Así se las ingenió Pepsi para tener la sexta mayor flota naval del mundo

Así se las ingenió Pepsi para tener la sexta mayor flota naval del mundo

A finales de la década de los 80, justo antes de que la URSS colapsara como entidad, Pepsi llegó a un acuerdo con el gobierno soviético: refresco a cambio de submarinos. De la nada, Pepsi pasó a tener la sexta flota naval militar más grande del mundo. En cierto sentido, Pepsi estaba desmantelando a la Unión Soviética más rápido que cualquier otro país.

Calmando la Guerra Fría con refrescos

Para entender cómo Pepsi acabó consiguiendo tener su propia flota naval tenemos que remontarnos a finales de la década de los 50. En esa época Estados Unidos y la URSS buscaron aliviar las tensiones entre ambos titanes mediante un programa de intercambio cultural. El programa consistía básicamente en que cada uno de los países realizara una exposición en el país del otro. La Unión Soviética la realizó en Nueva York, donde montaron una pequeña feria con diferentes objetos y actuaciones propias de Rusia. Por su parte, Estados Unidos se fue a Moscú a montar sus diferentes stands con ítems americanos. Había un cosas de Disney, había ordenadores de IBM y había… refrescos de Pepsi.

Que Pepsi estuviese ahí no era casualidad ni simplemente que el gobierno estadounidense escogiese a Pepsi aleatoriamente. La compañía se las había ingeniado para utilizar la exposición como una puerta de entrada en el país soviético, una estrategia a largo plazo para colocar uno de los productos más icónicos del capitalismo en la cuna del comunismo.

Pepsi

Como parte de la exhibición había una casa típica estadounidense repleta de productos importados de EEUU. El dirigente Nikita Khrushchev de la Unión Soviética visitó la casa donde le estaba esperando el vicepresidente estadounidense Richard Nixon. Ambos políticos estuvieron debatiendo en el que se conoce como el 'Debate de la cocina'.

Pero dejando la política un poco de lado, lo interesante de este encuentro es el plan que había detrás para que el dirigente soviético probase el refresco de cola de Pepsi. Un caluroso día de julio en el que Richard Nixon (a petición de un ejecutivo de Pepsi) condujo a Nikita Khrushchev hasta el stand de Pepsi para ofrecerle el frío refresco. La habían embotellado tanto con agua estadounidense como con agua local de suelo ruso. La foto de un máximo dirigente del comunismo bebiendo algo tan capitalista como es Pepsi dio la vuelta al mundo.

Nikita Khrushchev

En los años posteriores Estados Unidos buscaba formas de apaciguar las tensiones con la URSS. Si a esto se le suma que Pepsi necesitaba expandirse fuera de Estados Unidos para no competir con Coca-Cola, el plan estaba claro: vender el refresco en tierras soviéticas. Aprovechando los antecedentes con Nikita Khrushchev, Pepsi consiguió con la ayuda del gobierno estadounidense negociar la venta de la bebida en la URSS. No solo eso, sino que Pepsi tuvo derechos de venta exclusivos. Sólo tenían que enviar el jarabe de la bebida a la URSS y en las fábricas montadas ahí se encargaban de meterle agua carbonatada y embotellarla. Negocio redondo.

Con qué pagar cuando nadie quiere tu moneda

Negocio redondo, o al menos eso es lo que parecía. Porque había un pequeño matiz, la URSS no tenía con qué pagarle a Pepsi por su bebida. El rublo ruso no tenía valor fuera de la URSS y nadie lo cambiaba en otra moneda extranjera, el gobierno soviético tampoco tenía dólares para pagarle en la moneda propia de Estados Unidos. Volvieron al trueque, a cambio del refresco Pepsi obtenía botellas de Stolnichnaya Vodka, teniendo los derchos exclusivos de vender este licor en Estados Unidos

Pepsi

El acuerdo funcionó durante unos años y todos parecían estar ganando con él. Hasta que en 1989 expiró el trato entre Pepsi y la URSS. Cada vez se vendía más Pepsi en la URSS, pero el rublo ruso seguía sin tener valor y el vodka que se ofrecía a cambio no era suficiente. Pepsi pedía más a cambio de sus refrescos y de las pocas cosas que le quedaba a una URSS en sus últimos años de vida era capital militar.


La Rusia soviética como no se había visto antes: a través de la cámara de un espía norteamericano

En Magnet

La Rusia soviética como no se había visto antes: a través de la cámara de un espía norteamericano

De vender refrescos a vender buques de guerra

La solución a la que llegaron el gobierno soviético y la compañía de refrescos es desde luego peculiar, una flota naval con la que saldar sus deudas y poder seguir disfrutando de la bebida en tierras comunistas. New York Times recogía la noticia en mayo de 1986. Un total de 17 submarinos de ataque obsoletos, un crucero, un destructor, una fragata y unos cuantos petroleros civiles. Pepsi no solamente pasó a tener una flota militar mayor que casi todos los países del mundo, sino que literalmente estaba desmalentando armamentísticamente a la URSS.

Fragata Fragata soviética. Vía Pxhere.

Pepsi no tenía mucho que hacer con esta flota naval, la única guerra que estaba librando era comercial y contra Coca-Cola. Con el paso del tiempo se fueron librando de los submarinos y el resto de la flota vendiéndola a otros gobiernos y empresas marítimas. Toda la flota tenía un valor aproximado de 3 mil millones de dólares, según Pepsi.

Las cosas se desmoronaron poco después con el declive de la URSS y su desintegración en 1991. Pepsi de repente pasó de tener sus fábricas y barcos en la URSS a tenerlo en 15 países diferentes. Ahora tenía que negociar de nuevo con cada uno de ellos y aceptar los posibles aranceles que surgiesen. Entre los esfuerzos de la compañía destaca el hecho de enviar una réplica de una lata de Pepsi gigante a la estación espacial rusa. Pero de nada valía, el capitalismo había entrado en los países del este de Europa, las exclusividades de mercado se habían acabado y Coca-Cola volvía a ser un competidor.

Vía | Atlas Obscura
Imagen | Pxhere

También te recomendamos


Expuestos 7.5TB de datos con proyectos de la agencia de inteligencia rusa como desanonimizar el tráfico TOR o vulnerar redes P2P


China ya tiene 219 de los 500 supercomputadores más potentes del mundo, mientras EEUU domina el top 10


Apple pide al Gobierno de Trump que detenga su guerra comercial contra China porque afectará a las empresas y la economía de EEUU


La noticia

Así se las ingenió Pepsi para tener la sexta mayor flota naval del mundo

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Cristian Rus

.

Chequea también

Cómo sería un mundo sin el Amazonas: la oleada histórica de incendios en Brasil nos enfrenta al escenario que quedará tras ella

La cifra la dábamos ayer: según las estimaciones del Instituto Nacional de Investigación Espacial del Brasil (INPE), en lo que llevamos de año se han detectado 72.843 incendios en Brasil. Es decir, un 83% más que durante las mismas fechas de 2018. La Amazonía está ardiendo como nunca antes. Y el "nunca antes" es importante. A las puertas del G7, António Guterres, secretario general de la ONU, ha manifestado su "profunda preocupación" y Emmanuel Macron ya ha calificado los incendios de "crisis internacional", pero ¿es cierto? ¿Qué lo hace distinto a otros grandes incendios? ¿Cómo podría afectarnos que desapareciera el Amazonas para convertirse en una enorme huerta donde pasta el ganado y crece la soja? ¿Qué arde en Brasil? De los 72.843 incendios registrados hasta mediados de agosto, el 52,5% (unos 38.228) afectaron directamente a la selva del Amazonas; el 30,1% (21.942) ocurrieron en las inmediaciones de la selva, en lo que se denomina "sabana brasileña"; y, por último, el 10,9% de los fuegos afectaron a la región boscosa que se alza en el litoral atlántico del país. En Magnet El impacto medioambiental de los incendios del Amazonas, explicado en un mapa Estados como Amazonas o Acre ya han declarado la situación de alarma y otros mucho (Mato Grosso, Paraná o los alrededores de Sao Paulo) han sufrido niveles altísimos de contaminación atmosférica por las humaredas. Solo en Mato Grosso, en pleno Amazonas, se han declarado 13.641 incendios, un 205% más que el año pasado. Sin embargo, como la mayoría de expertos internacionales saben, lo que se está quemando no es solo un bosque: es una pieza clave en el equilibrio ecológico global. El mismo Guterres ha dejado claro que "en medio de la crisis climática mundial, no podemos permitirnos más daño a una gran fuente de oxígeno y biodiversidad". ¿Qué perderíamos? No es sencillo saber cuales serían las consecuencias finales de la desaparición de las selvas tropicales del Amazonas. Fundamentalmente porque no tenemos modelos sólidos capaces de estimar el impacto de un evento tan disruptivo de manera aceptable. Sin embargo, mirando qué cosas se perderían con la deforestación de la selva brasileña podemos hacernos una idea de la dimensión de la catástrofe medioambiental. En Magnet El Amazonas, en manos de Noruega: así ha terminado una diminuta nación con la misión de salvar la selva El gran pulmón del mundo: Las enormes selvas tropicales del Amazonas tienen la capacidad de absorber hasta 2.400 millones de toneladas de dióxido de carbono cada año. Eso supone la cuarta parte de todo el carbono absorbido por los bosques de todo el mundo. Si el Amazonas desapareciera, los Acuerdos del Clima de París saltarían por los aires. El arca de Noé: En el Amazonas viven un 9,5% de todas las especies del planeta; uno de cada cinco especies de pájaros y una de cada cinco especies de peces. Solo en la región amazónica, hemos encontrado 40.000 especies de plantas, 2.200 especies de peces, 1.294 de pájaros, 428 de mamíferos y 378 de reptiles. En total, se estima que hay unas 1.800.000 especies y las consecuencias de estos incendios pueden ser muy graves. Lluvias y suelos Los árboles ayudan a controlar el nivel de agua en la atmósfera y ayudan a regular el ciclo del agua. La falta de árboles tiende a provocar un suelo más seco y perjudican los cultivos. Esto, además de alterar las precipitaciones, favorece la erosión del suelo. Salvando las distancias, el 'Dust Bowl' que enterró el centro de Estados Unidos en arena durante los primeros años del siglo XX y obligó a migraciones masivas agravando la Gran Depresión fue un proceso parecido. Lo más probable es que si destruimos la selva para cultivar, en menos tiempo sus fértiles terrenos se conviertan en polvo. Diversidad social. Hoy por hoy, más de 350 comunidades indígenas viviendo en la Amazonía y sus reservas. Son fenómenos sorprendentes que nos han ayudado a entender mejor el origen del lenguaje, la estratificación social o la agricultura. También son estructuras muy frágiles que ya están en peligro. De acuerdo con el INPE, en la última semana los fuegos han afectado a 68 áreas protegidas. Lugares como el Parque Nacional de la Chapada dos Guimaraes ya ha perdido el 12% de su vegetación. ¿Qué hacemos ahora? Esa es la gran pregunta. El Amazonas, hoy, está más amenazado de lo que solía estarlo. Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, lleva desde mucho antes de su elección liderando la oposición a cualquier medida que favorezca la conservación del Amazonas. Sus políticas quieren favorecer proyectos desarrollistas que amplíen el terreno útil para ganadería, agricultura y minería. En Magnet Asfaltar el Amazonas y dar barra libre a la industria: los planes medioambientales de Bolsonaro Esto ha hecho, paradójicamente, que algunos de los estados que más apoyaron a Bolsonaro fueran lugares como Roraima, Acre, Rondonia o Mato Grosso que ven en enfoque sobre el Amazonas una manera de 'rescatar' los recursos de la selva para las industrias locales. Y frente a ellos, la comunidad internacional se está movilizando. Países como Irlanda ya han amenazado con bloquear tratados internacionales si Brasil falla en su obligación de defender el Amazonas y presumiblemente, con el G7 a punto de empezar, las presiones se redoblarán en las próximas semanas. También te recomendamos Drones, robots y satélites contra el fuego: las nuevas tecnologías van a por los incendios forestales "Antes todo esto era selva": la mayor víctima de la guerra comercial entre China y Estados Unidos parece que va a ser el Amazonas 72.843 incendios en Amazonas durante 2019: Brasil está atravesando la mayor ola de incendios y deforestación de los últimos años - La noticia Cómo sería un mundo sin el Amazonas: la oleada histórica de incendios en Brasil nos enfrenta al escenario que quedará tras ella fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .