferior y superior. Pasan desapercibidos en el caso del Pixel 2 XL, pero en el del Pixel 2 nos recuerdan a Motorola o Sony, justo en una de las características que menos nos gustan de los terminales de estas marcas. El Pixel 2 tiene ese bisel plateado que tampoco vemos en el Pixel 2 XL. Altavoces que por cierto suenan fuerte en un entorno dominado por la contaminación acústica, aunque por esto mismo es imposible poder hacer una valoración justa y correcta de la calidad. Y hablando de sonido, por cierto, adiós al jack de 3,5 milímetros, a lo HTC o Apple. En resumen: la experiencia Google (con un sistema sin capas, fluido y sin florituras) ha sido casi suficiente para que olvidemos esos trenes en los que Google no se ha subido aún. La cámara promete, por precedentes y por demos, y la comodidad y la sensación con los materiales han ayudado a que esta primera experiencia haya sido muy buena, aunque el que llegará a más países es el Pixel 2 XL y no será precisamente barato. También te recomendamos Google Pixel 2 y Pixel 2 XL llegan a España: una única cámara basta según Google Necesitamos a una Google poderosa en hardware Así es la LLAMA que descifrará la atmósfera del Sol y buscará una nueva Tierra - La noticia Google Pixel 2 y Pixel 2 XL, toma de contacto: más experiencia Google que nunca y modo retrato para todos fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .

Leer más »

Los auriculares de Google traducen 40 idiomas instantáneamente, y eso podría cambiarlo todo

650_1200

Ayer Google lanzó una buena remesa de nuevos dispositivos, entre los que destacaron sobre todo los nuevos smartphones Pixel 2 y Pixel 2 XL. Pero una de las mayores revoluciones vistas anoche no fue tanto la que ofrecían sus smartphones como la de los pequeños auriculares que presentaron tras ellos, los Google Pixel Buds. Estos nuevos auriculares no sólo son una buena respuesta a los Airpods de Apple, sino que ofrecen una característica que los hace destacar por encima de cualquiera de los muchos auriculares inalámbricos que han estado presentando las grandes marcas en los últimos meses. Se trata de su capacidad para traducir en tiempo real en 40 idiomas. La traducción corre a cargo de una nueva aplicación de Google Translator, y potenciado con el aprendizaje automático de la inteligencia artificial de Google Assistant. En resumen podríamos decir que con esta experiencia es como tener tu propio dispositivo de traducción, sólo que está todo en el interior de los propios auriculares. Cómo funciona la traducción de los Pixel Buds Los Pixel Buds no tienen Google Assistant integrado, por lo que el primer requisito para hacer uso de la función de traducción es el de conectarlos a un dispositivo que sí lo tenga, como los teléfonos Pixel 2 presentados ayer. Una vez conectados, tendrás que ejecutar en el móvil la aplicación y configurarla con los idiomas que vas a utilizar. En cuanto a cómo trabajan, cuando llevas los auriculares puestos y los tienes configurados para utilizar esta función, todo lo que te diga alguien será traducido al idioma que hayas elegido. Por ejemplo, si tienes un amigo que habla en inglés, inmediatamente después de que te diga algo escucharás la traducción en tu idioma en los auriculares. A la hora de responder sólo vas a tener que pulsar un botón táctil en el exterior del auricular derecho. Así activarás el micrófono, y los auriculares se quedarán escuchándote. La aplicación entenderá tu respuesta y realizará la traducción en el idioma que estaba utilizando tu interlocutor. No lo hará mediante texto, sino utilizando el altavoz del móvil. De esta manera, tu interlocutor ni siquiera necesitará tener otros Pixel Buds para poder interactuar con alguien que sí los tiene. Esta aplicación traduce un total de 40 idiomas, entre los que tenemos desde el español, inglés, catalán, chino, japonés y los principales idiomas europeos hasta otros menos comunes como el noruego, camboyano o nepalí. Google también ha asegurado que con una carga completa de los auriculares tendremos hasta cinco horas de escucha, y que con la carcasa los podrás cargar las suficientes veces como para poder tener un total de 20 horas de escucha. Evidentemente en la demo que realizaron en el escenario durante la presentación todo salió bien, pero nos queda poder probarlos a fondo para comprobar factores como la calidad de las traducciones o la efectividad del reconocimiento de voz en todos los idiomas. También falta comprobar cómo se comportan cuando no hay conexión a la red. Por qué los Pixel Buds pueden cambiarlo todo El crear unos traductores instantáneos universales lleva tiempo siendo un sueño que muchos han intentado conseguir. Empresas como Waverly Labs ya lanzaron proyectos como Pilot, unos auriculares conectados al móvil como los de Google, y también hemos visto iniciativas de mano como Travis o el wearable que Fujitsu anunció estar desarrollando. Muchas de estas iniciativas no han conseguido hacer el suficiente ruido por falta de músculo, o simplemente por no ser más que proyectos de cara al futuro. Lo que ha hecho Google es lanzar un dispositivo que sirva para todos, y que sea lo suficientemente fácil de utilizar como para que cualquiera pueda usarlo. Un dispositivo que coge una función que todos estábamos esperando, la traducción en tiempo real por voz, y lo democratiza con unos auriculares. Además, el proyecto corre al cargo de la división de Inteligencia Articicial y Machine Learning de la empresa, que es el sector al que más importancia le está dando Google. Eso nos asegura que una de las empresas más potentes del mundo pondrá todo su músculo en seguir mejorando estas funciones. Vamos, que no no parece que sea un proyecto paralelo, sino una de las muchas funciones de un Google Assistant en el que están invirtiendo muchos esfuerzos. Y por último está el hecho de que utilice algoritmos de Machine Learning, con lo que el propio Google Traslator podrá ir mejorando sus funciones de traducción instantánea según lo vaya utilizando más gente. Esto convierte a los Pixel Buds en un inesperado rival a batir en una tarea tan importante como la de facilitar la comunicación. Esto le da un buen punto a favor a Google Assistant, y será interesante ver cómo reaccionan Apple, Microsoft o Amazon. En Xataka | Google Pixel Buds, la clave de estos auriculares inalámbricos es Google Assistant, no el diseño También te recomendamos Google Home Max, un potente altavoz "inteligente" centrado en la música y potenciado por Assistant Alexa conquista el CES: ¿ha logrado Amazon convertirlo en el "Android de los asistentes de voz"? Llevo más de 25 años trabajando en la misma empresa, ¿y qué? Entrevistamos a siete empleados senior - La noticia Los auriculares de Google traducen 40 idiomas instantáneamente, y eso podría cambiarlo todo fue publicada originalmente en Xataka por Yúbal FM .

Leer más »