Tecno

Tecnología en Gral

La eterna promesa del hidrógeno renovable: la razón por la que esta «gran esperanza» tecnológica nunca termina de despegar

Durante años, hemos estado hablando del hidrógeno como una de las grandes esperanzas para almacenar energía renovable. La idea de utilizar la electrólisis para convertir agua en hidrógeno ha vuelto una y otra vez. Sin embargo, con la excepción de algunos proyectos, estos sistemas no han conseguido despegar. Para frustración de muchos que, parafraseando a la prestigiosa economista de la energía Jennifer López, se preguntaban “¿el hidrógeno para cuándo?”. A través de Laura Ojea, llego a un trabajo muy interesante que analiza en profundidad la economía de estos sistemas de acumulación. Y, claro, la razón ¿Qué es la electrólisis? Jong Marshes Aunque el hidrógeno es el elemento más abundante de la tierra, es tan "sociable" que resulta casi imposible encontrarlo de forma aislada. Por ello, para poder utilizarlo debemos producirlo a partir de otras sustancias que lo contienen, como el agua. La electrólisis es, sencillamente, el proceso de usar una corriente eléctrica para descomponer el agua (H2O) en oxígeno (O2) e hidrógeno (H2). En Xataka La energía solar y la eólica ya son las más baratas en casi 60 países Lo interesante de esto es que si quemamos ese hidrógeno, lo que obtenemos (además de calor) es agua: si tenemos una fuente de energía barata y (potencialmente) ilimitada, lo que tenemos es sencillamente la batería perfecta. No obstante, a nivel industrial, el proceso no es tan sencillo como podría parecer. El resultado es que, a día de hoy, la inmensa mayoría del hidrógeno que usamos lo extraemos del gas natural. ¿Por qué? Porque el gas permite un tratamiento más rápido, más eficiente y, sobre todo, más barato. Es decir, el principal problema de usar hidrógeno para almacenar energía renovable es que era mucho más caro que comprar toneladas de hidrógeno en el mercado internacional. Para ese viaje, no hacían falta alforjas. ¿Sigue siendo tan caro? Markus Spiske El equipo de Stefan Reichelstein de la Universidad de Stanford se dio cuenta de que los precios de los electrolizadores no habían dejado de caer en los últimos años. La caída de la inversión era comparable a la que habían sufrido las placas fotovoltaicas o los equipos de energía eólica. En Xataka Cómo los que creen que vamos a acabar emigrando a Marte defienden que va a pasar Así que se preguntaron si aún hoy el hidrógeno renovable sería más caro que el producido con hidrocarburos. Para responder a esta pregunta los investigadores de la Universidad de Stanford recopilaron la inversión necesaria para la producción de hidrógeno y la confrontaron con los precios de mercado. Descubrieron que las instalaciones se vuelven rentables a partir de los 3'10 euros el kilo. Estallaron de júbilo, claro. Ahora mismo, los minoristas están pagando 3'50 euros el kilo. Eso hacía que, por primera vez, el hidrógeno renovable pudiera ser competitivo. Sin embargo, rápidamente descubrieron que ese precio no era real. Según sus análisis, el precio para grandes consumidores a duras penas supera los 2'66 euros. Esa y no otra es la verdadera razón por la que no llegan a despegar. El dato optimista del estudio es que el precio de los electrolizadores sigue cayendo. Es razonable pensar, explican los investigadores, que, en breve, estas cifras cambien e invertir en hidrógeno empiece a ser más interesante. ¿Quién sabe? La buena noticia es que esta es una carrera tecnológica que pueden ganar más de uno. También te recomendamos Nos hemos montado en el Energy Observer: así ha sido nuestro día desplazándonos gracias al hidrógeno por tierra y mar Detrás del sueño de la fusión fría: este puede ser el año en que volvimos a creer en las reacciones nucleares de baja energía Convertir la luz solar en combustible útil: se acaba de publicar un nuevo avance hacia la fotosíntesis seminatural industrial - La noticia La eterna promesa del hidrógeno renovable: la razón por la que esta "gran esperanza" tecnológica nunca termina de despegar fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .

Leer más »

NSO, la compañía que hackeó WhatsApp, ahora afirma ser capaz de acceder a datos de las nubes de Apple, Google o Amazon, según FT

NSO es una de las compañías más polémicas en lo que seguridad informática respecta, por ser la desarrolladora del spyware Pegasus, capaz de infectar un iPhone sin jailbreak en la era de iOS 9, de supuestamente hackear a Jeff Bezos o de aprovechar una vulnerabilidad de WhatsApp para instalar software espía en iOS y Android. Gracias a una información del Financial Times, nos enteramos de que la compañía israelí está promocionando en documentos que ofrece a clientes la posibilidad de obtener todos los datos de una persona almacenados en servidores de Apple, Google, Facebook, Amazon y Microsoft, y no solo la contenida en un smartphone físicamente. Esta capacidad, de ser cierta, va más allá de lo que han hecho hasta ahora. La compañía nunca ha admitido abiertamente las prácticas en las que se utiliza Pegasus, y al contrario, ha defendido que sus desarrollos van enfocados a la lucha contra el terrorismo. Sin embargo, según analistas de seguridad, se han acabado usando para hackear a periodistas y activistas opositores a regímenes dictatoriales. En Xataka Android He instalado todos los malware de Android: esto es lo que ocurre si te saltas los consejos de seguridad NSO sería capaz de hacerse con llaves de acceso de tus servicios sin que te enteres El hackeo del iPhone de San Bernardino fue uno de los primeros casos por los que NSO se hizo muy conocida. El Financial Times cita un documento de ventas como la fuente de la información que ha publicado. En él se detalla cómo, gracias a hacerse con las llaves de autenticación de servicios como Google Drive o iCloud infectado terminales, son capaces de hacerse pasar por estos terminales como si de un clon se tratase con incluso su ubicación, lo que les abre acceso a los datos de la nube de sus usuarios, sin que haya aviso de mail por acceso potencialmente malicioso o necesidad de recibir códigos de 2FA. De la noticia, eso sí, no se extrae que Pegasus pueda hackear servidores de los grandes de Internet, pero sí acceder a los datos que contienen hackeando con suma facilidad smartphones donde se encuentran claves de acceso de dichas plataformas. La clave es que el ataque se haría usuario a usuario, no mediante un hackeo masivo, pues hacen falta llaves individuales. Aun así, la explicación del Financial Times tampoco es detallada. Las posibilidades de la herramienta que han podido conocer por el documento son estas: "Tener acceso a un 'punto final de la nube' significa que los espías pueden llegar al 'contenido del smartphone y más allá', lo que permite que la información sobre un objetivo se 'recoja' desde múltiples aplicaciones y servicios" Frente a ello, la respuesta oficial de NSO al Financial Times: No proporcionamos ni comercializamos ningún tipo de capacidad de piratería o recolección masiva a ninguna aplicación, servicio o infraestructura en la nube. La noticia no detalla hasta qué punto se ha utilizado la herramienta para acceder a datos privados de personas, pero sí que Q-Cyber, compañía a la que pertenece NSO, la habría ofrecido al Gobierno de Uganda. No está, claro, sin embargo, si el país africano se hizo finalmente con los servicios de la polémica empresa. Al ser preguntados por el periódico, Amazon ha mencionado no haber encontrado pruebas de estos accesos a sus sistemas, Facebook afirma estar analizando el caso, y Apple afirma que no creen que exista una herramienta para ataques amplios contra usuarios, y sí para atacar a números reducidos de dispositivos. Google no ha respondido al Financial Times, y Microsoft solo ha instado a los usuarios a mantener un dispositivo "sano". También te recomendamos Una vulnerabilidad en WhatsApp y Telegram hace que los archivos del usuario queden accesibles para ser manipulados WhatsApp nunca será seguro, pero os vamos a contar un secreto: Telegram tampoco lo será, diga lo que diga su CEO Un grave fallo en WhatsApp permite instalar un peligroso spyware con solo una llamada: cómo evitar que te afecte - La noticia NSO, la compañía que hackeó WhatsApp, ahora afirma ser capaz de acceder a datos de las nubes de Apple, Google o Amazon, según FT fue publicada originalmente en Xataka por Antonio Sabán .

Leer más »

‘It: Capítulo 2’ presenta su aterrador y sangriento trailer oficial: llegará el 6 de septiembre a los cines

El clásico de Stpehen King vuelve en formato película dos años después del estreno de la primera película y décadas desde que se escribió la novela. En 2017 la película se convirtió en la película de terror más taquillera de la historia. Este próximo 6 de septiembre el payaso Pennywise vuelve a la gran pantalla y ya podemos ver el trailer oficial de 'It: Capítulo 2', la sangrienta película que nos espera. El trailer oficial se ha presentado en el Comic-Con que se está celebrando estos días en San Diego. En esta segunda parte el Club de los Perdedores (los protagonistas de de la historia junto al payaso Pennywise) se reúnen de nuevo 27 años después en Derry. Ya no son niños, sino adultos que deben enfrentarse de nuevo al terrorifico Pennywise y en esta ocasión si algo no falta es sangre. 'It: Capítulo 2', la segunda película de la adaptación de la mítica novela de Stephen King. Los integrantes del Club de los Perdedores se fueron de Derry pero la última vez que se enfrentaron a Pennywise no acabaron con él, por lo que la vuelta a la ciudad implica enfrentarse de nuevo a él. También implica muchas escenas terroríficas y llenas de sangre, como muestra este trailer. En Xataka Por qué 'It' es la novela definitiva de Stephen King 6 de septiembre: estreno internacional de 'It: Capítulo 2' La película llegará a los cines el próximo 6 de septiembre de forma internacional, según ha anunciado Warner Bros. Entre los países donde se estrenará en esta primera tanda también se incluye España. Además de este primer trailer también contamos con el poster oficial de la película y el primer teaser trailer. Un teaser trailer que en realidad dura más de dos minutos y es una escena de la película, puedes verla a continuación: 'It: Capítulo 2' cuenta en su reparto con Bill Skarsgård como payaso Pennywise, Jessica Chastain interpretando a Beverley, James McAvoy como Bill, Jay Ryan en el papel de Ben, James Ransone como Eddie, Isaiah Mustafa haciendo de Mike, Bill Hader de Richie y Andy Bean como Stan. Andy Muschietti reptie como director tras dirigir la primera película en 2017. Poster oficial de 'It: Capítulo 2'. Vía | Warner Bros También te recomendamos 'It: Capítulo 2' estrena su primer y aterrador tráiler: es hora de volver a enfrentar a Pennywise Por qué 'It' es la novela definitiva de Stephen King 'It' (Eso), el clásico de Stephen King estrena su primer y escalofriante tráiler: Pennywise está de regreso - La noticia 'It: Capítulo 2' presenta su aterrador y sangriento trailer oficial: llegará el 6 de septiembre a los cines fue publicada originalmente en Xataka por Cristian Rus .

Leer más »

Es imposible vivir sin ansiedad: mientras se convierte en una de las epidemias contemporáneas, la psicología busca nuevos enfoques

Nicanor sabe lo que es el miedo y lo sabe porque lo ha experimentado muchas veces. Últimamente, en cambio, ese miedo (quizás más indefinido, pero igual de vívido) lo visita mucho más a menudo. Le da algo de vergüenza reconocerlo, pero confiesa que mucho antes de salir a tomar algo con los amigos ya empieza a sentir una angustia irracional por lo que se encontrará allí. No lo entiende, pero su principal preocupación cuando va de fiesta son los músicos en vivo. Especialmente, la flauta. Cuando escuchaba una flauta en algún banquete, fiesta o evento social, una masa de temores le agarra por el pecho y no lo suelta. Lo convierte en un guiñapo. Nicanor, estamos bastante seguros de esto, tiene un trastorno de ansiedad, pero él no lo sabe. Y no es raro que no lo sepa, Nicanor vivió en Grecia en los últimos años del siglo V antes de Cristo y su problema, conservado en los 'Tratados Hipocráticos', es el primer caso documentado de un trastorno de ansiedad que tenemos. La 'ansiedad' no es, como podemos ver, una recién llegada a la vida de los seres humanos como podríamos creer. Siempre ha estado aquí y, hasta donde sabemos, no se va a ir a ningún sitio. No, no podemos vivir sin ansiedad. Pero, ¿Qué es la ansiedad? Aarón Blanco Tejedor Según el DSM, el que quizás sea el manual psiquiátrico de referencia, no he sido del todo exacto en los párrafos anteriores. Ansiedad y miedo son cosas clínicamente diferentes. La ansiedad se diferencia del miedo en que, mientras este último se trata de una respuesta emocional vinculada a una amenaza inminente (real o percibida), la primera es la anticipación de una amenaza que no se dibuja claramente en el horizonte. El matiz es importante. En Xataka Con depresión y conectado: qué hacemos en Internet cuando lo vemos todo negro Médicos, psicólogos e investigadores en general tienen claro que la ansiedad es una emoción normal, algo que forma parte del "equipo emocional estándar" de los seres humanos. Desde el punto de vista evolutivo, es un mecanismo psicológico que nos permite adaptarnos al entorno y que incita a las personas a alejarse de lugares peligrosos. Una de esas cosas que nos mantienen vivos, vamos. La poetisa, activista y divulgadora científica Beatriz Sevilla tiene una de las definiciones de un brote de ansiedad más incisivas que conozco, es «como si me estuviera persiguiendo un tigre, pero sin tigre». Intuitivamente, es una buena forma de conceptualizarlo. Sobre todo, porque durante la mayor parte de nuestra historia evolutiva el tigre sí estaba ahí. El problema es que, de vez en cuando, sencillamente no estaba. Dicho de otra forma, a veces, estos mecanismos emocionales dejan de ser adaptativos, fallan y se convierten en lo que, hoy por hoy, conocemos como un trastorno de ansiedad. Un mundo ansioso Como podíamos ver en el caso de Nicanor, no es algo nuevo. Lo nuevo es otra cosa: el mundo que nos rodea y el hecho de que nuestra biología y nuestra cultura van un poco más despacio que ese mundo. La evolución ha esculpido una caja de herramientas emocionales que nos dan razones para evitar circunstancias que ponen en riesgo nuestra seguridad, pero ¿qué pasa cuando esos riesgos se reducían drásticamente? Que los falsos positivos se disparan. En Magnet Cómo convertimos la tristeza en un trastorno psiquiátrico y por qué ha sido una pésima idea No es una forma de hablar. Según la OMS, en el mundo una de cada 10 personas sufre ansiedad en este momento y, al menos en los países donde tenemos datos fiables, se ha convertido en la enfermedad mental más prevalente. En Google se busca hasta 10 veces más el término ansiedad que depresión. Y, para que veamos que no es solo un problema de terceros, en los últimos años España se ha transformado en el país europeo que más ansiolíticos consume, la gran mayoría administrados por amigos y familias (44% en el caso de los opiáceos y 62% en sedantes). Las sociedades modernas se han convertido en máquinas de producir brotes de ansiedad. En buena parte, como dicen Wilson y Luciano, porque "sentirse bien" se ha convertido en una guía genérica de salud mental. Tanto es así que "los seres humanos del siglo XXI fácilmente entendemos que sentirse mal es algo anormal". O, dicho de otra forma, como muestran las encuestas, la gran mayoría de la población entiende que "sentirse mal" es incompatible con "creerse mentalmente sano". Una vez que la idea de que necesitamos estar bien para vivir bien se instala (cultural) en las personas el riesgo de que una persona se cronifique en un trastorno de ansiedad aumenta exponencialmente. Wilson y Luciano van más allá y apuntan a que ese tipo de ideas tan populares en nuestra sociedad (y que quizás pueden funcionar en algunos procesos transitorios como el luto) tienden a "desnaturalizar la ansiedad como parte natural del mundo" y pueden llegar a convertir "la evitación de ese sufrimiento como el único objetivo de la vida". Una "opción restrictiva que puede resultar destructiva". Contra la evitación experiencial «Los animales son felices mientras tengan salud y suficiente comida. Los seres humanos, piensa uno, también deberían serlo, pero en el mundo moderno no lo son. Al menos, en la gran mayoría de los casos». Con esta reflexión en 'La conquista de la felicidad', Bertrand Russell no sólo estaba haciendo una crítica a la sociedad de su tiempo, sino que estaba incidiendo precisamente en esta idea. En Trendencias Cinco cosas que aprendí al tener un trastorno de ansiedad Cuando los investigadores y los clínicos se dieron cuenta de que la práctica tradicional (esa necesidad de controlar las emociones para poder vivir feliz) estaba siendo contraproducente empezaron a reflexionar sobre la ansiedad en la vida cotidiana y como ese papel podía dar las claves para enfrentarse a esta epidemia cada vez más extendida. Hay muchos modelos y teorías que han surgido para entender este proceso, pero quizás los que se conocen como "de aceptación y compromiso" se encuentran entre los más exitosos (Hayes, Strosahl, & Wilson, 1999). Estos modelos inciden en combatir la rigidez psicológica que nos hace sumirnos en la evitación experiencial y aceptar que el malestar y el sufrimiento (cuando no son patológicos) son cosas indiscutiblemente vinculadas a la vida. Se trata de reconocer que no se puede vivir sin ansiedad, sí; pero también en no convertir esa idea en una losa que nos impida avanzar. La necesidad de encontrar una forma contemporánea de la vida buena Adam Whitlock Porque esa quizás sea la pregunta clave de todo esto: ¿cómo construir un relato cultural de la vida en la que no podemos escapar del dolor, el miedo o la incertidumbre y aún así merece la pena ser vivida? La psicología clínica contemporánea se centra en cambiar la mirada y promover la aceptación, pero también en ser conscientes de los valores personales y de comprometerse con ellos. No suena mal y está dando buenos frutos, pero lo cierto es que aún es pronto para saber si este enfoque funciona. En los últimos 150 años, el ser humano se ha reencontrado consigo mismo a través de la ciencia moderna, pero no hemos sido capaces de digerirlo bien (culturalmente hablando). Como señala Harari, "nos permitimos creer algo en el laboratorio y otra cosa totalmente diferente en el tribunal o el Parlamento. […] Después de dedicar cientos de páginas eruditas a deconstruir el yo y el libre albedrío, efectúan impresionantes volteretas intelectuales que milagrosamente los hacen caer de nuevo en el siglo XVIII”. Y eso es algo que nos hace chirriar los dientes. Necesitamos, dicen los psicólogos, encontrar nuevas formas de vivir una vida buena: no es algo sencillo, esa es una de las grandes tareas de la filosofía sintética, la psicología clínica y la teoría política: en fin, de la vida cotidiana. También te recomendamos Los científicos que soltaron tres millones de mosquitos en Australia para probar una teoría contra el dengue, la malaria o el zika Diagnosticar la depresión con la inteligencia artificial del smartphone y el uso que hacemos de él, la propuesta desde Stanford El truco de la ketamina: cómo cobrar 885 dólares por un antidepresivo que cuesta 10 en cualquier farmacia - La noticia Es imposible vivir sin ansiedad: mientras se convierte en una de las epidemias contemporáneas, la psicología busca nuevos enfoques fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .

Leer más »

Sherpa, la empresa española de inteligencia artificial, incorpora a Tom Gruber, creador de Siri

Tom Gruber lleva más de una década trabajando en el ámbito de los asistentes digitales y la inteligencia artificial. Se le conoce por ser uno de los creadores de Siri, el asistente virtual que Apple compró en 2010 y posteriormente incluyó en sus dispositivos. Tom Gruber ha trabajado durante años en Siri y dentro de Apple, pero ahora lo hará para una empresa de vasca, para Sherpa.ai. Tal y como ha anunciado Sherpa, han incorporado a Tom Gruber como Strategic Advisor (asesor estratégico). Se encargará de ofrecer ayuda al equipo de Sherpa.ai para mejorar sus funcionalidades relacionadas con la inteligencia artificial. Un fichaje que desde luego muestra la relevancia de Sherpa en este sector. Según el propio Tom Gruber: "Entre las empresas de Digital Assistant que he visto, el producto y el equipo de Sherpa.ai es el que más me ha entusiasmado". Xabi Uribe-Etxebarria y Tom Gruber, creadores de Sherpa y Siri respectivamente. La relación entre Sherpa y Tom Gruber comenzó años atrás, cuando Tom aún trabajaba para Apple y estos quisieron adquirir Sherpa. Las negociaciones no salieron adelante, pero se entabló una relación entre el CEO de Sherpa y Tom Gruber. El experto en asistentes digitales finalizó su contrato con Apple en septiembre de 2018 donde lideró el equipo encargado de diseñar las nuevas funcionalidades de Siri. Ahora puede sumarse a otros proyectos fuera de Cupertino y según han indicado desde Sherpa, prestará sus servicios en exclusiva para Sherpa. Un asistente digital que nació en País Vasco Ahora bien, ¿que es exactamente Sherpa? La empresa se dió a conocer en 2012 cuando presentaron su primera app para Android, un asistente digital que a lo largo de los años ha ido mejorando sus capacidades. Actualmente su tecnología basada en inteligencia artificial se integra en más dispositivos aparte del móvil, como pueden ser los coches, los altavoces inteligentes o las TVs. En un mundo donde cada vez más empresas suman los términos de "inteligencia artificial" a sus productos y donde Alexa, Google Assistant y Siri dominan el mercado... da la impresión de que es complicado salir adelante. Pero Sherpa parece estar consiguiéndolo, según indicó su CEO Xabi Uribe-Etxebarria a Techcrunch hace unos meses, su truco está en centrarse únicamente en inteligencia artificial. Sherpa, al igual que otros asistentes digitales, tiene como objetivo prestar al usuario ayuda de forma proactiva para que sea más cómoda y natural la interacción entre el humano y el dispositivo. Según ellos, su asistente es "líder en algoritmos predictivos de inteligencia artificial. En Xataka Quién quiere casarse con mi asistente: así está el mercado de alianzas entre marcas y Alexa, Siri y Google Assistant Sherpa se puede instalar en iOS y en Android, pero también están integrando este asistente y servicios relacionados en otros productos como pueden ser los vehículos. En estos casos la estrategia es B2B, es decir, ofrecen su servicio y tecnología directamente al fabricante y no al consumidor. Por último, recientemente han lanzado una nueva app llamada Sherpa News (disponible de nuevo tanto en iOS como en Android), centrada en ofrecer noticias para el lector aprendiendo de sus gustos y preferencias. También te recomendamos Google quiere que le digamos "gracias" y "por favor" a su Asistente Facebook está desarrollando un nuevo asistente virtual con IA para competir contra Apple, Amazon y Google, según CNBC Mis hijos hablan con Alexa, Assistant y Siri y me pregunto si debo enseñarles a ser amables y preguntarles por favor - La noticia Sherpa, la empresa española de inteligencia artificial, incorpora a Tom Gruber, creador de Siri fue publicada originalmente en Xataka por Cristian Rus .

Leer más »

Xiaomi Mi A3, primeras impresiones: cuando Xiaomi se hace competencia a sí misma

Tal y como adelantaban los rumores, ya tenemos entre nosotros al sucesor del Xiaomi Mi A2, uno de los modelos con mejor relación calidad-precio del año pasado. El Mi A3 llega ahora para continuar una estirpe de teléfonos con Android One que inició allá por 2017 el Xiaomi Mi A1 y que ya va por su tercera generación. Finalmente, se ha cumplido prácticamente todo lo que se había filtrado, y el Xiaomi Mi A3 ha llegado al mercado como la versión global del CC9e presentado hace un par de semanas en China, eso sí, con Android One como sistema operativo. Hemos estado un rato probándolo y aquí están nuestras primeras impresiones. Ficha técnica del Xiaomi Mi A3 XIAOMI MI A3 PANTALLA AMOLED HD+ de 6,088 pulgadas (19,5:9) PROCESADOR Snapdragon 665 RAM 4 GB ALMACENAMIENTO 64 o 128 GB (más micro SD hasta 256 GB) SOFTWARE Android 9 Pie (Android One) CÁMARA FRONTAL 32 MP CÁMARA TRASERA 48 MP + 8 MP + 2 MP BATERÍA 4.030 mAh con carga rápida 18W DIMENSIONES Y PESO 153,48 x 71,85 x 8,475 mm 173,8 g OTROS Lector de huellas en pantalla, reconicimiento facial, USB-C, dual SIM, jack 3,5 mm PRECIO Desde 249 euros Un diseño que enamora, una pantalla que no tanto Lo primero que destaca del nuevo Xiaomi Mi A3 es su construcción de cristal con unos bordes metalizados y unas esquinas redondeadas, lo que en conjunto resulta atractivo a la vista y agradable al tacto. A diferencia del aluminio con acabado mate del Mi A2, en este caso tenemos tres colores brillates (azulón, grisáceo y blanco puro) que generan unos bonitos reflejos en función de cómo incide la luz en el terminal y le otorgan un aspecto premium. En Xataka El mejor móvil Xiaomi en calidad precio: guía de compra y comparativa Además de que resulta algo resbaladizo, el problema, como suele suceder con este tipo de materiales, es la presencia de huellas y suciedad en general, algo que es mucho más visible en los colores oscuros (en el blanco no se notan tanto). En cualquier caso, siempre podemos recurrir a la funda que Xiaomi incluye en la caja para evitarlo a la vez que protegemos el teléfono. En el borde inferior, tenemos el conector USB-C y el altavoz, mientras que en el superior, encontramos la toma jack para auriculares. El lateral derecho queda reservado para los controles de volumen y el botón de encendido, y el izquierdo, para la ranura de tarjetas. En este sentido, el Mi A3 cuenta con una bandeja doble, de forma que podemos elegir si metemos en ella dos tarjetas SIM o una SIM y una micro SD. La parte trasera es completamente lisa, salvo por la triple cámara, que está alineada verticalmente en la esquina superior izquierda. Los tres sensores están alojados en un módulo que sobresale del cuerpo, lo que provoca que se acumule algo de suciedad en su contorno y que el terminal "cojee" ligeramente cuando lo dejamos sobre una superficie lisa. Eso sí, a diferencia del Mi A2 y el Mi A1, en este caso no tenemos lector de huellas en la zona posterior porque está integrado en la pantalla. Y precisamente de la pantalla es de lo que vamos a hablar ahora. El nuevo Mi A3 incorpora una pantalla AMOLED de 6,1 pulgadas (6,088 para ser más exactos) con cristal Corning Gorilla Glass 5 y un notch en forma de gota que lo diferencia bastante de su predecesor inmediato. Los marcos son relativamente ajustados, algo más grueso el inferior, pero sin ser algo exagerado para un móvil de gama media. De izquierda a derecha: Xiaomi Mi A1 vs. Xiaomi Mi A2 vs. Xiaomi Mi A3 Pero si nos fijamos en la pantalla, hay un detalle que no podemos pasar por alto: su resolución. Y es que, para decepción de muchos, Xiaomi ha optado por dotar al Mi A3 de resolución HD+, lo que supone un paso hacia atrás respecto a su antecesor, el Mi A2, que sí contaba con un panel FullHD. ¿Por qué? Según nos han dicho desde la propia marca, para mantenerse en ese rango de precio, "no se puede tener todo", y han preferido apostar por el apartado de la cámara y de la autonomía. Y a la hora de la verdad, ¿se nota? Lamentablemente, sí. Se echa de menos ese plus de resolución, como también se echa de menos algo más de brillo, ya que incluso si lo llevamos al máximo, se nos antoja algo corto. No hemos podido probarlo en exteriores, pero intuimos que, bajo la luz directa del sol, esto puede suponer un problema. Además, los blancos tienden a quedar algo fríos, y como estamos ante un terminal Android One, el sistema de Google nos ofrece muchas menos opciones de personalización que MIUI y no nos permite ajustar temperatura, contraste y saturación. Android puro en un hardware que no da un gran salto El Mi A3 integra como procesador al sucesor del Snapdragon 660 de Qualcomm, que precisamente era el que tenía el Mi A2. Hablamos del Snapdragon 665, que tiene una construcción de 11 nanómetros LPP y está formado por ocho núcleos Kyro 260 hasta 2,0 GHz. Le acompañan la GPU Adreno 610, 4 GB de RAM y dos opciones de almacenamiento: 64 o 128 GB de almacenamiento (en ambos casos, ampliable con una tarjeta micro SD hasta 256 GB). En Xataka Android Los mejores móviles con Android One de 2019 No hemos podido someter al Mi A3 a los benchmarks correspondientes ni tampoco hemos tenido tiempo de ponerlo a prueba con juegos exigentes, pero durante el tiempo que hemos estado con él, sí que hemos percibido algún retardo en la multitarea y algún cierre repentino de apps. Tendremos que probarlo a fondo en nuestro análisis, pero la primera impresión que nos ha transmitido es que habría sido deseable un procesador de mayor nivel y algo más de RAM. Respecto al software, la seña de identidad de la familia Mi A es, precisamente, Android One, un software básico y ligero, que, como decimos siempre, tiene sus ventajas y desventajas cuando lo traducimos a la experiencia de usuario. En un lado de la balanza, tenemos esa experiencia pura y limpia de Android, que nos resulta familiar y nos da una cierta seguridad a nivel de fluidez y estabilidad. Pero en el otro, tenemos sus escasas opciones de personalización. El Xiaomi Mi A3 llega de serie con Android 9 Pie y las apps que Google obliga a instalar, sin añadidos estéticos, ni bloatware ni apps duplicadas. El único toque que aporta Xiaomi en el software de este Mi A3 es un pequeño apartado propio en los ajustes, la aplicación de cámara y un par de apps. En cuanto a las opciones para desbloquear el terminal, el nuevo terminal de Xiaomi incluye, como hemos dicho, un sensor de huellas integrado en la pantalla y reconocimiento facial. Hemos probado ambos métodos y funcionan correctamente, con precisión y rapidez. En el caso del sensor de huellas, cada vez que tocamos la pantalla, aunque esté apagada, aparece un pequeño símbolo que nos indica dónde debemos poner el dedo para que sea más fácil. 48 megapíxeles, selfies grupales y ultra gran angular como bazas En el apartado fotográfico, el Mi A3 incluye una cámara frontal de 32 megapíxeles con apertura f/2.0 que se apoya en la Inteligencia Artificial para la detección automática de escenas y el modo retrato. La cámara trasera, por su parte, está formada por un sensor principal de 48 megapíxeles con apertura f/1.79, un sensor secundario de 8 megapíxeles con ultra gran angular de 118 grados y un tercer sensor de 2 megapíxeles que se ocupa de la profundidad. En ambas cámaras, recurre a la tecnología Pixel Binning para combinar cuatro píxeles en uno más grande. En Xataka "Es importante encontrar una demanda real para que los móviles plegables sean un éxito" Entrevista con Wang Xiang, vicepresidente de Xiaomi Uno de los pocos aspectos en los que Xiaomi da su propio toque personal, como decíamos antes, es en la aplicación de cámara. Aquí nos encontramos una interfaz, intuititva y sencilla, que mantiene las líneas de diseño y distribución de iconos que hemos visto en otros modelos de la marca con la última versión de MIUI. En la cámara trasera, tenemos un total de siete modos de disparo: Vídeo Corto, Vídeo, Foto, Retrato, Nocturno, Panorámica y Pro. En este último, podemos ajustar manualmente la velocidad de exposición, el diafragma, el balance de blancos, la sensibilidad y la lente: amplio o ultra amplio. De izda. a dcha.: 0,6X vs. 1X vs. 2X (todas en automático) En el modo Foto es donde podemos jugar con el gran angular disparando a 0,6x, 1x o 2x, mientras que en el modo Retrato, disponemos de un embellecedor, filtros y la posibilidad de ajustar la profuncidad de campo para lograr el efecto bokeh. Además, tenemos varios filtros, flash, Inteligencia Artificial, Google Lens, temporizador... En definitiva, a falta de probar su comportamiento en diferentes escenas, no echamos de menos ninguna opción. Selfie en modo Foto (izda.) vs. Selfie en modo Retrato con el desenfoque del fondo al máximo (dcha.) En cuanto a la cámara frontal, tenemos cuatro modos de disparo: Vídeo Corto, Vídeo, Foto, Retrato y Panorámica. Como dispone de un único sensor, se ve obligada a recurrir al software para lograr el efecto bokeh. ¿Lo malo? Que no es muy preciso y resulta algo artificial. ¿Lo bueno? Que podemos ajustar el desenfoque a nuestro gusto. Selfie en modo Foto (izda.) vs. Selfie en modo Panorámica (dcha.) Aquí, destaca especialmente ese modo Panorámica (Panorama Selfie), que permite girar la cámara a ambos lados mientras nos hacemos un autorretrato para abrir el ángulo de visión e incluir más elementos en la foto (más amigos o más fondo, según la situación). Los rivales más duros están en casa A falta de probar los apartados en los que más empeño ha puesto Xiaomi para este modelo (la autonomía y el desempeño de las cámaras), el Mi A3 es un móvil que aspira a convertirse en el superventas que ya fue su antecesor, pero no tenemos muy claro que lo vaya a tener tan fácil. El hecho de haber apostado por una única configuración de 4 GB de RAM (en lugar de una alternativa con 6 GB) y un procesador de la serie 6 de Qualcommm (en vez de uno de la serie 7) es algo que, probablemente, repercutirá en el rendimiento general del teléfono. Tampoco ayuda el haber sacrificado la resolución FullHD+ de la pantalla, sobre todo teniendo en cuenta que también habría sido deseable algo más de brillo. Por ese precio, hay pocos modelos de otras marcas que puedan hacerle frente; el problema está en el catálogo de la propia Xiaomi En cualquier caso, estamos antes un modelo que ha dado un gran salto en diseño y que cuenta con valores añadidos como esa enorme batería de 4.030 mAh con carga rápida, el lector de huellas integrdo en la pantalla y unas cámaras que, a priori, prometen amplias posibilidades. Todo ello por un precio que, recordemos, parte de los 249 euros. Pocos modelos de otras marcas hay en ese rango que puedan hacerle frente... El problema, en este caso, está dentro del catálogo de Xiaomi, donde por ese precio poco más, sí que tenemos algún que otro rival considerable para el Mi A3 (léase el Mi 9T, por ejemplo). Incluso si nos fijamos en modelos del año pasado (el Pocophone F1 o hasta su antecesor, el Mi A2). También te recomendamos Que el Xiaomi Mi A3 parezca un Mi A3 Lite deja adivinar un cambio de estrategia en los smartphones de la compañía Xiaomi Mi 9T, primeras impresiones: Xiaomi apuesta por una cámara pop-up para un modelo que apunta muy alto Xiaomi Mi A3: el primer Android One con triple cámara es una evolución muy alejada del Mi A2 - La noticia Xiaomi Mi A3, primeras impresiones: cuando Xiaomi se hace competencia a sí misma fue publicada originalmente en Xataka por Laura Sacristán .

Leer más »

FaceApp utiliza nuestros datos y no es la única: hasta para disfrutar del último viral tenemos que claudicar con nuestra privacidad

FaceApp es el último viral. Una aplicación que fue lanzada en 2017 pero que ha sido estos días cuando ha explotado en popularidad gracias al filtro que nos hace viejos. Si te has conectado a las redes sociales esta semana es muy probable que lo hayas visto. Su funcionamiento es realmente sencillo, simplemente subes la foto a la aplicación y voilà. Pero detrás de este viral se esconde una política de privacidad muy opaca. Las millones de fotos que se han subido a FaceApp no caerán en saco roto. Al contrario. Nuestros datos son muy valiosos y como reflejan los términos de la aplicación, podrán ser compartidos con terceros. Lamentablemente es una práctica muy habitual estos días y pese a no darnos cuenta muchas veces, con cada foto que subimos de estos virales, estamos renunciando poco a poco a nuestra privacidad. En Xataka GDPR, un año después: lo bueno, lo feo y el malo FaceApp pertenece a la compañía rusa Wireless Lab, quienes utilizan redes neuronales para generar y transformar rostros realistas a partir de fotografías. Su CEO y fundador es Yaroslav Goncahrov, quien desde 2014 trabaja en la aplicación pero que ya contaba con experiencia previa en empresas como Yandex (el Google ruso), SPB Software o Microsoft. Qué dice la política de privacidad de FaceApp La política de privacidad de FaceApp no se ha actualizado desde el 20 de enero de 2017. Más de dos años sin cambios. Además estamos ante una política básica, muy habitual en empresas pequeñas que no esperaban tener un alcance tan grande. A través de los términos de uso y la política de privacidad podemos leer qué tipo de acciones realiza FaceApp con nuestros datos. Y es sencillo comprobar que no están adaptadas al Reglamento General de Protección de Datos (RGDP). Términos de uso de FaceApp La política de privacidad de FaceApp no especifica qué se hace exactamente con nuestros datos ni cuáles están siendo recopilados. Tampoco permite borrar o descargarlos como sí permiten aplicaciones de compañías más grandes como Facebook o Google. Pero lo más preocupante es la cantidad de apartados que dan vía libre a FaceApp para utilizar nuestros datos. La aplicación especifica que "los datos son almacenados en Estados Unidos y en todo aquel país donde la compañía pueda tener instalaciones". Es decir, siendo una empresa rusa se entiende que también podría derivar los datos hacia allí. Pese a que no se haya demostrado que la app realiza tal envío. Según describe la política de privacidad, FaceApp utiliza nuestra información para: Proporcionar contenido e información personalizada. Anuncios online u otras formas de marketing. Proporcionar, mejorar, probar y monitorear la efectividad del servicio. Desarrollar y probar nuevos productos y características. Monitorear métricas como el número total de visitantes, tráfico y patrones demográficos. Diagnosticar o solucionar problemas tecnológicos. Actualizar automáticamente la aplicación FaceApp en el dispositivo. No termina ahí el uso de nuestros datos, ya que FaceApp también comparte datos de uso con terceros para mejorar los anuncios. Un uso que el creador ha matizado. "También podemos compartir cierta información, como datos de cookies, con socios publicitarios o terceros. Esta información permitiría a las redes publicitarias de terceros, entre otras cosas, entregar anuncios dirigidos que se consideren de mayor interés para usted". El creador de FaceApp responde a algunas dudas En declaraciones a Techcrunch, Yaroslav Goncharov ha respondido a las dudas sobre la privacidad de FaceApp. En el comunicado, el creador afirma que "FaceApp realiza la mayor parte del procesamiento de fotos en la nube", en concreto, en AWS y Google Cloud. Sobre estas fotos, asegura que "queremos asegurarnos de que el usuario no cargue la foto repetidamente para cada operación de edición. La mayoría de las imágenes se eliminan de nuestros servidores dentro de las 48 horas posteriores a la fecha de carga". "No vendemos ni compartimos ningún dato del usuario con terceros", explica. Aunque en al política de privacidad sí se reflejan algunas excepciones como aquellas "organizaciones de terceros que nos ayudan a proporcionarle el Servicio" y con "socios publicitarios de terceros". Sobre el envío de datos a Rusia, Goncharov explica que "aunque el equipo central de I+D se encuentra en Rusia, los datos del usuario no se transfieren a Rusia", ya que se utiliza la nube de Google y Amazon. Respecto a poder eliminar todos los datos de los servidores, el CEO de FaceApp explica que cualquiera puede hacerlo aunque es desde la casilla de soporte. Allí habrá que pulsar en "reportar un error" y mandar un correo con la palabra "privacidad". Un método muy casero que dicen "estar trabajando en solucionarlo". Entrenando algoritmos de reconocimiento facial Además del valor publicitario de nuestros datos, uno de los usos que tiene nuestro rostro es el entrenamiento de los algoritmos de reconocimiento facial. Para entenderlo simplemente hay que fijarse en cómo funcionan. Los algoritmos se basan en bases de datos enormes de rostros, todos ellos anónimos pero útiles para que la IA entienda cómo funciona el rostro humano. ¿Comparte FaceApp nuestro rostro para mejorar los algoritmos de reconocimiento facial? No lo sabemos, pero la política de privacidad deja la puerta abierta a ello. Como indica la sección de "compartiendo su información": "Podemos eliminar partes de datos que puedan identificaros y compartir datos anónimos con otras partes". "También podemos combinar su información con otra información de manera que ya no esté asociada con usted y compartir esa información agregada". No sería el primer caso de una aplicación que utiliza las millones de fotos subidas por sus usuarios para desarrollar herramientas de reconocimiento facial. En enero de 2019, se viralizó el hashtag #10yearchallenge donde una herramienta de Facebook nos permitía ver cómo habíamos cambiado en diez años. Tres años antes, Microsoft presentó su Project Oxford, una serie de experimentos virales que calculaban nuestra edad, medían la longitud de nuestro bigote o nos encontraban un gemelo fantasma. Recientemente, en mayo de este año, la aplicación Ever que realizaba copias de seguridad con espacio ilimitado en la nube se vio envuelta en la polémica al desvelarse, según NBC News, que nuestras fotos servían para monetizar el servicio al venderlas para mejorar tecnologías de reconocimiento facial. En Xataka El experimento viral del #10yearchallenge puede tener truco: es un caramelo para entrenar sistemas de reconocimiento facial Una historia que se repite una y otra vez El caso de FaceApp no es único. Es una nueva constatación de que vivimos en un mundo donde nuestra privacidad está en entredicho. Y es que se da la circunstancia de que, posiblemente, sin la recopilación de una gran cantidad de rostros no se podría haber alcanzado la perfección de la técnica de FaceApp. Utilizar nuestros datos para captar más datos. Una extraña rueda. Como explican desde Genbeta, si nos fijamos en los términos de uso de aplicaciones como Instagram, veremos que son similares en parte a los de FaceApp. "En nuestro Servicio, o en relación con este, de conformidad con el presente acuerdo nos concedes una licencia mundial, no exclusiva, transferible, sublicenciable y exenta de pagos por derechos de autor para alojar, distribuir, modificar, mantener, reproducir, mostrar o comunicar públicamente y traducir tu contenido, así como para crear contenido derivado (de conformidad con tu configuración de privacidad y de la aplicación)". FaceApp no cumple con el RGPD pero en lo relativo a hacer uso de nuestros fotografías para fines comerciales no se aleja del resto de grandes empresas. La privacidad es uno de los temas clave para la Unión Europea y aplicaciones como estos virales son un ejemplo de todo lo que falta todavía por hacer. Casi ninguna de las grandes aplicaciones está libre de polémica. Igual pasó con Instagram casi desde sus inicios. Y es que cuando le damos a una aplicación el acceso a nuestras fotos, también le estamos dando toda una cantidad de permisos. Desde que nos envíen anuncios hasta que conozcan nuestros movimientos o aprovechen nuestro rostro para estudios globales. Una vez nuestro rostro se sube a la red, empieza a formar parte del complejo engranaje que las compañías de tecnología tienen con nuestros datos. Existen decenas de ejemplos de aplicaciones que "nos espían". Desde la Roomba y el acceso a nuestra casa, aplicaciones que guardan nuestras fotos, clientes alternativos de WhatsApp, Alexa y Assistant, aplicaciones que nos paga por movernos y saber dónde vamos, herramientas de Google para encontrar gemelos en obras de arte, la app de La Liga que utilizaba el micrófono par emisiones ilegales... los ejemplos van apareciendo una y otra vez. E incluso aunque deneguemos el permiso se ha demostrado que muchas obtienen esos datos igualmente. Con FaceApp tenemos un ejemplo más de cómo las aplicaciones virales sirven para obtener nuestros datos. Lamentablemente, como usuarios, poco podemos hacer. Sí es importante que seamos conscientes de la problemática y no dejemos de darle importancia. Porque todos queremos disfrutar del último viral, pero también queremos manifestar nuestro descontento con que se utilicen nuestros datos tan a la ligera. También te recomendamos Descubren en China una misteriosa base de datos que clasifica a 1,8 millones de mujeres como "listas para reproducirse" Zuckerberg dice ahora que Facebook se centrará en el cifrado y la privacidad Facebook ahora se enfrenta a una investigación criminal por haber compartido datos personales con más de 150 compañías - La noticia FaceApp utiliza nuestros datos y no es la única: hasta para disfrutar del último viral tenemos que claudicar con nuestra privacidad fue publicada originalmente en Xataka por Enrique Pérez .

Leer más »

Las 14 novelas de ciencia ficción y fantasía que han ganado el Premio Minotauro hasta el momento

Para los que nos gusta la literatura fantástica y de ciencia ficción, el Premio Minotauro ha sido durante años un galardón de referencia. Más que nada porque en un país como España que sea un premio impulsado por un gran grupo editorial como es Planeta y que además esté dedicado a este género, nos encontramos con una auténtica rareza. De lo que siempre, como lector y "opinador", me he quedado con estos premios Minotauro es que son una buena forma de descubrir a nuevos (y no tan nuevos) autores y nuevos títulos de literatura fantástica en español que, en un mercado invadido por autores anglosajones, era difícil que entrasen en el radar del lector más casual o del que, simplemente, no termine de decidirse por alguna novela española. Así que cuando el año pasado Ediciones Minotauro anunció la suspensión de la decimoquinta edición de sus premios, nos encontramos con una bombilla que se fundía. Afortunadamente para todos, la editorial comunicó hace unas semanas la reactivación del Premio Minotauro en una edición que se celebrará en 2020 y en donde Xataka es jurado y medio colaborador. En Xataka Anna Starobinets: el universo particular de ciencia ficción y terror de una de las escritoras más originales del momento Y esta es una noticia fantástica porque da la oportunidad a cientos de autores (algunos noveles, otros con un curriculum algo más nutrido) a poder impulsar su carrera, y a miles de lectores poder conocer novelas bastante interesantes, que vamos a repasar. ‘Nieve en Marte’, de Pablo Tébar Goyanes (2017) Comenzamos, precisamente, con el último galardonado. Pablo Tébar Goyanes tiene una larga trayectoria como guionista en televisión. Es creador de ‘Diablero’, serie de terror mexicana que se puede ver en Netflix, pero en España ha cocreado ‘Mar de plástico’ y ha guionizado decenas de series. En ‘Nieve en Marte’ nos encontramos con un thriller de Tierra moribunda en la que la humanidad se prepara para la gran evacuación. Mientras, acaba de llegar al otrora planeta rojo un especialista en lenguas muertas para un trabajo del que no le han contado nada. ‘Los últimos años de la magia’, de José Antonio Fideu (2016) Albaceteño de origen y maestro de profesión, José Antonio Fideu fue el ganador del premio Minotauro 2016 por ‘Los últimos años de la magia’, una novela con toques steampunk ambientada en una Londres victoriana donde la magia es real, pero está fuertemente perseguida. Bebiendo mucho del cuento “de toda la vida” y con múltiples referencias a las criaturas de los hermanos Grimm, los seres de la literatura gótica y, en definitiva, a todo lo que podríamos situar en esta ambientación, Fideu enarbola una muy estimulante historia. ‘Los que sueñan’, de Elio Quiroga (2015) Elio Quiroga tiene una larga carrera como cineasta. Es director de varios largometrajes y cortometrajes entre las que están las notables ‘No-Do’ y ‘La hora fría’. En el mundo de la literatura era viejo conocido antes de ganar el Minotauro con varios poemarios y novelas como ‘El despertar’. En ‘Los que sueñan’, Quiroga cuenta la historia de Dante, un prestigioso e importante informático que ha visto cómo su vida ha cambiado drásticamente en un mundo desolado por la guerra y diversas crisis sociales. Un mundo que ha cambiado por completo y del que Dante se culpa completamente. 'Verano de miedo', de Carlos Molinero (2014) La edición de 2014 fue una movidita. Su vinculación al Festival de Cine Fantástico de Sitges provocó no pocos debates en torno a la idoneidad de la alianza que se notó además en la tibia acogida que tuvo la novela ganadora, que enseguida tuvo la etiqueta de "juvenil" (con todos los prejuicios que conlleva) y no terminó de convencer a la crítica. Carlos Molinero, guionista de televisión, propone una novela sobre un chavalote cuya "vida es una mierda" que está de vacaciones en el pueblo de la abuela cuando un vampiro es desenterrado. ‘Panteón’, de Carlos Sisí (2013) Para los amantes del género zombi, Carlos Sisí es un viejo conocido gracias a su saga de ‘Los caminantes’, ambientada en la ciudad andaluza de Málaga. Actualmente ha pasado de zombis a vampiros con ‘Rojo’ y está preparando una nueva entrega de ‘Panteón’, la novela con la que ganó el Minotauro en 2014. En ‘Panteón’, la Tierra ya no existe y el universo conocido está “gobernado” por La Colonia, un asentamiento científico que logra equilibrar la frágil balanza de poder entre todas las facciones enfrentadas. Una muy ambiciosa novela que es contada desde varios puntos de vista, enriqueciendo con muchos matices una historia notable. Hemos hablado con Sisí para que nos cuente de dónde surgió la idea para la novela y por qué decidió probar a presentarla al certamen: "Me crié leyendo a Asimov y jugando con juguetes de Star Wars, así que esa ambientación me era (y es) muy poderosa. El espacio profundo, las naves, ¡los robots!. Tenía la mente muy amueblada para esos ambientes. Y quería, desde luego, escribir una novela de ciencia ficción. La única pega era que tengo poco tiempo para hacer cosas por amor al arte, y no estaba muy seguro de qué salidas tendría. Si el terror es minoritario, la ciencia ficción debe ser la peor cosa sobre la que se te puede ocurrir escribir. Casualmente, mientras andaba dándole vueltas a eso, vi la convocatoria del Premio Minotauro. Por aquel entonces tenía una aportación de diez mil euros, que sonaba como el motor del Halcón Milenario recién salido de fábrica, así que… me agarré a esa pequeña esperanza y empecé. Tardé muy poco en escribir PANTEÓN, salió de dentro, con ganas, sin ninguna vuelta, fluída. La presenté al premio y luego me olvidé." En Xataka Liu Cixin, el Tolstoi chino de la ciencia ficción Además, Carlos guarda muy buen recuerdo de la ceremonia de entrega y del trabajo que supone ser, además, jurado de un premio de esta envergadura: "Resultar ganador fue una noticia fabulosa: La ceremonia de la entrega se quedará para siempre en mi recuerdo. Había canapés, bebidas, mucha gente de prensa, compañeros de letras y mucha gente importante del mundillo que hablaban contigo sobre el estado de la ciencia ficción, novelas que nos habían gustado, referentes, ¡cosas!. Los jueces se acercaban y te felicitaban, y comentaban el libro contigo. Lo mejor, sin duda, fue cuando me senté en el AVE de vuelta y empecé a ver las redes sociales. Había tantos, y digo tantos enhorabuenas, tantos corazones, tanta alegría y felicitaciones en mi muro, que me sentí… Me sentí genial. Fue bonito, y mucho. Aún a veces se refieren a mí como el “ganador del Premio Minotauro 2013”, y a veces se me ha dicho: “Hombre, ¡tú eres un Minotauro!”, como algo meritorio. Supongo que lo es. Al año siguiente fui jurado del Premio y me di cuenta del enooorme trabajazo de selección que es enfrentarse a la elección de una sola novela, entre las más de cuatrocientas que se presentan. Mucho leer, mucho valorar. Y una larga tarde de discusiones acaloradas con los otros miembros, entre el que estaba Javier Sierra, por cierto. Eso también lo recuerdo con cariño." 'La torre prohibida', de Ángel Gutiérrez y David Zurdo (2012) La pareja creativoa formada por Gutierrez y Zurdo tiene en su haber un buen puñado de buenas novelas, como la que nos ocupa: un thriller de miedo en donde viajamos a la psique de Jack Winger, un reportero de guerra retirado que empieza a sufrir alucinaciones. Si bien la novela es un tanto desigual a la hora de desarrollar las dos épocas temporales en las cuales vemos a Jack, tiene elementos que atrapan y que no te sueltan. La parte "del pasado" es apasionante, mientras que la del presente pide más paciencia. 'Ciudad sin estrellas', de Montse de Paz (2011) Montse de Paz tiene el "triste" mérito de ser una de las dos únicas ganadoras del Premio Minotauro en sus catorce ediciones. Leridana de origen, Montse ha consagrado su vida a la labor humanitaria pero sin dejar de lado su parte más literaria habiendo publicado un buen puñado de obras tanto de ficción como de no ficción de numerosos géneros. En 'Ciudad sin estrellas' nos encontramos con la historia de un joven muchacho llamado Perseo que vive en una de tantas ciudades aisladas completamente del exterior tras un apocalipsis nuclear. El joven quiere descubrir si es cierto lo que se cuenta del mundo exterior en una agradable distopía que triunfa en lo que se propone. 'Crónicas del Multiverso', de Víctor Conde (2010) Bajo el pseudónimo de Víctor Conde se esconde Alfredo Moreno, canario que llevaba ya adscrito al premio Minotauro desde sus inicios. De hecho, antes de ganar en 2010, ya había quedado finalista en las dos primeras ediciones del galardón por 'Mystes' y 'El teatro secreto'. 'Crónicas del Multiverso' es una de las obras centrales de su bibliografía con algunas "expansiones" literarias. Galardonada con el Ignotus, nos encontramos con la historia de un mundo aislado, la Variedad, cuya civilización más avanzada descubre que está muriendo. 'El templo de la Luna', de Fernando J. López del Oso (2009) Leyendo la sinopsis de 'El templo de la Luna' uno reconoce que, efectivamente, el autor es hijo de uno de los más importantes "parapsicólogos" que ha habido en la televisión, Fernando Jiménez del Oso. En Xataka Un futuro por el que luchar: todas las veces que la ciencia ficción ha soñado mundos sin desigualdad entre hombres y mujeres En 'El Templo de la Luna' nos encontramos con todo un thriller sobre un arqueólogo que encuentra un misterioso artefacto en un templo de existencia inexplicable y los poderes dispuestos a hacerse con ello. 'El libro de Nobac', de Federico Fernández Giordano (2008) El uruguayo Federico Fernández Giordano cogió dos géneros que, a mi entender, suelen funcionar fenomenalmente bien (el policiaco y el fantástico) para elaborar un novela en la que se ve claramente su interés por el surrealismo y la obra de Borges, Casares y Poe. La historia de 'El libro de Nobac' gira en torno a un libro que se reescribe cada noche y que todo lo que aparece en él se cumple. El dueño del libro maldito contratará a una periodista y a un escritor para que logren desentrañar el misterio de este libro que parece ser uno con Valdemar. 'Gothika', de Clara Tahoces (2007) La otra ganadora del premio Minotauro es Clara Tahoces, cuya fascinación por el mundo de lo onírico y la fantasía la ha llevado a escribir una buena decena de libros y novelas, amén de colaborar con programas como 'Cuarto milenio'. Con 'Gothika', la madrileña nos propone una novela de vampiros en la que una vampira viaja al Madrid de la era actual, donde conocerá a Alejo, un aspirante a escritor que busca documentarse en el ambiente gótico. ‘Señores del Olimpo’, de Javier Negrete (2006) Nos encontramos con uno de los autores que más tiempo en activo lleva. Me refiero a Javier Negrete, autor de renombre desde prácticamente los comienzos de su carrera (ya en los 90 obtuvo unos cuantos Ignotus y UPC por sus primeros trabajos), este profesor tiene en la Grecia antigua su gran ambientación para escribir. ‘Señores del Olimpo’, novela con la que ganó el Premio Minotauro en 2006, es buen ejemplo de ello gracias a una magnífica combinación de mitología y “trama palaciega” en donde los mortales se ven a merced de los acontecimientos mientras los dioses andan “a lo suyo”, por lo menos hasta que ven que los gigantes avanzan imparables. Javier Negrete recuerda con gran entusiasmo esos primeros años del Premio Minotauro: “Lo cierto es que hay otros certámenes, como me ocurrió con el UPC o más tarde con el Edebé o el Gran Angular, en los que fui finalista, de los que me enteré desde fuera. Con el Minotauro fue diferente. Yo ya había publicado La Espada de Fuego cuando se convocó por primera vez. Recuerdo muy bien la gran fiesta en la que se le entregó, ya que, además, fue una ocasión de alegría personal: la primera edición la ganó, como es bien sabido, mi gran amigo León Arsenal con la novela Máscaras de matar, que ya había tenido ocasión de leer tiempo antes en un manuscrito que él corrigió para el premio. La segunda edición la ganó otro compañero de andanzas literarias en la CF y la fantasía, Rodolfo Martínez, así que es comprensible que me mordiera el gusanillo y decidiera participar en la tercera edición. No había podido hacerlo en 2005, ya que venía de terminar El espíritu del mago y no tuve tiempo, pero sí pude presentarme en 2006 con Señores del Olimpo. Recuerdo la noche de la entrega como un momento increíblemente emocionante… tal vez demasiado. En otros premios, el jurado se reúne días antes de la entrega y le comunica su veredicto al premiado por teléfono. En esta ocasión, estábamos allí varios de los finalistas más prensa, aficionados, muchísimos amigos… y el jurado seguía reunido y no terminaba de salir la fumata negra. Había un casi empate entre Rafa Marín y yo, pero finalmente la balanza se inclinó de mi lado. ¡Casi me da un infarto! Cuando recogí el premio y empecé a posar para las fotos, Rafa fue el primero que vino a felicitarme. Fue muy curioso: en 1991 participé, sin haber publicado nunca, en el primer premio de novela corta de la UPC, y entonces quedé finalista mientras que ganaron ex aequo Rafa Marín y Ángel Torres, a los que yo conocía y admiraba como lector. Y en 2006 gané yo y ellos dos fueron finalistas. Suelo bromear con que el padawan se convirtió en jedi, gracias al Minotauro ;—)” Además el madrileño, que cuenta ya con una veintena de novelas publicadas (la última, ‘Odisea’, recién salida del horno), nos cuenta que el recibir el premio le ayudó bastante a escalar en su carrera literaria. “La promoción y la distribución del premio me vinieron muy bien para subir un peldaño más en mi carrera literaria. La novela, por cierto, ganó el premio a la mejor novela extranjera de fantasía publicada en Francia en el festival Utopiales de 2008, de modo que aún me trajo alguna satisfacción más. Fue la primera vez que utilicé el mundo griego —en este caso el mitológico— para una novela larga, pero no la última. Precisamente ahora en Odisea, que acaba de publicarse, aparecen escenarios y personajes de Señores del Olimpo, aunque con un enfoque un tanto distinto. Lógicamente, me siento muy agradecido tanto al premio Minotauro como a la editorial en sí, en la que tengo publicadas, además, otras cinco novelas. Por eso me parece una noticia excelente que, después de no convocarse en 2018, vuelva a la vida este año. Creo que la fantasía y la ciencia ficción, que en tiempos no se consideraron respetables, se han convertido ya en mayores de edad y que impregnan con sus elementos de maravilla y anticipación otros géneros. Así que es estupendo que el premio fantástico por excelencia se convoque de nuevo. ¡Le deseo, por supuesto, larga vida y muchos éxitos!” 'Los sicarios del cielo', de Rodolfo Martínez (2005) Ganador de un buen puñado de Ignotus, Rodolfo Martínez puede que sea uno de los escritores más veteranos (y laureados) en ganar un Minotauro. El asturiano, de hecho, ambientó 'Los sicarios del cielo' en el mismo universo de 'El abismo en el espejo' y el ciclo "La ciudad", dándonos a entender que estamos ante una fantasí urbana. Republicada recientemente por Spórtula bajo el título de 'Este incómodo ropaje', la novela gira en torno a Remiel, dueño de un bar que se ve involucrado en el ataque a un proxeneta. Pronto nos encontraremos con un cóctel que incluye agentes el Mossad, samurais, sacerdotes y criaturas angelicales. 'Máscaras de matar', de León Arsenal (2004) El honor de ser el primer ganador del Minotauro corresponde a León Arsenal, todo un veterano en el círculo de los relatos que empezaba a hacer sus pinos en el mundo de la novela, sobre todo histórica. De hecho, podemos considerar a 'Máscaras de matar' como un rara avis dentro de su faceta novelística. En un mundo con magia, chamanismo y poderes inexplicables, nos encontramos con la historia de las gentes de la región de Seis Dedos, organizadas en una estructura social muy compleja. En este ambiente nos encontramos con Corocota, un cazador de cabezas Arma, en la tortuosa persecución de la anatemizada bruja Tuga Tursa. También te recomendamos 'Marvel Land' empieza a tomar forma: Disney ya tiene los permisos para su próxima gran expansión de su parque en California Ya están aquí los Premios Minotauro 2020: se busca la mejor obra de fantasía y ciencia ficción en español Aquí está el primer tráiler de 'The Boys', la serie de superhéroes de Amazon basada en el famoso cómic lleno de sexo y violencia - La noticia Las 14 novelas de ciencia ficción y fantasía que han ganado el Premio Minotauro hasta el momento fue publicada originalmente en Xataka por Albertini .

Leer más »

«Ash contra Puigdemont, Rivera o Iniesta»: Pokémon Iberia, el ‘fangame’ hecho con RPG Maker que parodia todos los tópicos de España

Pueblo Paleta es Albacete, el profesor Oak es Félix Rodríguez de la Fuente y la Pokéball es Hacendado Ball. Pokémon Iberia es un 'fangame', un videojuego hecho por y para fans donde todo ocurre en España. La estética, el mecanismo de capturar Pokémon o de enfrentarse a otros líderes de gimnasio es la misma que en el juego original, pero se han añadido toda una serie de modificaciones para adaptarlo a la Península Ibérica, con nuevos diseños, personajes famosos y sobre todo muchos guiños a nuestra cultura. El juego ha sido creado utilizando RPG Maker XP e inicialmente Pokémon Essentials, esta última una herramienta que permitía crear juegos basados en Pokémon pero que Nintendo decidió cerrar en septiembre del año pasado. Aquello no impidió que su creador, conocido como Eric Lostie, continuase el desarrollo de Pokémon Iberia y lo haya puesto finalmente este mes de julio al alcance de todo el mundo, disponible para jugar en PC de forma gratuita. Explorando España: qué encontraremos en Pokémon Iberia Pokémon Iberia está planteado como un mod en clave de humor. Y eso se nota desde un primer momento, ya que constantemente las referencias y la mayoría de diálogos están hechos para divertir al jugador. Es precisamente este hecho lo que ha llevado a que esté considerado como un juego polémico, por su tono satírico, el uso del humor negro y la presencia de personajes que generan opiniones tan dispares como los políticos de toda índole. Durante el juego iremos recorriendo las principales ciudades de España como Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla o Ibiza. Cada ciudad tiene su propio mapa, creado para albergar los distintos gimnasios Pokémon y donde también encontraremos los edificios más representativos de cada sitio. Pero lo más interesante del juego es precisamente la adaptación de la saga Pokémon a la personalidad de cada sitio y sus tópicos más populares. En Xataka He pasado cuatro años y medio creando mi propio videojuego indie desde cero, y ha sido un auténtico fracaso Mapa de la ciudad de Barcelona en Pokémon Iberia. En Cataluña nos encontraremos a los hermanos Gasol, a jugadores del Barça y a políticos independentistas. En Murcia a Pérez Reverte o en Valencia a Camps y Rita Barberá. La mayoría de políticos están presentes e incluso el Pequeño Nicolás es un personajes recurrente. Pokémon Iberia toca muchísimos temas que han estado de actualidad y los afronta con su particular visión. Pero siempre sin descuidar que estamos ante un 'fangame' de Pokémon. La estética y los elementos clave del juego original se mantienen. Por ejemplo empezamos eligiendo entre tres Pokémon y un profesor nos explicará cómo funciona el mundo. Sin embargo, en vez de ser el profesor Oak será el conocido naturalista y divulgador español. Después, a medida que avanza el juego, deberemos recopilar nuevos Pokémon, enfrentarnos a los líderes de cada gimnasio, conseguir medallas, lanzar pokéball y hacernos con todos. Además de las ciudades, también aparecerán lugares tan importantes de la geografía española como el aeropuerto de Castellón, que en el juego ha sido conquistado por Pokémons de tipo fantasma y donde encontraremos a personajes como el ufólogo Íker, basado en Iker Jiménez. Y es que de la misma manera que en Pokémon nos encontramos a criaturas del estilo de cada zona, en Iberia pasa igual. En Asturias hay Pokémon oveja y en Canarias hay tipo volcán. El Aeropuerto de Castellón, donde encontraremos muchos Pokémon tipo fantasma y al ufólogo Íker. Eric Lostie ha modificado los distintos Pokémon para crear versiones "españolizadas". Encontramos por ejemplo a los Alakazam que están inspirados en personas de etnia gitana, tienen un tono más oscuro de piel y llevan cruces colgando; los Electrode a los que se relaciona con terroristas; los Bysharp, que están inspirados en los tercios españoles o el Ludicolo, que en vez de una piña lleva una paella en la cabeza. Las referencias y modificaciones de Pokémon Iberia son casi innumerables, razón por la que el juego ha cosechado tanta popularidad. Desde el pescaito frito, hasta Mercadona, pasando por Desatranques Jaén o el Valle de los Caídos, lugar donde se realiza la Liga Pokémon de Iberia. Pescaito RPG Maker y el trabajo detrás de los 'fan games' No es el primer 'fangame' de Eric Lostie basado en la saga, ya que previamente nos mostró Pokémon Titán. Tampoco será el último, ya que el creador prepara uno nuevo. Pero todos tienen en común que están creados con RPG Maker y basados en Pokémon. Detrás de Eric Lostie está José Chumillas, un estudiante alicantino de Ingeniería Informática que, como explica a BlueBBVA, es forocochero habitual y de hecho explica que todo surgió a raíz de uno de sus hilos. POKEMON IBERIA COMPLETO (V1.03)DESCARGA: https://t.co/JXTXfQKelWWIKI: https://t.co/ybLv0L4Bw9La versión más completa y pulida hasta el momento, ¡que la disfrutéis! pic.twitter.com/RRr5rZMPii— EricLostie (@pkmntitan) 12 de julio de 2019 El juego está disponible para descargar en PC, aunque el creador no descarta en un futuro que también está disponible para MacOS. Pese a que la versión final completa lleva solo unas semanas disponible, ha ido actualizándose repetidamente para corregir distintos bugs. Eric Lostie mantiene contacto directo con la comunidad a través de su perfil de Discord y ofrece habitualmente vídeos en su perfil de Twitch. A vueltas con los límites del humor Más allá del trabajo de adaptación y desarrollo, el juego ha atraído la atención de muchos usuarios por sus gags y el uso de chistes que en algunas ocasiones juegan con los límites del humor. Comentarios machistas, lenguaje directo y sátira de personajes polémicos. Valga por ejemplo la presencia de la "Pandilla San Fermín", una forma de hacer referencia a La Manada. O en el inicio, cuando había que elegir género y al marcar la opción "no binario" nos convertían en un helicóptero. Comunicado sobre Pokemon Iberia y la modificación que van a sufrir ciertos chistes. Espero que podáis entenderlo. pic.twitter.com/PkRldxKEy2— EricLostie (@pkmntitan) 7 de julio de 2019 Pokémon Iberia juega con los tópicos y estereotipos pero su particular comedia no fue del agrado de todos y el creador decidió modificar algunos apartados del juego, publicando un pequeño comunicado aclarando su versión. En Vida Extra Todos los juegos de la serie principal de Pokémon ordenados de peor a mejor El creador ha asegurado desde su cuenta personal que su intención "no es entrar en cuestiones personales" y que "en Pokémon Iberia siempre he intentado que a pesar de los exageradísimos estereotipos negativos, hubiese un pequeño punto de amabilidad en cada colectivo del que el juego se burla". Pero un juego así es difícil que se escape de la polémica y al final el creador se ha visto envuelto en críticas desde todos lados, tanto de aquellos a quienes su humor no les gusta como quienes creen que no debería haber cambiado nada. Como apunta Equilateral, es una lástima que la polémica y el estilo de humor del juego eclipse el trabajo detrás de la adaptación. Aún así es una muy buena noticia que juegos 'fanmade' hechos por fans alcancen la popularidad de Pokémon Iberia, una versión realizada al detalle y donde tanto la personalidad del creador como su admiración por la saga se reflejan claramente. También te recomendamos En 'Jurassic World Evolution' podrás crear tu propio parque de atracciones con dinosaurios Si no te gusta el ajedrez tradicional, aquí tienes 17 "forks" del juego que conquista a medio mundo 'PlayerUnknown's Battlegrounds', el juego aún por terminar que reina en Steam y Twitch - La noticia "Ash contra Puigdemont, Rivera o Iniesta": Pokémon Iberia, el 'fangame' hecho con RPG Maker que parodia todos los tópicos de España fue publicada originalmente en Xataka por Enrique Pérez .

Leer más »

Hasta ahora las hamburguesas han sido el único resultado de la carne cultivada, el siguiente reto son solomillos sin carne animal

La carne que comes, si eres carnívoro, viene de músculo animal. Pero los animales están compuestos de mucho más que solo músculo. Tienen órganos y huesos que la mayoría no consume. Requieren agua, espacio, y conexiones sociales. Producen desperdicios. Los granjeros gastan mucha energía y recursos para criar organismos complejos, creando desperdicio en el proceso, teniendo en mente exclusivamente cuantos trozos de carne pueden criar para que les sea rentable. Sería más fácil, más humanitario y menos dispendioso, producir únicamente las partes que quiere la gente. Y con la biología celular, e ingeniería de tejido, es posible crear solo músculo y tejidos de grasa. Se llama carne cultivada. Los científicos proveen a las células con los mismos materiales que necesitan para crecer, solo que esta vez, fuera del animal: nutrientes, oxígeno, humedad y señales moleculares de sus células vecinas. En Xataka El BOOM de la carne de mentira tiene un enorme problema: no hay hamburguesas falsas para todos Hasta ahora los investigadores han cultivado montones de células que pueden transformar en carne procesada como una hamburguesa o una salchicha. Esta tecnología de carne cultivada sigue en las primeras fases de investigación y desarrollo, ya que se tienen que ampliar y refinar los prototipos para prepararlos para los desafíos de la comercialización. Pero, ya están los ingenieros biológicos con su próximo reto: crear trozos estructurados de carne como un solomillo o pechuga de pollo. De qué está hecha la carne Si pones un trozo de carne cruda bajo un microscopio, podrás ver lo que estás comiendo a nivel celular. Cada mordisco es una matriz de músculo y células de grasa, entrelazadas con vasos sanguíneos y envuelto por tejido conectivo. Las células musculares están llenas de proteínas y nutrientes, y las células de grasa están llenas, por supuesto, de grasa. Estos dos tipos de células contribuyen a la mayoría del sabor y de la sensación en boca que experimenta un carnívoro al morder una hamburguesa o solomillo. Los vasos sanguíneos proveen el tejido de un animal con nutrientes y oxígeno cuando está vivo; después de la matanza, la sangre añade el matiz "umami" a la carne. Sección de pavo teñida para mostrar el tejido muscular esquelético de la organización a nivel celular, también conocida como carne. Natalie Rubio El reto para los investigadores de agricultura celular es recrear esta complejidad de la carne por completo. Podemos cultivar células de grasa y musculares en una placa de Petri pero los vasos sanguíneos y el tejido conectivo no se generan espontáneamente como lo hacen en un animal. ¿Cómo podemos generar biomateriales y bioreactores para proveer la difusión de nutrientes e inducir organización para obtener un trozo de carne grueso y estructurado? Las hamburguesas de carne cultivada son el primer paso Para crear cualquier tipo de carne cultivada, los investigadores sacan pequeños trozos -del tamaño de una canica- de tejido de una vaca, cerdo, o gallina y aíslan células individuales. Después, ingenieros biológicos como yo ponemos las células en frascos de plástico y les damos nutrientes, oxígeno y humedad mientras los mantenemos a la temperatura corporal. Las células están contentas y se pueden dividir de manera exponencial, creando más células. Cuando crecen sobre plástico, las células continúan dividiéndose hasta que se expanden por toda la superficie disponible. Esto da como resultado una capa aglomerada que tiene una célula de grosor. Una vez las células paran de dividirse, empiezan a madurar. Las células musculares se juntan para crear largas fibras musculares y las células grasas comienzan a producir lípidos. Los investigadores pueden combinar un puñado de estas células para crear productos de carne procesada, como hamburguesas, perritos calientes, y salchichas. Las células animales son las únicas que pueden replicar gran parte de la experiencia de la carne. Pero, sin vasos sanguíneos y tejido conectivo, no obtienes un tejido tridimensional organizado y eso es lo que necesitas para los trozos de carne estructurados como solomillo, pechugas de pollo, o bacon. Para sobreponerse a este reto, los científicos pueden usar biomateriales para replicar la estructura y función de los vasos sanguíneos (para obtener nutrientes y oxígeno posteriormente) y tejido conectivo (para la organización y textura). Esta área de investigación se llama desarrollo de andamio. En Xataka Las nuevas hamburguesas sin carne (y sangrantes) son seguras para el consumo humano, según la FDA Andamios: el ingrediente secreto de los solomillos El concepto de los andamios se origina en el campo de la ingeniería de tejidos para aplicación médica. Los científicos combinan células y andamios para producir biomateriales funcionales para investigación, evaluaciones de toxicología o implantes. Estos biomateriales pueden tener formas distintas -películas, geles, esponjas- dependiendo de qué propiedades se quieran obtener del tejido final. Por ejemplo, podrías cultivar células cutáneas en hojas de colágeno planas, para crear un injerto de piel para ayudar a víctimas de quemaduras, o células óseas en una esponja hidroxiapatita para la regeneración ósea. Para las aplicaciones médicas, los andamios se necesitan generalmente por la seguridad del implante, debe no inducir una respuesta del sistema inmunitario del cuerpo, tiene que ser degradable y capaz de soportar el crecimiento de las células. Para las aplicaciones alimenticias, los diseños o consideraciones de los andamios son diferentes. Deberían soportar el crecimiento de las células, pero también es importante que sean baratas, comestibles, y que su producción no contamine en exceso. Algunos biomateriales comunes para la aplicación alimenticia incluyen celulosa de plantas, un carbohidrato llamado chitosan de champiñones y un carbohidrato llamado alginato de algas. Aquí está una "receta" para carne cultivada con la que he trabajado en el laboratorio. Primero, crea un andamio apropiado. Aisla chitosan extraído de champiñones y disuélvelo en agua para crear un gel viscoso. Pon el gel en un tubo y expon un extremo a una sustancia fría, como hielo seco o nitrógeno líquido. El tubo entero de gel se empezará a congelar lentamente, empezando por el extremo más frío. Después, ya se puede liofilizar mediante un vacío que expulsa el gel a temperaturas muy bajas, creando un material seco parecido a una esponja. El proceso de congelación dirigido crea una esponja con pequeños poros alineados -parecido a un conjunto de pajitas- y también tejido muscular. El proceso simplificado para crear una esponja de chitosán con poros alineados. Así, en vez de cultivar la carne en plástico plano, puedes transferir las células a esta esponja tridimensional para proveer a las células con más superficie y crear así un tejido más grueso. Los poros también pueden ayudar a distribuir nutrientes y oxígeno a través del tejido. Hasta ahora, con esta técnica, mi laboratorio ha sido capaz de producir pequeños trozos de carne de menos de un centímetro cuadrado, un poco pequeños para una barbacoa pero un buen comienzo. Otras posibilidades de andamios incluye cultivar células dentro de fibras, geles, o esponjas con una base de alginato. O los técnicos pueden aclarar células vegetales de plantas en un proceso llamado descelularización, y repoblar el marco de celulosa que sobra con las células de animal. Una vez los investigadores encuentren materiales y métodos que funcionen muy bien, trabajaremos en crear tandas más grandes. En ese momento, será un simple juego ampliar el proceso y bajar el precio para que los productos de carne cultivada puedan competir con los productos de carne de granja. Siempre es emocionante ver como startups debutan con sus albóndigas cultivadas, sus salchichas y hamburguesas. Sin embargo, estoy mirando al futuro para ver qué es lo siguiente. Con un poco más de investigación, tiempo, fondos, y suerte, el menú de carne cultivada 2.0 incluirá el solomillo y las chuletas de cerdo que muchos carnívoros conocen y aman. Autor: Natalie R. Rubio, doctorando en Agricultura Celular, Tufts University Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí. Traducción | Alba AlonsoFotos | istock | Natalie Rubio | Jimmy Chan También te recomendamos Las nuevas hamburguesas sin carne (y sangrantes) son seguras para el consumo humano, según la FDA El BOOM de la carne de mentira tiene un enorme problema: no hay hamburguesas falsas para todos La ley no hace evidencia: lo que diga un tribunal sobre Monsanto y el glifosato no cambia la ciencia - La noticia Hasta ahora las hamburguesas han sido el único resultado de la carne cultivada, el siguiente reto son solomillos sin carne animal fue publicada originalmente en Xataka por The Conversation .

Leer más »