Aprender robótica y programación en las vacaciones de verano: guía de recursos, libros y juegos para niños y jóvenes

Aprender robótica y programación en las vacaciones de verano: guía de recursos, libros y juegos para niños y jóvenes

Las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina… de los estudiantes. Estos meses de desconexión, playa y piscina son también un buen momento para aprender jugando. Si a los más pequeños de la casa les gusta la tecnología, este periodo vacacional puede servirles para acercarse a la programación y la robótica.

En esta guía de recursos encontrarás libros, juegos y proyectos interesantes para que niños y niñas aprendan nociones básicas de programación y robótica este verano.

Antes de empezar: ¿programación o robótica?

La programación y la robótica van de la mano, tanto en el sector profesional como en el educativo. Y es que diseñar y construir un robot para una tarea concreta tiene sentido si posteriormente le introducimos las órdenes de algún modo.

En este sentido, los recursos disponibles de programación y robótica para niños y jóvenes se difuminan en el horizonte. Así, mientras que para los más pequeños encontramos por un lado kits de construcción y por otro herramientas que les ayudan a pensar de forma lógica y ordenada, conforme van creciendo las propuestas se mezclan.

Hemos dividido los recursos en cuatro apartados, no obstante sabemos que algunos podrían caber perfectamente en otras secciones. En el primero encontramos juegos que enseñan a tener nociones básicas de programación, en algunos casos incluso sin requerir dispositivos. En el segundo nos centramos en Scratch, un lenguaje de programación específicamente creado para niños, y en recursos para aprenderlo de forma directa o aplicándolo en elementos físicos.

En cuanto al aprendizaje de robótica, hemos diferenciado en kits donde lo esencial es la creación de estructuras, incorporando ciertos elementos de programación de relativa complejidad.

Finalmente hemos destinado un apartado propio a Arduino, un concepto que si bien está destinado a adultos (o adultos jóvenes), por su interés y posibilidades también puede resultar interesante a adolescentes con cierta destreza y conocimientos.


Qué lenguaje o herramientas de programación deberían enseñarse a los niños según su edad

En Xataka

Qué lenguaje o herramientas de programación deberían enseñarse a los niños según su edad

Programación

Lenguajes de programación hay unos cuantos, pero antes de aprender a programar en un lenguaje concreto interiorizando su sintaxis, es necesario organizar nuestra forma de pensar para dividir las tareas que constituyen un programa en otras más pequeñas.

Aunque más adelante veremos recursos orientados a lenguajes de programación concretos como Scratch, en esta sección nos centramos precisamente en aquellas herramientas que enseñan a los más pequeños a familiarizarse con esta forma de pensar e incluso en estructuras.

Libros, vídeos y otros recursos

Más allá de los manuales clásicos, hay opciones de lectura más distendida y entretenida para que los más pequeños de la casa adquieran nociones básicas sobre pensamiento computacional. En algunos casos se trata de libros, pero también encontramos recursos al alcance de cualquiera que tenga acceso a internet.

Hello Ruby

Hola Ruby

Linda Liukas, una de las voces más autorizadas dentro de la inclusión de los recursos STEM en educación, es la autora de 'Hello Ruby' ( desde 6,64 euros), un libro protagonizado por una niña muy creativa que introduce los conceptos básicos de la programación a través de aventuras y ejercicios.

Secret Coders

Secret coders

Aunque solo están disponible en inglés, se trata de una serie de cómics bastante atractivos y fáciles de leer con adolescentes como protagonistas que tendrán que resolver misterios empleando la lógica, completando puzzles y con instrucciones relacionadas con el pensamiento computacional. Desde 7,08 euros en formato de tapa blanda, dura y eBook.

Computer-Science Unplugged

Creado por la Universidad de Canterbury, es gratuito para descargar, es la referencia mundial del aprendizaje de programación sin PC.

Más de 200 páginas repletas de juegos y actividades que podemos hacer sin ordenador y para muchos niveles. Otra opción más interactiva la encontramos en su web, donde hay muchos recursos ordenador por temas y listos para descargar e imprimir.

Programación en papel cuadriculado

Code Plantillas

Muy atractivo para aprender a programar en una dinámica de grupo. Solo necesitamos lápices, plantillas en papel cuadriculado y lanzarnos a trasladar a instrucciones los dibujos que luego otros compañeros deben tratar de repetir siguiendo las indicaciones que les hemos dado.

Mis amigos los robots

Siguiendo la tónica del anterior, requeriremos unos vasos de plástico y unas instrucciones que podemos imprimir o, de forma alternativa, simplemente dibujar en papel una especie de "castillos" atendiendo de nuevo lo que los compañeros han pensando que es lo mejor. Como curiosidad, el juego admite tareas de debugging (depuración).

Instrucciones condicionales con cartas

Pesudocoigido

Para aprender a programar nos basta con una baraja, ya sea de póker o española, y este juego en el que los niños pueden escribir algoritmos en forma de pseudocódigo según las cartas que vayan desvelando.

Juegos para aprender nociones básicas de programación

Bit and Bites

Bit and Bytes

Orientado para los más pequeños (a partir de 4 años), Bit and Bites (17 euros) sirve para que comiencen a interesarse por la programación por bloques, estructura e incluso lenguaje a través de un juego de cartas entretenido y motivador. En Bit and Bites construirán algoritmos recurriendo a unos divertidos monstruos.

Littlecodr

littlecard

Littlecodr (37,91 euros) es un juego de mesa muy sencillo para niños a partir de 4 años. Solo tiene 5 cartas básicas y sus diferentes combinaciones para resolver puzzles y misiones con las que introducirnos en conceptos básicos de programación y resolución de problemas.

Think Fun Code Master

COde master

Otro juego de mesa algo más complejo y recomendado para niños a partir de 8 años, es Think Fun Code Master 29 euros. Como el anterior, promueve el razonamiento secuencial aunque los retos son más complejos. La curva de aprendizaje no es alta y ofrece bastantes horas de juego gracias a sus 10 mapas y 60 niveles de dificultad.

Swift Playgrounds (app para iPad)

Swift Playground Howpple

Si tenéis un iPad en casa, también podéis usarlo como herramienta de aprendizaje gracias a
Swift Playgrounds, una plataforma para aprender programación Swift enmascarado bajo un juego deplataformas en el que hay que ir resolviendo retos.

Robot Turtles

Robot Turtle

Todo un clásico para jugar varias personas en el que tendrán que ir tomando tarjetas que representan instrucciones de un programa, esquivando los obstáculos para alcanzar la gema. El que llegue antes, gana. Por 42 euros.

Code & Go

code and go

Code & Go 54,20 euros constituye un híbrido entre los juegos de cartas para aprender a programar y los robots, valiéndose de unos atractivos roedores que siguen nuestras órdenes.

Code Master

Code Master

De los creadores del Robot Turtles, Code Master (40,99 euros) es un juego para niños a partir de 8 años que introduce conceptos de programación más avanzados, así como problemas a resolver más complejos pero sin que sea necesario usar un ordenador.

Let's Go Code!

Lets go code

Aprender a programar puede ser muy divertido, y para muestra, un botón… o mejor dicho, unas fichas como las de Let's Go Code! (31,20 euros). En este juego las fichas son los propios jugadores, que se mueven por el tablero siguiendo las instrucciones que su compañero le va indicando.

Harry Potter Kano Coding Kit

Kit Kano Harry Potter

Kano (199,99 euros) se hizo popular por ser kit para montar tu propio ordenador con una Raspberry Pi empleando una distribución específica para niños.

Pero, en esta edición especial conmemorativa de los 20 años de Harry Potter, los niños tendrán que usar la varita del mago para sus hechizos empleando bloques y sensores de movimiento. Un argumento muy original que constituye una de las soluciones más completas y atractivas para promover vocaciones en informática y programación. Además, se puede usar tanto en ordenador como en tableta. Por 99,99 euros.


Enseñar programación a un niño sin PC ni robots: juegos de mesa, kits para imprimir, libros y recursos gratuitos

En Xataka

Enseñar programación a un niño sin PC ni robots: juegos de mesa, kits para imprimir, libros y recursos gratuitos

Scratch

Sc

Si hay un lenguaje de programación orientado a niños, ese es Scratch. Desarrollado por el MIT, Scratch se basa en bloques que se unen a modo de puzzle formando programas.

La sencillez de su interfaz, la distribución de menús y colores o sus órdenes claras no deben confundirnos: se trata de un lenguaje de programación potente que permite desarrollar grandes y complejos proyectos.

La edad recomendada para empezar a usar Scratch son los 6-7 años, justo cuando los niños comienzan a leer con soltura. No obstante, existe una versión Junior todavía más visual.

Una de las bazas de Scratch es que se trata de un recurso rápido, sencillo y gratuito, estando disponible simplemente con una tableta o un ordenador con acceso a internet, a través de su página web. Otra alternativa es descargar e instalar sus versiones de escritorio de Scratch 3.0 para sistemas operativos Windows y Mac.

Aunque para usar Scratch no hace falta registrarse, sí que es recomendable hacerlo, de modo que podamos guardar en la cuenta los proyectos que vamos haciendo. Crear una cuenta es un proceso también gratis y no existe edad mínima para hacerlo, si bien se requiere confirmar la cuenta con una madre, padre o tutor.

En este artículo específico de Scratch encontrarás cómo empezar desde cero con este lenguaje de programación y algunos proyectos interesantes para iniciarse. Sin embargo, os proponemos otros recursos alternativos.

Libros, vídeos y otros recursos para aprender Scratch

Tutoriales y guía de iniciación del MIT

Scratch 30

Como ya hemos anticipado, Scratch es gratis y los tutoriales del MIT también lo son, constituyendo una amplia base para iniciarnos con este lenguaje de programación, ya sea replicándolos o mejorándolos, ya que se trata de programas abiertos a cualquiera.

La opción más lógica para empezar con Scratch es la guía de iniciación de Scratch creada por la propia MIT. La actual versión es muy intuitiva, permite practicar mientras vemos las animaciones e incluso se incluyen guías para el docente. Asimismo, también encontramos proyectos simples asociados a diferentes áreas y objetivos.

Hora del código

Cartoon

Creado por Carton Network, el niño aprenderá Scratch de forma guiada mediante vídeos de la cadena de dibujos, realizando tareas cortas y temáticas simplemente siguiendo las instrucciones.

CSFirst Google

Google

El proyecto de Google CSFirst también se vale de vídeos para que los niños realicen actividades guiadas con vídeos y lecciones.

Tarjetas ScratchED

Cartas programación scratch

Aunque la monitorización está bien al principio, lo bueno de Scratch es que permite a los niños experimentar y dejar volar su imaginación, de modo que descubran lo que pueden hacer y lo que no. En este sentido, podemos imprimir tarjetas de ScratchED para que, tras experimentar, puedan ver en papel lo que hacen.

Programamos

Programamos tiene uno de los canales más interesantes y completos para aprender Scratch en español. Se trata de una asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo fundamental es promover el desarrollo del pensamiento computacional desde edades tempranas desarrollando apps y juegos.

Su curso de Scratch consta de 22 vídeos que pueden verse tal cual o complementarse con su curso online gratuito de introdución a Scratch.

Curso de Scratch de bQ

La firma española BQ también tiene en YouTube un curso de Scratch que destaca por lo ameno y didáctico que es

Curso ProgramoErgoSum

Pro

En ProgramoErgoSum podemos encontrar una sección dedicada a Scratch, con tutoriales en texto y vídeo tanto para empezar como para profundizar.

Programa tus juegos con Scratch

Programa tus juegos con Scratch

Un libro asequible tanto por precio como por nivel, sirve para que niños sin conocimientos previos vayan evolucionando en la programación visual por bloques. 'Programa tus juegos con Scratch' (19 euros es muy completo, ofreciendo desde el videojuego más básico hasta algunos más complejos, los cuales se pueden mejorar y ampliar progresivamente.

Super Scratch

Super

Paso a paso y a través de divertidos retos, el gato de Scratch y Mitch irán mostrando cómo ir creando proyectos por orden creciente de complejidad. Desde 7,59 euros

Juegos con Scratch

Cuando ya se han familiarizado con la interfaz de Scratch, han realizado algunos proyectos y conocen la funcionalidad de los principales bloques, es interesante potenciar su creatividad e ir un paso más allá gracias a elementos físicos que peuden programarse con Scratch.

Makey Makey

Makey Makey

La placa Makey Makey(52 euros) es un clásico de los proyectos físicos que emplean Scratch. El kit permite conectar objetos físicos a un ordenador y al tocarlos, estos actúen como mando a distancia, joystick y de manera global, interfaz de entrada de datos a un ordenador. Esta placa además cuenta con una amplia comunidad a sus espaldas y recursos online para experimentar.

Micro:Bit

micro:bit

Otra placa asequible que admite la programación con Scratch en su versión 3.0 es la Micro:Bit (28,81 euros). A diferencia de otras placas, esta ha sido diseñada expresamente para ayudar a los niños a aprender a programar. Dispone de pantalla LED, botones y un sensor de movimiento.

LEGO WeDo

Curso Lego Wedo

Aunque LEGO cuenta con su propio lenguaje de programación, con la versión 3.0 de Scratch es posible programar con Lego Wedo 2.0. (160 euros), uno de los kits más populares dentro de la robótica, del que de hecho existen actividades extraescolares y competiciones. Este kit se indica para alumnos de primaria.

Makeblock

mblock

Si bien este kit también podría aparecer en la sección de Arduino que veremos más adelante, ya que integra una placa Arduino en su interior, el mBot (89,90 euros) se puede programar con Scratch. En este caso, se indica para niños a partir de 8 años y su interfaz es prácticamente idéntica, salvo porque se cambia el gato por un panda y se añaden bloques específicos para controlar los robots de Makeblock.

Makeblock Robot Ranger

Pack Robotica

Makeblock dispone en su catálogo de una buena colección de robots que podemos programar tanto con Scratch como con su propio lenguaje basado en el anterior y que se llama mBock. El robot Ranger (149,99 euros) es un modelo más avanzado que el mBot original, admite más diseños y siempre podemos ampliar sus posibilidades con más sensores y elementos que se compran por separado. A partir de 10 años.

Sphero Bolt

Bb55248c 76d1 4b38 Bfb7 4a3d12bb8933

Otro robot muy interesante, esta vez para adolescentes, es el Sphero Bolt (139,99 euros). Es una bola que podrán controlar con un smartphone, personalizar con su matriz de LEDs de 8×8 y programar su comportamiento y reacciones al acelerómetro usando Scratch o JavaScript.


Cómo iniciar a un niño en la programación desde cero con Scratch

En Xataka

Cómo iniciar a un niño en la programación desde cero con Scratch

Arduino

Bajo en nombre de Arduino se engloba un lenguaje de programación, una placa microcontroladora y la comunidad en torno a este concepto que abre las puertas al mundo maker mediante proyectos DIY, pero también a una potente solución electrónica de bajo coste muy usada en entornos profesionales.

Se trata de un concepto no apto para los más pequeños, pero si ya tienen conceptos de programación y les apasiona la tecnología, existen recursos muy interesantes para jóvenes.

No obstante, lo habitual es encontrar robots ya fabricados o kits para fabricarlo que emplean otros lenguajes de programación para gestionarlo, como ya hemos visto en la sección de Scratch.

Libros y recursos para aprender Arduino

Curso BitBloq de bQ

BitBloq es un entorno de programación simplificado para Arduino de la firma bQ. BitBloq es un intuitivo entorno de trabajo por bloques y colores para sus juguetes robóticos que sirve para iniciarse en la programación al que la propia bQ nos acerca a través de su curso de YouTube.

Arduino para jóvenes y no tan jóvenes

Arduino Jovenes

Con la premisa de enseñar Arduino a personas jóvenes sin formación técnica y que estos no se aburran, 'Arduino para jóvenes y no tan jóvenes' (18,90 euros) trata en 168 páginas de introducir a la electrónica a personas no especializadas en ese campo de forma sencilla y práctica.

Printocho

Este original proyecto de Raúl Real consiste en un colorido robot que podremos descargar nosotros mismos desde su web, imprimir con una impresora 3D sus 30 piezas y montarlo. A partir de este punto, la tecnología y la creatividad se dan la mano para manejar este robot. Necesitaremos una placa Arduino y conocimientos previos, o bien la supervisión de un adulto.

Juegos y kits de Arduino para niños

Como hemos detallado anteriormente, es frecuente encontrar placas Arduino en robots infantiles, aunque eso sí, empleando otros lenguajes de programación más asequibles para los más jóvenes.

Zum Kit Junior bMaker

Bq Zum Kit

Si hay una marca que ha acercado el Arduino a los más jóvenes, esa es bQ. Uno de los últimos kits lanzados por la firma española es el Zum junior bMaker (129 euros), orientado a niños a partir de 8 años que destaca por su facilidad de uso y seguridad.

Los kits incluyen una placa compatible con Arduino y diferentes componentes de conexión directa y acoplables por medio de velcro. Lo más interesante es que podemos usar su plataforma BitBloq así como bMaker, creada en colaboración con editoriales educativas y que integran planes de estudio asociados al kit de robótica.

bQ Zum Box

Zum Box

Probablemente su kit más popular es este bQ Zum Box ( 109,90 euros). Se trata de un pack simplificado para iniciarse en Arduino orientado al público juvenil, con piezas especialmente robustas y debidamente señalizadas.

Con el pack bQ Zum box, el entorno Bitbloq y los tutoriales que han subido a YouTube, aprender las bases de Arduino está al alcance de los niños.

Robot Zumo

Sumo

Un proyecto clásico dentro de las clases de robótica escolares es crear un robot para una competición de sumo. Si bien lo ideal es diseñarlo tú mismo, existe la opción de comprar un robot "Zumo" completo (144,90 euros), un modelo pequeño y compacto de plástico ABS que se mueve gracias a sistema de orugas engranadas a dos motores y alimentado de pilas de 1.5V AA. Eso sí, habrá que programar empleando la IDE de Arduino, por lo que este kit está recomendado para adolescentes.

Braccio Tinkerkit Arduino

T050000 Back

Para jóvenes con conocimientos previos en programación y robótica, este kit de brazo robótico llamado TinkerKit (231,42 euros) que tendrán que montar ellos mismos. A partir de ahi, programaremos a través de la IDE de Arduino.

Penguin Bot Arduino

Penguin bot

El Penguin Bot (44 euros) es una solución de bajo precio de Elegoo con todas las piezas y sensores necesarias para programar robot siguelíneas o uno que pueda evitar los obstáculos gracias a un sensor de ultrasonidos, los "ojos" del robot.

Aunque es el niño el que tiene que montar todo el robot, el kit viene con un manual paso a paso y una serie de programas y funciones precargadas en la placa, que pueden modificarse libremente.

TWSU GAMER KIT

Muy original la propuesta de 'Tech will save us' (abreviado, TWSU), un kit para Arduino UNO (no incluido) para niños de más de 10 años. Con este kit podrán montar su propia consola y desarrollar sus videojuegos. Viene con una pantalla de 7×7 centímetros y toda la electrónica y piezas necesarias. Por 94,10 euros (con impuestos y envío incluido).

Robótica

Aunque ya hemos visto robots en otros apartados, ya sea empleando Scratch como lenguaje de programación o integrando placas Arduidno, otra alternativa es decantarnos por juegos centrados en el montaje de un robot mediante piezas para desarrollar la imaginación y la creatividad.

No obstante, también hay alternativas potentes que permiten aplicar sobre las creaciones órdenes introducidas a través de lenguajes moderadamente asequibles para edades tempranas.

Cubetto

Cubetto

El robot de Cubetto 229 euros es bastante peculiar: está hecho de madera y sigue las órdenes que le damos a través de unas fichas. Se trata de un juego caro, pero es ampliable con mapas, cuentos educativos, desafíos y está aprobado por el método Montessori. A partir de 3 años.

Box Robot

Box Robot

Box Robot (16,80 euros) es una propuesta sencilla y de bajo nivel de construcción de un robot de cartón, que además podrá mejorar o personalizar integrando todo tipo de materiales que el fabricante invita que sean reciclados/reciclables.

Tras su construcción, no podrá programarlo, pero sí manipularlo con las manos. Muy interesante incluso para edades tempranas.

Robot Dash

Robot dash

Este robot es uno de los más conocidos orientados a los más pequeños de la casa. De apariencia tierna y dulce pero robusto, se recomienda a partir de los 4 años y no requiere de ningún tipo de construcción.

Para que entre en acción, deberemos instalar diferentes aplicaciones en una tablet o smartphone, una actividad que realizaremos bajo la supervisión de un adulto. A partir de aquí, la programación se realiza mediante juegos y actividades guiadas.

Lo bueno de Dash (165,01 euros) es que con el paso del tiempo pueden ir introduciendo elementos y modos de programación más complejos.

BinaryBots

BinaryBots

Anteriormente mencionábamos la placa Micro:Bit, un proyecto de programación y robótica lanzado por la BBC. Con un hardware y software acotado a los más peques de la casa, su kit BinaryBots (58 euros) permite construir un robot humanoide de forma sencilla.

A partir de este punto, podremos programarlo de forma visual apoyándonos en vídeos, manuales y recursos de este proyecto libre.

Lego Boost

Lego Boost

A medio camino entre el WeDo 2.0 que ya hemos visto y el Mindstorms EV3 que nombraremos más adelante se encuentra el kit de robótica Boost (139,99 euros), recomendado para niños a partir de 7 años.

Son más de 800 elementos 100% compatibles con cualquier pieza de Lego, entre los que se incluye el concentrador Move Hub, un motor interactivo, sensores de color y distancia, lo que proporciona material suficiente para realizar una gran cantidad de proyectos.

Meebot

Hk962

Meebot (109,95 euros) recuerda bastante a los Lego y, siguiendo su dinámica, los niños de más de 8 años podrán construir robots ya sea empleando su imaginación o con las guías.

En este kit se incluyen más de 200 piezas, incluidos sensores y motores, que tras su integración podrán programar con su propia app basada en lenguaje visual o por medio del lenguaje Swift de Apple.

Lego Mindstorms EV3

Mindstorms EV3

Los Lego Mindstorms EV3 (355,99 euros) son toda una institución en la robótica escolar, no solo por su veteranía, sino por aunar calidad, experiencia y un proyecto de aprendizaje completo y sólido apto para un amplio abanico de edades.

No es un kit barato, pero teniendo en cuenta que puede usarse desde los 10 años, la comunidad y proyectos disponibles, es compatible con otros kits de Lego y que es ampliable, constituye una opción atractiva para los niños a los que les guste la robótica.

Su lenguaje de programación es intuitivo pero no por ello exhaustivo en cuanto a posibilidades, además podemos usarlo tanto desde ordenadores como tabletas.

Poppy

Más que un simple robot al uso, Poppy es un robusto proyecto de código abierto para imprimir un robot mediante piezas impresas y programarlo empleando Snap (similar a Scratch y el más recomendado para principiantes) o Python, porque de hecho Poppy no sirve solo para fines educativos, sino también para el arte o la creación tecnológica.

La plataforma está en inglés y requeriremos de una impresora 3D, pero si se cumplen ambos requisitos, constituye una aventura muy interesante para adolescentes con ciertos conocimientos y gusto por la robótica.

Robotis Premium

Robotis premium

Otra alternativa para adolescentes apasionados por la robótica es la gama Robotis Premium, dirigida a jóvenes a partir de 14 años.

Con un precio de 1.229 euros, estos robots destacan por calidad y cantidad de sus servos y sensores, lo que permite participar en competiciones de robótica de alto nivel.

Puedes estar al día y en cada momento informado de las principales ofertas y novedades de Xataka Selección en nuestro canal de Telegram o en nuestros perfiles de Twitter, Facebook y la revista Flipboard.

Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única del equipo de editores.

También te recomendamos


10 bases de carga inalámbrica múltiple alternativas a AirPower para teléfonos Android y iPhone, AirPods y Apple Watch


Lanzamientos y precios de compra de los principales teléfonos móviles a la venta en España en marzo 2019


Qué disco duro externo comprar para PlayStation 4: guía de compra y modelos destacados


La noticia

Aprender robótica y programación en las vacaciones de verano: guía de recursos, libros y juegos para niños y jóvenes

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Eva Rodríguez de Luis

.

Chequea también

Tras cinco temporadas, ‘Black Mirror’ necesita unas vacaciones y buscar nuevos terrores e inquietudes

A mediados de los ochenta, la humanidad vislumbró el fin de los tiempos. Con apenas dos meses de diferencia, James Cameron y Michael Crichton estrenaban 'Terminator' y 'Runaway: Brigada especial', dos pesimistas relatos sobre el futuro que nos tocaría vivir en compañía de mentes artificiales ideados para hacernos la vida más fácil pero que, en un momento de flaqueza, lo único que hicieron sencillo fue exterminarnos a todos. Entre los dedos de las manos Por desgracia, lo único que la industria del entretenimiento sacó en claro de esos dos títulos, más allá de los peligros letales de las inteligencias artificiales es que no hay nada con más filón que un cíborg. Sería Richard Stanley con su película de culto 'Hardware: programado para matar' quien mejor entendería el verdadero peligro. Tal vez aquella coproducción entre Reino Unido y Estados Unidos fuera un punto de inflexión en el Charlie Brooker de 1990. Primero en Channel Four, donde debutó en la ya lejana navidad de 2011 con un formato de tres episodios autoconclusivos e independientes, y luego en su salto al streaming mainstream de Netflix, la paranoia de Charlie Brooker nos hizo reflexionar con su sombrío y descorazonador mensaje neoludita. Unas veces más afortunado o más certero, el inicio de 'Black Mirror' fue un gran aviso sobre el peligro de la tecnología. Pero como decía Penélope Cruz en 'Todo es mentira', no todo puede ser perfecto, y al igual que la tecnología se nos iba de las manos en la ficción distópica que proponía este "pirado" británico, la calidad de las propuestas se vio mermada en favor de la productividad. En Xataka "Si buscas un teléfono que refleje tu personalidad, estás enfermo": así es Charlie Brooker, la mente tras 'Black Mirror' Brooker, artífice de casi la totalidad de píldoras, pasó de tener todo el tiempo del mundo a tener unos plazos mucho más cortos para crear sus locuras y, además, multiplicar la producción. Y eso no hay cerebro de artista que pueda salvarlo. A pesar de que su paso a Netflix nos ha dejado títulos notables, como 'MetalHead' o 'Black Museum' (o el 'San Junipero' ese que tanto os gusta), lo cierto es que la serie y su espíritu ácido han ido disminuyendo hasta hacernos caminar en círculos en el mismo laberinto una y otra vez. Con tanto microchip en la sien uno ya no es capaz de diferenciar 'The Entire History of You' de 'Arkangel'. Del bisturí a la brocha gorda Durante sus dos primeras temporadas, no lo olvidemos, también hubo altibajos. Si 'The National Anthem' fue una excelente llamada de atención para desviar nuestra mirada a ese interesante experimento, 'Fifteen Million Merits' o 'The Waldo Moment' eran propuestas mucho menos interesantes. Lógicamente, capitulazos como 'White Bear' o 'The Entire History of You' sí supieron inquietar y hacernos pensar sobre nuestro día a día. En Espinof Todos los episodios de 'Black Mirror' ordenados de peor a mejor El salto al mainstream y doblar la producción tuvieron sus consecuencias, y no tardamos demasiado en empezar a pagarlas. El certero debut en Netflix con 'Nosedive' fue diluyendo la magia que prometía a través de episodios algo más vulgares que derivaron en dos de los capítulos más aburridos de su legado: 'Men Against Fire' y 'Hated in the Nation', dos propuestas mediocres con fantasías más dignas de un telefilm de SYFY que del prestigioso origen de 'Black Mirror'. Como si alguien se hubiera dado cuenta del bajón, la cuarta temporada mejoró y supo repartir méritos de manera más regular y consistente, a pesar de que la amenaza tecnológica ya caía en lo fácil. 'USS Callister' es un episodio francamente memorable, pero parece salido de otra serie más sencilla. Por su parte, 'Arkangel' y 'Crocodile' sufrían de ese mal conocido como "soy incapaz de diferenciar uno del otro" que tanto acusa la serie cuando se encuentra en horas bajas, algo que supo solucionar en una excelente tripleta final con 'Hang the DJ', secuela espiritual de la historia de tu vida; 'Cabeza de metal', el episodio que, por qué no, demostraría que Brooker sí entendió la película de Richard Stanley y el cierre más autoreferencial imaginable con 'Black Museum', otro de los grandes episodios de la serie. Parece mentira que aquella puya sutil (aunque farragosa) que fue la primera temporada de la serie haya derivado en explícitas puestas en escena que bordean el ridículo más allá de ser una mejor o peor idea. Algo que se lleva la palma en el primer episodio de la quinta temporada, 'Striking Vipers', un muy poco sutil ejercicio en las antípodas de 'Moonlight', por poner un ejemplo. Digamos que aplicar la narrativa del juego de combate no era la mejor opción. Más chips en las sienes y un mensaje un tanto difuso para venir de parte de alguien que conoce los videojuegos y que se dio a conocer escribiendo sobre ellos en prensa escrita y televisión. Pero lo peor de todo no es la flojísima premisa, con un punto de partida naíf y desfasado, lo peor del episodio tampoco es lo blanda que resulta la amenaza artificial: lo peor de todo es que resulta horriblemente previsible. Lo mismo sucede con el segundo episodio, 'Smithereens', que al menos se beneficia de un sentido del humor negro como el que la hizo grande, además de un par de excelentes interpretaciones a cargo del inmenso Andrew Scott y un muy juguetón Topher Grace. De nuevo equivocándose en la "amenaza", puesto que es algo más que obvio desde hace mucho tiempo, la experiencia tontea con la tragedia que supone que un episodio de 'Black Mirror' parezca un spot bien trabajado de la Dirección General de Tráfico. Para todo lo demás, casi preferimos ver aquella estupenda locura de Stuart Gordon, 'Stuck'. Sin mucho más que aportar en cuanto a innovaciones tecnológicas que se vuelvan en nuestra contra, Brooker y compañía se sacan de la manga un vehículo al servicio de Miley Cyrus, lo cual no es necesariamente bueno ni malo. Es más, ella está bien y las canciones funcionan, pero el resultado parece un 'Quién te cantará' ideado por Roland Emmerich. Además, en realidad, tampoco es que el mundo de la inteligencia artificial resulte especialmente aterrador una vez vistas las resurrecciones de viejas leyendas del cine en formato CGI. 'Rachel, Jack y Ashley Too' termina por ser un telefilm para todos los públicos donde lo de menos es la amenaza tecnológica. Ese es el gran pecado de una serie que necesita refrescarse. Charlie Brooker necesita tomarse un respiro, meditar sobre el mundo que nos rodea, y encontrar nuevos peligros, porque para amenazas ligeras ya teníamos a Tom Selleck eliminando robots de cocina a sillazos en la película de Michael Crichton. De momento no nos importaría seguir experimentando con episodios interactivos como 'Bandersnatch' que nos hagan perder una tarde estrellando ceniceros en la cabeza de los peores padres imaginables. También te recomendamos 'Black Mirror: Bandersnatch' es más interesante por su propuesta interactiva que por su convencional historia "No intentamos predecir el futuro, aunque lo consigamos por accidente": Annabel Jones, productora de 'Black Mirror' La cuarta temporada de 'Black Mirror' vuelve a ofrecer tecnologías y géneros para todos los gustos - La noticia Tras cinco temporadas, 'Black Mirror' necesita unas vacaciones y buscar nuevos terrores e inquietudes fue publicada originalmente en Xataka por Kiko Vega .